Podcasts de historia

Steve Nelson

Steve Nelson

Steve Nelson (Stephen Mesarosh) nació en Chaglich, Croacia, en 1903. Después de la Primera Guerra Mundial, a los 16 años, "junto con su madre y tres hermanas emigraron a los Estados Unidos y se unieron a una familia extensa de tíos, tías y primos. en un barrio de clase trabajadora étnicamente diverso de Filadelfia ". (1)

Según Nigel West, el autor de Venona: el mayor secreto de la guerra fría (2000), cuando llegó fingió ser Joseph Fleischinger, un ciudadano estadounidense que en realidad estaba casado con la hermana de su madre. "Se descubrió la suplantación de identidad y se iniciaron los procedimientos de deportación, pero luego se abandonaron dos años después, lo que le permitió convertirse en ciudadano estadounidense naturalizado en Detroit en noviembre de 1928". (2)

Nelson encontró trabajo en un matadero de Pittsburgh, donde trabajaba once horas al día. Posteriormente encontró empleo como carpintero y se involucró en el movimiento sindical. Se unió al Partido Laborista Socialista, pero frustrado por la falta de acción, lo dejó por el Partido Comunista de los Estados Unidos (CPUSA) en 1926. (3)

En 1929 Nelson se convirtió en trabajador a tiempo completo del CPUSA. Nelson se mudó a Chicago, donde se convirtió en un trabajador del partido a tiempo completo. Esto incluyó la organización de la manifestación del Día Internacional del Desempleo el 6 de marzo de 1930. Durante la manifestación, Nelson, Joe Dallet, Oliver Law y otros once activistas fueron arrestados y brutalmente golpeados por la policía. Dos semanas después de las palizas, Nelson se había recuperado lo suficiente para marchar con 75.000 manifestantes para exigir un seguro de desempleo.

En 1931, Steve Nelson fue enviado a la Escuela Internacional Lenin de Moscú. Según Harvey Klehr y John Earl Haynes, Venona: descifrando el espionaje soviético en América (2000): "Durante su estadía de dos años allí, Nelson fue enviado en misiones clandestinas a Alemania, Suiza, Francia, India y China, mientras que su esposa también sirvió en el servicio de mensajería del Komintern". (4)

Al estallar la Guerra Civil española, Nelson quiso unirse de inmediato al Batallón Abraham Lincoln, una unidad que se ofreció como voluntaria para luchar por el gobierno del Frente Popular contra el levantamiento militar en España. En ese momento él estaba trabajando con los mineros de carbón de antracita en Pensilvania y el partido rechazó la oferta alegando que él era más importante para la causa en Estados Unidos.

Después del desastre del Jarama, los líderes del Partido Comunista Americano cambiaron de opinión sobre el papel de sus activistas y permitieron que Nelson, Joe Dallet y otros 23 voluntarios fueran a España. Sin embargo, Nelson y su equipo fueron detenidos por las autoridades francesas en la frontera española y pasaron tres semanas en prisión antes de llegar a las Brigadas Internacionales en Albacete en mayo de 1937 (5).

Cecil D. Eby, autor de Camaradas y comisarios: el batallón Lincoln en la guerra civil española (2007) ha argumentado: "Nelson encontró que los hombres del Jarama aún estaban desmoralizados por la masacre de febrero. Su idea de una tarea útil era construir un monumento de piedra y cemento para conmemorar a sus compañeros muertos en lugar de profundizar y drenar sus trincheras, que en algunos lugares apenas habría bastado para un pelotón de enanos ... Nelson creía en la eficacia de la persuasión: los hombres harían las cosas a su manera, pero sin darse cuenta ". (6)

Steve Nelson y Joe Dallet se convirtieron en comisarios políticos y recibieron instrucciones de restaurar la moral del batallón. Nelson explicó más tarde cómo trató de hacer esto "Los hombres deben aprender la base de toda la lucha, los fundamentos de toda la guerra. Debes ser uno de los niños, preocuparte directamente por sus problemas. Yo confié en los hombres y ellos confiaron en me."

Jason Gurney señaló: "Steve Nelson, un gran y duro trabajador de un astillero de Filadelfia, se convirtió en el Comisario Político del Batallón, pero los Comisarios Políticos no eran muy populares en el Batallón en ese momento y nunca trató de arrojar su peso. Creo que trató concienzudamente de hacer todo lo posible para el batallón en el cuartel general de la brigada, pero nunca pareció tener mucha influencia. Ciertamente, nunca trató de interferir en el funcionamiento del batallón y todos se llevaban razonablemente bien con él. No se metía en líos con Marty y yo en el refugio del cuartel general del batallón, pero preferíamos vivir a la altura de la Compañía Núm. 1, así que lo vimos comparativamente poco ". (7)

Steve Nelson nombró a Oliver Law como uno de sus comandantes. "La idea era que hiciéramos algo para hacer avanzar a un negro. Pero lo que más importaba era que tenía experiencia militar. Law era el tipo que tenía más experiencia y estaba más familiarizado con los procedimientos militares en el estado mayor". (8)

En julio de 1937, el Batallón Abraham Lincoln luchó junto al Batallón George Washington en Brunete. Oliver Law fue uno de los muertos y Nelson asumió el cargo de comandante del batallón. Las bajas fueron tan altas durante la campaña que el 14 de julio las dos unidades se fusionaron. Mirko Markovicz, un yugoslavo-estadounidense, fue nombrado comandante del Batallón Lincoln-Washington y Nelson se convirtió en su comisario político.

Poco después, el coronel Klaus de las Brigadas Internacionales ordenó a Markovicz que hiciera avanzar a sus hombres para proteger una compañía de marines españoles. Markovicz se negó, explicando: "No ordenaré al batallón estadounidense que cumpla esta orden porque resultará en un desastre, como el del Jarama". Markovicz fue arrestado y Nelson se convirtió en el nuevo comandante. A la mañana siguiente, la orden fue cancelada y Markovicz fue puesto en libertad.

En agosto de 1937 se reorganizaron las fuerzas estadounidenses. Nelson fue ascendido a comisario de brigada y Robert Merriman se convirtió en jefe de personal de brigada. Hans Amlie, que ahora se había recuperado de las heridas sufridas en Brunete, se convirtió en comandante del Batallón Lincoln-Washington. Según Jason Gurney, sospechaba que había expulsado a los oficiales no comunistas del Batallón Abraham Lincoln: "Nunca parecía ser muy activo y con frecuencia estaba ausente durante varios días seguidos. Sin embargo, mirando hacia atrás, creo que debe haber estado responsable de las misteriosas desapariciones de varias personas de entre nuestras filas y de los juicios secretos, por delitos reales o imaginarios, que tanto miedo y sospecha causaron dentro del Batallón ”. (9)

La siguiente gran acción que involucró al Batallón Lincoln-Washington tuvo lugar durante la ofensiva de Aragón a fines de agosto de 1937. La campaña comenzó con un ataque a la ciudad de Quinto. Esto implicó peleas callejeras peligrosas contra francotiradores que se encontraban dentro de los muros de la iglesia local. Después de dos días, los estadounidenses pudieron limpiar la ciudad de fuerzas nacionalistas. Esto incluyó la captura de casi mil prisioneros.

El batallón Lincoln-Washington se dirigió luego hacia la ciudad fortificada de Belchite. Una vez más, los estadounidenses tuvieron que soportar el fuego de los francotiradores. Robert Merriman ordenó a los hombres que tomaran la iglesia. En el primer asalto que involucró a 22 hombres, solo dos sobrevivieron. Cuando Merriman ordenó un segundo ataque, Hans Amlie al principio se negó diciendo que la tarea de tomar la iglesia era imposible. Ayudó a Amlie, Nelson dirigió un ataque de distracción. Esto permitió que el batallón Lincoln-Washington ingresara a la ciudad. Los estadounidenses sufrieron muchas bajas, Nelson, Merryman y Amlie recibieron heridas en la cabeza y entre los muertos se encontraban Wallace Burton, Henry Eaton y Samuel Levinger.

Nelson se recuperó de sus heridas en Valencia. Después de que se recuperó, se le encomendó la tarea de escoltar a los estadounidenses prominentes que estaban visitando España. Esto incluyó a John Bernard, Dorothy Parker y Lillian Hellman. Luego fue traído de regreso a los Estados Unidos por Earl Browder y se le asignó una gira nacional de conferencias en nombre del gobierno del Frente Popular en España.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Steve Nelson se mudó a California y en 1942 se convirtió en presidente de la rama de San Francisco del Partido Comunista de los Estados Unidos. También se involucró en actividades de espionaje. "Una parte de la tarea de Nelson era recopilar información sobre el proyecto de la bomba atómica. Fue visto y escuchado reunirse con jóvenes científicos comunistas que trabajaban en el laboratorio de radiación en Berkeley. La información obtenida de las escuchas telefónicas y escuchas del FBI indicó que varios habían discutido el proyecto de la bomba atómica Nelson tomó notas de lo que los científicos le dijeron con respecto a su trabajo, y posteriormente se lo observó pasando materiales, que el FBI supuso que eran sus notas, a un oficial de inteligencia soviético que operaba bajo cobertura diplomática en el consulado de San Francisco de la URSS ". (10)

Uno de los científicos identificados fue Joseph Weinberg, quien trabajaba en el Laboratorio de Radiación de la Universidad de California. Los funcionarios del FBI colocaron micrófonos en la residencia de Nelson y descubrieron que Weinberg había entregado "información altamente secreta sobre los experimentos que se estaban llevando a cabo en el Laboratorio de Radiación de Berkeley, relacionados con la bomba atómica". Los investigadores informaron que Nelson había "entregado esta información clasificada al oficial consular soviético Ivan Ivanov para que la transmitiera a la Unión Soviética". (11)

Steve Nelson tuvo una reunión con Vassili Zarubin, el agente más importante de la NKVD en los Estados Unidos, en abril de 1943. "Zarubin viajó a California para una reunión secreta con Steve Nelson, quien dirigía una comisión de control secreta para buscar informantes y espías en el Rama californiana del Partido Comunista, pero no pudo encontrar la casa de Nelson. Sólo en una segunda visita logró entregar el dinero. En esta ocasión, sin embargo, la reunión fue intervenida por el FBI que había colocado dispositivos de escucha en la casa de Nelson ". (12)

El error del FBI confirmó que Zarubin había "pagado una suma de dinero" a Nelson "con el propósito de colocar a miembros del Partido Comunista y agentes de la Comintern en industrias dedicadas a la producción de guerra secreta para el gobierno de los Estados Unidos, de modo que la información pudiera obtenerse para transmitirla a la Unión Soviética." (13) J. Edgar Hoover respondió diciéndole a Harry Hopkins, un asesor cercano del presidente Franklin D. Roosevelt, que estaba instituyendo un código especial llamado programa COMRAP para "identificar a todos los miembros del aparato de la Internacional Comunista (Comintern) con los que Steve Nelson y Vassili Zarubin están conectados, así como los agentes de este aparato en varias industrias de guerra ". (14) Hopkins advirtió entonces al embajador soviético que "se había detectado a un miembro de su embajada pasando dinero a un comunista en California". (15)

Hasta ese momento, Hoover desconocía por completo el Proyecto Manhattan. Nelson, Vassili Zarubin y Joseph Weinberg fueron mantenidos bajo "vigilancia general" pero ninguno de ellos fue arrestado. Nigel West ha argumentado que la razón de esto fue que "Hoover no pudo persuadir a la Casa Blanca de que los soviéticos estaban involucrados en un espionaje masivo contra su aliado". (16) Sin embargo, Athan Theoharis, autor de Persiguiendo espías (2002) ha sugerido que el factor más importante en esto fue que el FBI había usado métodos ilegales como escuchas telefónicas para obtener evidencia de espionaje y esto no podía usarse en la corte contra los hombres. (17)

Después de la guerra, Steve Nelson regresó a Pittsburgh cuando Nelson fue nombrado secretario de distrito de Western Pennsylvania. El 31 de agosto de 1950, tras una redada en la sede del partido de Pittsburgh, Nelson y dos líderes locales del partido fueron arrestados y acusados ​​en virtud de la Ley de Sedición de Pensilvania de 1919 por intentar derrocar al gobierno estatal y federal. Al no poder utilizar pruebas de escuchas telefónicas, la fiscalía se vio obligada a confiar en el testimonio del informante del FBI Matt Cvetic. Nelson fue declarado culpable, multado con $ 10,000 y sentenciado a 20 años de prisión. Simultáneamente con el caso de Sedición de Pensilvania, Nelson y cinco coacusados ​​fueron acusados ​​en 1953 bajo la Ley Smith. Los seis hombres fueron declarados culpables y cada uno fue sentenciado a 5 años y multado con $ 10,000. (18)

Steve Nelson fue enviado a la prisión de Blawnox en Pensilvania. Según Howard Fast: "La prisión de Blawnox en Pensilvania es posiblemente inigualable hoy en día, como un lugar de horror y degradación, en todos estos Estados Unidos y muy probablemente en gran parte del mundo fuera de nuestras fronteras. En Blawnox llegó Steve Nelson, preso político , Comunista, veterano de la Brigada Internacional en España - ahora condenado a veinte años, sentenciado por cargos que no eran cargos, sobre evidencia que no era prueba, por palabra de palomas taburetes e informadores pagados - a un calabozo del infierno y el horror, y los guardias le dijeron al entrar que no había camino de regreso, que no podría sobrevivir a este lugar ni esperar salir de este lugar; y la historia de esta mazmorra, de cómo se enfrentó a ella, luchó como un solo hombre, enfermo y débil, y finalmente triunfó sobre él ". (19)

Steve Nelson argumentó su caso en la publicación de El Decimotercer Jurado (1955). Sus abogados argumentaron que el testimonio de Matt Cvetic estaba profundamente viciado. Daniel J. Leab, autor de Fui comunista para el FBI: La vida y los tiempos infelices de Matt Cvetic (2000) que para 1955 Cvetic había sido ampliamente desacreditado como testigo y el Comité de Testigos de Seguridad del Departamento de Justicia recomendó unánimemente que no se lo utilizara como testigo a menos que su testimonio pudiera ser corroborado por fuentes externas ". (20)

En 1956 en Pennsylvania v. Nelson, la Corte Suprema de los Estados Unidos revocó la Ley de Sedición de Pensilvania de 1919. El tribunal dictaminó que la promulgación de la Ley Smith reemplazó la aplicabilidad de la Ley de Sedición de Pensilvania y todas las leyes estatales similares. En el mismo año, la Corte Suprema concedió a Nelson ya los otros cinco acusados ​​en el caso de la Ley Smith un nuevo juicio sobre la base de que el testimonio había sido perjurado en el caso anterior. A principios de 1957, el Gobierno decidió retirar todos los cargos, poniendo fin a seis años de batallas legales. (21)

Durante el XX Congreso del Partido el 25 de febrero de 1956, Nikita Khrushchev lanzó un ataque contra el gobierno de Joseph Stalin. Argumentó: "Stalin actuó no a través de la persuasión, la explicación y la cooperación paciente con la gente, sino imponiendo sus conceptos y exigiendo una sumisión absoluta a su opinión. Quien se opuso a este concepto o intentó probar su punto de vista y la corrección de su posición, estaba condenada a la remoción del colectivo dirigente y a la subsiguiente aniquilación moral y física. Esto fue especialmente cierto durante el período posterior al XVII Congreso del Partido, cuando muchos líderes prominentes del Partido y trabajadores de base del Partido, honestos y dedicados a la causa de comunismo, fue víctima del despotismo de Stalin ". Jruschov condenó la Gran Purga y acusó a Stalin de abusar de su poder. Durante el discurso sugirió que Stalin había ordenado el asesinato de Sergy Kirov. (22)

El discurso de Jruschov y la forma en que la Unión Soviética lidió con el levantamiento húngaro de 1956, cuando se estima que 20.000 personas murieron, desilusionó por completo a Nelson y abandonó el Partido Comunista de los Estados Unidos. "Su retirada del Partido le costó amistades que se habían forjado durante largos años. Privado de la organización que había formado el núcleo de su vida profesional y personal y que se hizo notorio por los prolongados juicios de sedición, Nelson no pudo conseguir un empleo estable. Con su familia dejó Pittsburgh y se mudó a Nueva York, donde pasó los siguientes años tratando de ganarse la vida como carpintero y ebanista ". (23)

En 1963 Nelson se convirtió en el Comandante Nacional de los Veteranos de la Brigada Abraham Lincoln (VALB), una organización establecida durante la Guerra Civil Española para ayudar a los veteranos que regresaban y promover la lucha en curso contra el fascismo. Bajo el liderazgo de Nelson, VALB realizó protestas contra la guerra de Vietnam y brindó ayuda a los sandinistas en Nicaragua en forma de ambulancias y asistencia médica. En 1975, VALB ayudó a establecer los Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (ALBA). (24) En 1981 Nelson publicó su autobiografía, Steve Nelson: radical estadounidense.

Steve Nelson murió en su casa de Truro, Cape Cod, el 11 de diciembre de 1993.

Vi la lógica del socialismo. Sabía que iba a ser trabajador y si iba a ser trabajador. Quería hacer lo mejor para los trabajadores.

Nuestro propósito durante tres años de guerra civil no fue establecer una especie de república obrera, ya sea socialista, anarquista o lo que sea. Claramente, había un contenido progresista en el programa político del Frente Popular que habría extendido las libertades civiles, fortalecido el poder de negociación de los trabajadores y estimulado la reforma agraria. Y dentro de ella había corrientes abiertamente revolucionarias. Sin embargo, el objetivo del Frente Popular no era una república socialista.

La idea era que hiciéramos algo para avanzar una negra. Law era el tipo que tenía más experiencia y estaba más familiarizado con los procedimientos militares en el personal.

Nelson encontró a los hombres del Jarama todavía desmoralizados por la masacre de febrero. Su idea de una tarea útil era construir un monumento de piedra y cemento para conmemorar a sus camaradas muertos en lugar de profundizar y drenar sus trincheras, que en algunos lugares apenas hubieran sido suficientes para un pelotón de enanos. El Mayor Johnson empleó máximas militares como "Lo que se toma con el rifle debe sostenerse con la pala" sin impacto visible, porque sonaba demasiado a Sam Stember. Por el contrario, Nelson creía en la eficacia de la persuasión: los hombres harían las cosas a su manera, pero sin darse cuenta. Mientras observaba cómo un Lincoln profundizaba en su piragua, comentó a los transeúntes: "¡Hay un buen camarada!" Alguien preguntó por qué dijo eso. Sin apartar la vista del hombre de la pala, Nelson explicó la importancia de las fortificaciones fuertes. El excavador probablemente no había tenido la intención de sacar más que unas cuantas paladas, pero bajo la mirada atenta de los demás, hizo un sudor honesto. Una voz entre la multitud dijo: "¿Qué tiene de especial ese tipo? Demonios, puedo cavar mejor que eso". Pronto todos ellos, incluido Nelson, empezaron a levantar tierra. (Sesenta años después, esas trincheras todavía estaban allí).

Nelson tuvo el difícil trabajo de solicitar al general Gal que los Lincoln fueran relevados de la fila. Vestido con pantalones de esquí de gran tamaño atados al tobillo con un cordel, una camisa marrón oxidada y una boina marrón informe que le cubría la cabeza calva, Nelson bajó a la casa de campo de Gal, donde incluso los ordenanzas y los choferes vestían uniformes planchados al vapor. Gal estaba sentada detrás de un enorme escritorio, mirando fríamente a Nelson como si inspeccionara una criatura de un filo inferior. En la pared detrás de él había un retrato a tamaño natural de sí mismo con el uniforme, adornado con charreteras, de un general republicano español. "Todo el asunto me dejó anonadado", comentó Nelson más tarde. Cuando dijo que quería hablar "de hombre a hombre", Gal lo cortó. "Soy el comandante de esta división. Tú estás en esa división". Nelson dijo que representaba a los hombres del Batallón Lincoln. Gal interrumpió."¡No hay delegaciones!" Nelson se adelantó y explicó que sus hombres pensaban que sus comandantes los habían defraudado: en un Ejército Popular; si los líderes resultaban inadecuados, podían ser destituidos. Gal entonces se puso "muy molesto". Desató una tormenta de abusos sobre los estadounidenses, acusándolos de contaminación "imperialista" de la habitual línea de Marty. Nelson escuchó, en su forma seria, esta diatriba hasta un momento de relativa cahn, cuando propuso que el recién formado Batallón de Washington reemplazara al Lincoln en las trincheras. Gal se puso a la defensiva, argumentando que no podía prescindir de la gasolina. Nelson respondió diciendo que esta excusa no tenía sentido. Gal gritó: "¡Estás hablando con un general!" No salió nada de esta reunión, pero Nelson al menos le había mostrado a Gal que de ahora en adelante los comisarios estadounidenses defenderían los derechos de sus hombres.

Steve Nelson, un gran y duro trabajador de un astillero de Filadelfia, se convirtió en el Comisario Político del Batallón, pero los Comisarios Políticos no eran muy populares en el Batallón en ese momento y nunca trató de hacer todo lo posible. 1 Company, por lo que vimos comparativamente poco de él. Me dio la impresión de que era un comunista muy dedicado, bastante falto de humor e inseguro del papel que se suponía que debía desempeñar en los asuntos del Batallón. Nunca parecía estar muy activo y con frecuencia se ausentaba durante varios días seguidos. Sin embargo, mirando hacia atrás, creo que debe haber sido responsable de las misteriosas desapariciones de varias personas de entre nuestras filas y de los juicios secretos, de delitos reales o imaginarios, que tanto miedo y sospecha causaron dentro del Batallón.

Aquellos que tratan de dar cuenta de la inmensa popularidad de Steve Nelson atribuyéndola a su personalidad excepcional sólo tienen una respuesta parcial. Su personalidad, comprensiva, comprensiva y digna de confianza, sin duda tuvo mucho que ver con eso. Pero su gran éxito se debió a una cosa: fue todo lo que debe ser un buen Comisario Político.

En primer lugar, Steve era un organizador. Sus largos años en el movimiento obrero en Estados Unidos, su capacidad para traducir la política en las actividades cotidianas de la vida, contribuyeron a convertirlo en uno de los mejores comisarios políticos producidos por las Brigadas Internacionales.

Steve era "uno de los chicos" y, sin embargo, siempre estaba un paso por delante de ellos. Como "uno de los chicos", sabía exactamente lo que pensaban, sentían y necesitaban los chicos. Su comprensión política y su conocimiento de los asuntos militares lo hicieron siempre plenamente consciente de las exigencias de cualquier situación. Y como organizador comprendió perfectamente cómo armonizar los intereses de la Comandancia y el de los muchachos con los mejores intereses de la causa republicana española.

Steve no tuvo que amenazar ni engatusar. Todo lo que tenía que hacer era explicar para que los hombres se alinearan con sus propuestas. "Ganarse la completa confianza de los hombres" es lo que se esfuerza todo Comisario. Steve lo tenía. No lo ganó de una sola vez, se lo ganó en grados, por su atención a los hombres, por su disposición a compartir el peligro, por su frialdad bajo el fuego, por trabajar incesantemente en su interés, por pensar primero en los hombres y en los hombres. de sí mismo después, en resumen, dando un ejemplo personal en todo momento como se esperaba y se le pedía a un comisario.

Otro funcionario importante de la CPUSA de la costa oeste vinculado al espionaje soviético fue Steve Nelson, que tenía años de experiencia en el trabajo clandestino. Nacido en Croacia, se unió a la Liga de Jóvenes Comunistas en 1923 en Filadelfia.

Después de trabajar en Pittsburgh, Rudy Baker, un compañero yugoslavo con quien compartió un apartamento, animó a Nelson a mudarse a Detroit antes de que Baker se fuera a la Escuela Internacional Lenin en Moscú. En 1929 Nelson se había convertido en un funcionario a tiempo completo (profesional del Partido Comunista). El CPUSA lo envió a la Escuela Lenin en 1931 por sugerencia de Baker. Durante su estadía de dos años allí, Nelson fue enviado en misiones clandestinas a Alemania, Suiza, Francia, India y China, mientras que su esposa también sirvió en el servicio de mensajería del Komintern. Después de otra estadía organizándose dentro de los Estados Unidos, Nelson fue a España para servir como comisario político del batallón Abraham Lincoln. Nelson había viajado con pasaportes falsos a la Unión Soviética y a España.

Nelson demostró ser un comisario político eficaz y, a su regreso a los Estados Unidos, el CPUSA, habiéndolo marcado como un líder prometedor, lo envió al sur de California como funcionario del partido. Encabezó una comisión especial encubierta que descubrió infiltrados del CPUSA y robó los archivos de organizaciones hostiles. En
En 1939, el Subcomité de Libertades Civiles del Comité de Educación y Trabajo del Senado de los Estados Unidos, encabezado por el senador progresista de Wisconsin Robert La Follette, celebró audiencias sobre las relaciones laborales en California. Como parte de su investigación, el subcomité de La Follette citó los registros de Associated Farmers, un grupo de empleadores líder en California que era hostil al papel comunista en el CIO de California.

Los investigadores del comité se apoderaron de los registros para determinar el papel de los agricultores asociados en el uso de espías laborales y agresiones físicas a sindicalistas agrícolas en California. Como parte de su campaña anticomunista, Associated Farmers había reunido una amplia documentación sobre las actividades comunistas. Ansioso por saber lo que sabían los agricultores asociados (y por conocer la identidad de sus informantes), el aparato de Nelson robó, fotografió y devolvió en secreto los registros citados. También trabajó con comunistas japoneses-estadounidenses para producir propaganda y arregló con estibadores y marineros para pasarlo de contrabando a barcos con destino a Japón. Trasladado a San Francisco en el otoño de 1939, Nelson pasó a la clandestinidad a principios del año siguiente, preparándose para funcionar ilegalmente en caso de que la CPUSA fuera ilegalizada.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Nelson se desempeñó como jefe de las organizaciones locales del Partido Comunista en San Francisco y Oakland. A principios de 1943, Rudy Baker informó a Dimitrov que "hemos asignado a una persona responsable en California (Mack) para que sea responsable de todo nuestro trabajo desde allí". Aunque no hay evidencia directa de que Nelson fuera Mack, una conversación con micrófonos entre Nelson y Vasily Zubilin el 1 de abril de 1943 indicó que Nelson había sido designado para dirigir el aparato de la Costa Oeste a fines de 1942. Y aunque el nombre de Nelson no aparece entre el agente descifrado nombres en Venona, es candidato para Butcher, una fuente de la KGB en la costa oeste, que identificó posibles reclutas en las industrias de la aviación y el petróleo en California. Una parte de la tarea de Nelson fue recopilar información sobre el proyecto de la bomba atómica. Nelson tomó notas de lo que los científicos le dijeron con respecto a su trabajo, y posteriormente se lo observó pasando materiales, que el FBI supuso que eran sus notas, a un oficial de inteligencia soviético que operaba bajo cobertura diplomática en el consulado de San Francisco de la URSS.

Los dispositivos de escucha del FBI escucharon a Nelson reuniéndose con Zubilin, el oficial superior de la KGB en los Estados Unidos, el 10 de abril de 1943. La conversación se inició con Zubilin contando un fajo de billetes y pasándoselo a Nelson, quien respondió: "Jesús, tú cuentas dinero como un banquero ". Zubilin respondió: "Vell, sabes que solía hacerlo en Moskva". Nelson y Zubilin discutieron el papel de Al, el jefe del aparato secreto de la CPUSA en los Estados Unidos, a quien el FBI identificó más tarde como Rudy Baker. Nelson indicó que Earl Browder conocía sus actividades y el trabajo del aparato en nombre de la Unión Soviética. Nelson también entró en muchos detalles sobre su trabajo clandestino en la costa oeste. Aunque la mayoría de los miembros del aparato secreto fueron referidos por nombres en clave, Nelson identificó abiertamente al Dr. Frank Bissell y su esposa, Nina. Ambos eran comunistas activos que habían servido en unidades médicas durante la Guerra Civil Española.

Nelson tenía varias quejas sobre el funcionamiento de su propio aparato y la forma en que lo utilizaba la inteligencia soviética. No estaba satisfecho con las operaciones de mensajería al Pacífico Sur y los contactos con los comunistas japoneses en los campos de reubicación. Dos miembros del aparato clandestino, George y Rapp, recibieron una condena particularmente fuerte. Nelson sintió que George (más tarde identificado como Getzel "Joe" Hochberg) y Rapp (Mordecai "Morris" Rappaport) eran ineficientes. Hochberg era intermediario de Earl Browder en asuntos de aparatos secretos. Rappaport supervisó a los mensajeros de los marineros de la costa oeste. Poco después de esta conversación, Hochberg, que anteriormente había sido empleado del periódico judío comunista Die Freiheit y había viajado como guardaespaldas de Earl Browder, fue trasladado de Nueva York a Detroit y despojado de sus responsabilidades partidarias.

Sin embargo, en la primavera de 1943, el Centro estaba preocupado por la seguridad de su amplia y creciente red de agentes estadounidenses. Zarubin se volvió cada vez más descuidado tanto en sus reuniones con los líderes del Partido como en los arreglos para el pago de subsidios secretos de Moscú. Uno de los archivos anotados por Mitrokhin registra con censura: "Sin la aprobación del Comité Central, Zarubin violó crudamente las reglas de la clandestinidad". En una ocasión, Browder le pidió a Zarubin que entregara dinero soviético personalmente a la organización comunista clandestina en Chicago; la implicación en el archivo de la KGB es que estuvo de acuerdo. En otra ocasión, en abril de 1943, Zarubin viajó a California para una reunión secreta con Steve Nelson, quien dirigía una comisión de control secreta para buscar informantes y espías en la rama californiana del Partido Comunista, pero no pudo encontrar la casa de Nelson. En esta ocasión, sin embargo, la reunión fue intervenida por el FBI que había colocado dispositivos de escucha en la casa de Nelson. El embajador soviético en Washington fue informado confidencialmente por nada menos que el asesor de Roosevelt, Harry Hopkins, que se había detectado a un miembro de su embajada pasando dinero a un comunista en California.

Edgar Hoover tuvo alguna idea de su existencia hasta el 10 de abril de 1943, cuando se enteró por primera vez por los soviéticos. Este notable estado de cosas se produjo a través de la vigilancia clandestina del FBI en la casa en Oakland, California, de Steve Nelson, el funcionario de CPUSA que supervisó la sucursal de East Bay que cubría el campus de Berkeley. Nacido en Chaglich, Yugoslavia, donde había participado activamente en la política radical, Nelson había aterrizado ilegalmente en Nueva York en junio de 1920, acompañado por su madre y dos hermanas, haciéndose pasar por Joseph Fleischinger, un ciudadano estadounidense que en realidad estaba casado con la madre de su madre. hermana. Se descubrió la suplantación y se inició el proceso de deportación, pero luego se abandonó dos años después, lo que le permitió convertirse en ciudadano estadounidense naturalizado en Detroit en noviembre de 1928. Fue bajo su verdadero nombre, Stephan Mesarosh, que en 1930 había utilizado la firma de Golos. World Tourists Inc. viajará a Moscú, donde asistió a un curso en la Escuela Lenin entre septiembre de 1931 y mayo de 1933. Después de su graduación, había emprendido una misión secreta en Europa Central y fue visto en Shanghai, donde estuvo asociado con William Ewart. un agente veterano de la Comintern. Nelson regresó a los EE. UU. En 1933, después de haber renovado su pasaporte estadounidense en Austria en julio, para organizar las ramas industriales de CPUSA en Pittsburgh, Chicago y Cleveland, y se desempeñó como comisario político en la Brigada Abraham Lincoln durante la Guerra Civil Española. En febrero de 1937, mientras aún estaba en España, obtuvo otro pasaporte estadounidense a nombre de Joseph Fleischinger (a pesar de que mintió dos veces mal escrito el apellido en el formulario de solicitud).

Fue durante el curso de una conversación inconexa con un ruso desconocido (más tarde identificado como Vasili Zubilin) ​​que había llamado a la casa de Nelson, que el agente especial William Branigan descubrió que el aparato de la NKVD en East Bay estaba preocupado por reclutar agentes dentro del arma atómica aliada. projecto de desarrollo. De la transcripción de la grabación estaba claro que Nelson era el subordinado de Zubilin y actuaba como intermediario, financiando una extensa red de espías. El FBI organizó apresuradamente la vigilancia del misterioso visitante ruso de Nelson, que fue visto subiendo a un tren en San Francisco con destino a Nueva York. James R. Malley, entonces jefe del Escuadrón de Seguridad Interna en la Oficina de Campo de Nueva York, envió a tres Agentes Especiales, Warren R. Hearn, Kenneth R. Routon y Herman O. Bly, para unirse al tren en Newark, y mantuvieron un Mire en la estación Penn mientras su objetivo fue recibido por un automóvil diplomático oficial soviético y conducido por la Quinta Avenida hasta su edificio de apartamentos. Los tres hombres del FBI luego regresaron a su oficina donde identificaron a Zubilin a partir de fotografías e iniciaron una importante investigación de espionaje denominada COMINTERN APPARATUS. Hasta ese momento, Hoover no tenía idea de que el Proyecto Manhattan existiera, y aunque Zubilin sería puesto bajo vigilancia general a partir de entonces, hasta su salida de Nueva York el 28 de agosto de 1944, Hoover no pudo persuadir a la Casa Blanca de que los soviéticos estaban dedicados al espionaje al por mayor contra su aliado. En cuanto a Steve Nelson, fue condenado bajo la Ley Smith en julio de 1952 por conspirar para derrocar al gobierno de Estados Unidos y fue sentenciado a veinte años de prisión. La condena fue anulada en apelación en 1957 y murió en diciembre de 1993.

Me han dicho que es difícil leer un libro objetivamente cuando conoces al autor; y hay un viejo dicho que pregunta: "¿Cómo puede ser un genio? Lo conozco". Ni precisamente al caso que nos ocupa, porque conozco bien a Steve Nelson y no puedo pensar en él como un genio, sino sólo como un hombre muy grande y valiente; y leí su nuevo libro, no objetivamente, sino con una implicación profundamente subjetiva y muy personal; lo leí de cabo a rabo casi de una sentada. Y cuando lo hube terminado, supe que había leído uno de esos libros tan raros y maravillosos, un libro que te cambia en el proceso de su lectura, de modo que al terminar con él, yo era algo más de lo que había sido cuando lo abrí. eso.

También sé que no puedo escribir sobre el libro sin escribir sobre el hombre; porque el libro es profundamente conmovedor en su verdad absoluta e implacable, y esta verdad es también el hombre. Ambos son parte de la misma experiencia. Nunca he leído otro libro como este, pero tampoco he conocido a otro hombre como Steve Nelson; y el conocimiento de ambos me llena de orgullo y humildad, no solo porque he compartido algo de la lucha que produjo ambos, sino porque a través de ambos llegué a entender mejor a las personas y lo que algún día serán las personas.

El Decimotercer Jurado es la historia del juicio de Steve Nelson, su juicio ante un tribunal de justicia, tal como existe hoy la ley en los Estados Unidos, y su juicio en el tribunal del horror y la infamia que también se conoce como Blawnox Workhouse. La primera mitad del libro está dedicada a Blawnox y, como tal, tiene pocos iguales en toda la historia de la literatura carcelaria. Al mismo tiempo, hay que señalar que la prisión de Blawnox en Pensilvania es posiblemente inigualable en la actualidad, como un lugar de horror y degradación, en todos estos Estados Unidos y muy probablemente en gran parte del mundo fuera de nuestras fronteras.

En Blawnox entró Steve Nelson, preso político, comunista, veterano de la Brigada Internacional en España - ahora sentenciado a veinte años, sentenciado por cargos que no eran cargos, con evidencia que no era prueba, por palabra de pichones y delatores pagados - en una mazmorra del infierno y el horror, y los guardias le dijeron al entrar que no había camino de regreso, que no podría sobrevivir a este lugar ni tener la esperanza de salir de este lugar; y la historia de esta mazmorra, de cómo la enfrentó, luchó como un solo hombre, enfermo y débil, y finalmente triunfó sobre ella, es la historia que Nelson cuenta en la primera mitad de su libro. En esta, la primera mitad de su libro, Steve Nelson alcanza su punto más alto de arte como escritor, en una historia sin aliento y espléndidamente contada sobre el coraje y la voluntad del hombre de sobrevivir.

Partes de esta sección, como la experiencia de Nelson en el "agujero" y su liderazgo y organización de los otros prisioneros en el "agujero", son de una calidad que un lector no puede olvidar fácilmente y que, simplemente como literatura, sobrevivirá durante mucho tiempo al recuerdo de los hombres que le hicieron esto a Steve Nelson; y en su conjunto, esta sección comprende un producto literario único y fino. La segunda mitad del libro cuenta la historia del juicio de Steve Nelson ante el juez Montgomery en un juzgado de Pittsburgh, de cómo, sin poder encontrar un abogado, se defendió, de cómo un cuerpo enfermo y destrozado fue obligado por un espíritu indomable a librar una batalla legal y defensa que se alineará con la famosa defensa de Dimitrov ante un tribunal nazi. El libro concluye con la elocuente súplica de Nelson al jurado: su batalla contra el jurado "decimotercero", que es intolerancia, prejuicio y miedo.

En un grado u otro, todo Estados Unidos vivió el contenido de este libro. Algunos, demasiados, solo conocían los hechos básicos del nombre de Steve Nelson y los cargos que se le imputan. Otros, que leyeron las historias de los periódicos un poco más de cerca, escucharon a Nelson acusado de espía de una bomba atómica, agente de una potencia extranjera, una "mente maestra" comunista. Incluso otros, hombres en altos cargos, en el poder judicial de Pensilvania, en los nidos de los magnates del acero y el aluminio de Pittsburgh, en las oficinas del Departamento de Justicia en Washington, jugaron papeles en la fabricación de acusaciones falsas, en la manipulación de jurados, en la contratación de informantes, fría y deliberadamente, para que destruyeran a ese hombre al que temían y odiaban. Otros trabajaron y testificaron en defensa de Steve Nelson, como lo hicieron Art Shields y Herbert Aptheker, y otros volvieron los oídos sordos por el miedo y la indiferencia a las súplicas de que acudían en defensa de un hombre bueno y valiente. Y en toda América, millones de trabajadores, que no sabían nada del caso y se mostraban indiferentes ante el alcance de las mentiras y calumnias que se les habían alimentado durante estos años, también vivieron el contenido de sus luchas, sus esperanzas y necesidades. e ideología, había llegado el hombre que conocemos como Steve Nelson, y el coraje del hombre y el esplendor del hombre también.

Dentro de este contexto, El Decimotercer Jurado debe ser visto y entendido; porque este libro es un símbolo de la América que hemos conocido, vivido y trabajado en esta década pasada; y por lo tanto, contiene lo peor y lo mejor que es América. El libro vivirá, porque es un documento humano veraz y profundo, y seguirá siendo leído cuando la situación que lo produjo hace tiempo que se acabe.En ese momento, será juzgado de nuevo como literatura, y sin duda alguna parte de él se reimprimirá innumerables veces como literatura; Pero un juicio literario objetivo es casi imposible hoy en día, al igual que hubiera sido imposible e insufrible juzgar la obra de Julius Fuchik. Notas de la horca como literatura mientras Checoslovaquia todavía estaba bajo el talón nazi. Entonces, como ahora, estábamos preocupados por el hombre; y tal vez mientras nuestra literatura salga de una agonía, seguiremos preocupándonos por el hombre antes que por el libro.

Por lo tanto, es importante detenerse por un momento en el hombre, la manera de un hombre que escribió este libro. El libro es un documento tenso, bien escrito y tremendamente conmovedor, pero sobre todo, es un documento sumamente sencillo. Aquí utilizo simple en el mejor sentido, en términos de una claridad proletaria que evoca lo mejor del lenguaje. De la misma manera, se debe ver al autor, como se lo ve a través de este libro, como un hombre sencillo, un hombre virtuoso y, sobre todo, un buen hombre. En el proceso de decadencia ética de nuestra sociedad durante la última década, hemos conservado el significado de ciertas palabras utilizadas para describir a las personas, pero hemos perdido por completo el significado de otras. Esto también es una cuestión de valores. Todavía comprendemos lo que uno quiere decir cuando llama a una persona brillante, inteligente, ingeniosa, obstinada, terca, etc. Nuestro entendimiento se nubla un poco cuando se usan palabras como sincero y directo; y en una sociedad que mantiene un solo criterio de valores, ¿se salió con la suya? - nos estamos volviendo perdidos para comprender el significado de bueno y honorable.

Sin embargo, la esencia de Steve Nelson es que es un hombre honorable y bueno. Su naturaleza no es brillante ni deriva del fanatismo; Su sabiduría, una sabiduría profunda y maravillosamente profunda, es la sabiduría del hombre bueno que comprende el mal y, por lo tanto, debe enfrentarse al mal y aventurar su vida en la lucha contra el mal, y su entendimiento es el entendimiento de un miembro del clase trabajadora que se ha convertido en marxista y comunista. Esta combinación de valores no es nueva en esta tierra, pero es rara en Estados Unidos. Por otro lado, es Estados Unidos el que ha producido a Steve Nelson.

Y no solo Steve Nelson, pues una de las señas de identidad de la década que hemos vivido son los hombres y mujeres de calidad y estatura que han surgido como figuras y símbolos de la resistencia estadounidense. En otros tiempos del pasado y en tiempos por venir, la calidad de Estados Unidos fue y será simbolizada por el movimiento de masas y el coraje de las masas; pero cuando la situación es tal que no produce estas corrientes de masas, la responsabilidad del patriotismo -una responsabilidad histórica muy alta- recae sobre los hombros de unos pocos. Por lo tanto, en el futuro, Ethel y Julius Rosenberg serán parte de la tradición viva y honrada de Estados Unidos, no el malvado y cobarde juez Irving Kaufman que actuó como su verdugo. Si sólo hubiera aquí y allá un ejemplo solitario de tal valor y nobleza como el que demostraron los Rosenberg, entonces uno podría tener poca esperanza y menos respeto por el pueblo estadounidense; pero ha habido literalmente miles que demostraron, en un grado u otro, el soberbio coraje de los Rosenberg, y de estos miles surgieron gigantes como Nelson, incluso cuando miles salieron del cuerpo entero de la población.

El Decimotercer Jurado cuenta la historia de la contienda entre Steve Nelson y el juez Montgomery de Pittsburgh, entre los reunidos alrededor de Nelson para su defensa, Art Shields, Herbert Aptheker, Pat Cush, Ben Careathers, Margaret Nelson y los que se reunieron alrededor de Montgomery para la acusación, Musmanno, Cercone, Cvetic, Crouch. Por un lado, Nelson, soldado antifascista y comunista, está junto a un gran periodista, un destacado historiador y erudito, un antiguo líder obrero, un sindicalista y organizador comunista, y una madre y compañera valiente; Por otro lado, Montgomery, pirata político y difamador de la justicia, se alza con un notorio fascista y antiguo admirador de Mussolini, el sobrino de este fascista, un cobarde y estúpido político designado, con un mentiroso psicópata e informador profesional, y por último Crouch, informador profesional. Así, la contienda, y por tanto, simbólicamente, las dos Américas que existen dentro de este cuerpo entero conocido como Estados Unidos.

La contienda es también una batalla entre el honor, el coraje y la integridad por un lado y el deshonor, la cobardía y la perversión de toda decencia por el otro. En cuanto a cuál de estos ganará, no cabe duda. Toda la vida y todo el futuro apoya a los Steve Nelson, y en su momento, millones de estadounidenses llegarán a saber esto y tomarán su lugar a su lado. Y en cuanto a Montgomery, Musmanno, Cercone, ellos también serán recordados, pero solo como las criaturas vergonzosas y cobardes que obedecieron las órdenes de los señores del hierro y las municiones de Pittsburgh y enmarcaron y condenaron a un gran hombre.

Hay que decir una palabra más sobre el buen trabajo que hace Steve Nelson al exponer otra parte del vergonzoso y podrido sistema penitenciario que existe en los Estados Unidos: un sistema que en la tierra de la abundancia reduce a los hombres a la inanición, les niega atención médica y - siendo una parte integral del "mundo libre" - los somete a una tortura mental y física que avergonzaría al guardián de una mazmorra medieval. Si le ha intrigado la oleada de disturbios en las cárceles que estallaron en todo el país, este libro le proporcionará la respuesta. También espero profundamente que le dé un golpe mortal a ese cáncer indescriptible en el cuerpo del estado de Pensilvania: Blawnox Workhouse.

Como si los progresistas no hubieran sido golpeados y apaleados lo suficiente en los últimos años, ahora nos enteramos de que J. Edgar Hoover, el senador Joseph McCarthy, Roy Cohn, Elizabeth Bentley, Whittaker Chambers & compañía realmente lo hicieron bien: todos los comunistas son / eran reales, o aspirantes a espías rusos. También nos enteramos de que durante los años de la Guerra Fría (e incluso antes), hordas de izquierdistas estaban en el extranjero, robando "nuestros" secretos atómicos (y sólo Dios sabe qué más) para entregarlos a Joseph Stalin.

En los últimos días, este mensaje ha llegado a nuestros oídos por formadores de opinión como William F. Buckley, Jr., George Will, Arthur Schlesinger, Jr., Theodore Draper, Michael Thomas, Edward Jay Epstein y David Garrow en las páginas de Los New York Times, La nueva república, Commentar, Wall Street Journal, La Revista Nacional, el "McNeil-Lehrer NewsHour", y mucho más (sin una voz disidente que se escuche en ninguna parte).

Este bombardeo total ha sido impulsado por El mundo secreto del comunismo estadounidense, escrito por el profesor Harvey Klehr, de la Universidad de Emory, John Earl Haynes, de la Biblioteca del Congreso, y Fridrikh Igorevich Firsov, anteriormente miembro de los Archivos del Comintern en Moscú en el Centro Ruso para la Conservación y el Estudio de Documentos de Historia Reciente. Los autores afirman haber reunido un "registro documental masivo" de los archivos hasta ahora secretos de la Comintern, que revela "el lado oscuro del comunismo estadounidense". Estos documentos establecen, dicen, pruebas tanto del "espionaje soviético en Estados Unidos" como de la conexión "inherente" del Partido Comunista de Estados Unidos con las operaciones de espionaje soviéticas y con sus servicios de espionaje; y que tales actividades de espionaje fueron consideradas, tanto por los líderes del PC soviéticos como estadounidenses, "normales y apropiadas".

Tales afirmaciones no son tan diferentes de lo que J. Edgar Hoover (y sus títeres) decían hace medio siglo. Pero lo que refuerza las declaraciones de los autores no son solo los documentos de los archivos rusos que afirman haber descubierto, sino también el imponente comité asesor editorial reunido para darle a este proyecto un prestigio académico eminente. Este comité asesor editorial consta de 30 académicos cuyos nombres se enumeran frente a la página del título. Incluyen siete profesores de la Universidad de Yale, junto con profesores de las universidades de Harvard, Columbia, Stanford, Chicago, Brandeis, Southern Methodist, Pittsburgh y Rochester. También hay un número igual de miembros de la Academia de Ciencias de Rusia y de funcionarios de varios archivos rusos.

En el libro se reproducen 92 documentos ofrecidos por los autores como evidencia de lo que dicen es la historia continua de "actividad encubierta" del Partido Comunista de los Estados Unidos. Estos documentos, según el profesor Steven Merrit Minor en The New York Times Book Review, revelan que los comunistas estadounidenses "transmitieron secretos atómicos al Kremlin" y también respaldan el testimonio de Whittaker Chambers y otros de que el Partido Comunista Estadounidense estaba involucrado en conspiraciones clandestinas contra el gobierno americano. Los autores también dicen que los documentos sugieren que aquellos "que continuaron afirmando lo contrario fueron intencionalmente ingenuos o, más probablemente, deshonestos".

En realidad, muchos de los documentos están redactados de manera ambigua o en algún tipo de código conocido solo por los remitentes y destinatarios. A menudo contienen palabras, números y firmas ilegibles; relacionarse con personas, lugares y eventos no identificables; y están preocupados con asuntos de contabilidad, molestias internas del partido o con medidas de seguridad de protección contra espías del FBI y trotskistas. Lo más importante es que ni un solo documento reproducido en este volumen proporciona evidencia de espionaje. Haciendo caso omiso de todas las pruebas que contradigan su tesis, los autores intentan presentar un caso basándose en suposiciones, especulaciones e invenciones sobre el material de archivo y, especialmente, equiparando el secreto con el espionaje ilegal.

Los puntos culminantes del libro son secciones relacionadas con lo que los autores llaman espionaje atómico y el aparato de espionaje del PC Washington. Como alguien que ha examinado cuidadosamente los archivos del Centro Ruso y que durante las últimas cuatro décadas ha estudiado las transcripciones de los juicios de los principales casos de "espías" de la Guerra Fría, puedo afirmar que "El mundo secreto del comunismo estadounidense", a pesar de su pertrechos académicos, es un trabajo vergonzosamente de mala calidad, repleto de errores, distorsiones y mentiras descaradas. Como un supuesto trabajo de erudición objetiva, es nada menos que un fraude.

En este contexto, conviene señalar ciertos hechos:

* Los archivos de Moscú no contienen material relacionado con estas figuras clave en los casos de "espías" de la Guerra Fría: Ethel y Julius Rosenberg, Morton Sobell, Ruth y David Greenglass, Harry Gold, Klaus Fuchs, Elizabeth Bentley, Hede Massing, Noel Field, Harry Dexter White, Alger Hiss, Whittaker Chambers, el coronel Boris Bykov y J. Peters. En mi poder tengo un documento, en respuesta a mi solicitud, y fechado el 12 de octubre de 1992, firmado por Oleg Naumov, Director Adjunto del Centro Ruso para la Conservación y el Estudio de Documentos de Historia Reciente, que acredita que el Centro no tiene archivos sobre, o en relación con cualquiera de las personas mencionadas anteriormente.

* A pesar de la afirmación de los autores de que los documentos de este volumen muestran que el elaborado aparato subterráneo de la CPUSA colaboró ​​con los servicios de espionaje soviéticos y también participó en el robo de los secretos del proyecto de la bomba atómica de Estados Unidos, ninguno de los 92 documentos reproducidos en este libro apoya tal conclusión.

* Los autores afirman que los documentos corroboran las acusaciones de Whittaker Chambers sobre un movimiento clandestino comunista en Washington, DC en la década de 1930, y aunque los autores admiten que el nombre de Alger Hiss no aparece en ninguno de los documentos, afirman que "la documentación posterior tiene más confirmó el caso de que Hiss era un espía ". Sin embargo, ningún documento de los archivos rusos respalda ninguna de estas declaraciones condenatorias.

Un total de 15 páginas en "Secret World" tienen alguna referencia a Hiss o Chambers. Según mi recuento, estos contienen 73 tergiversaciones separadas de hechos o mentiras descaradas. Por ejemplo, los autores afirman que J. Peters "jugó un papel clave en la historia de Chambers" de que Hiss era un espía soviético. Peters no jugó ningún papel en la historia de Chambers sobre el espionaje. Chambers dijo que la figura clave en sus actividades de espionaje con Hiss era un ruso llamado "Coronel Boris Bykov", un personaje cuya identidad el FBI pasó años tratando inútilmente de establecer.

Los autores afirman que Chambers testificó que trabajó en la clandestinidad comunista en la década de 1930 con grupos de empleados gubernamentales que "proporcionaron al CPUSA información sobre actividades gubernamentales sensibles". De hecho, Chambers declaró exactamente lo contrario en 12 ocasiones distintas.

Las referencias a Ethel y Julius Rosenberg y su caso se pueden encontrar en cinco páginas. En esas páginas, según mi recuento, hay 31 falsedades o distorsiones de la evidencia. Por ejemplo, los autores dicen que la condena de los Rosenberg fue por "participación en ... espionaje atómico". De hecho, fueron condenados por conspiración y nunca se presentó evidencia de que alguna vez entregaran información sobre algo a nadie.

Los autores también dicen que los Rosenberg fueron arrestados como resultado de la información que las autoridades obtuvieron de Klaus Fuchs, lo que llevó a Harry Gold, quien los condujo hasta David Greenglass, quien implicó a los Rosenberg. Todas estas declaraciones se basan en un comunicado de prensa del FBI. De hecho, nunca se ha presentado evidencia que indique que Fuchs, Gold o Greenglass alguna vez mencionaron a los Rosenberg antes de sus arrestos.

Al discutir otro caso de "espía", el de Judith Coplon, contra quien se desestimaron todos los cargos, los autores, en un típico desprecio de los registros oficiales de la corte, escriben que "no había la menor duda de su culpabilidad". En comentarios que abarcan no menos de media página, inventan un escenario del caso Coplon que contiene 14 mentiras y distorsiones. Por ejemplo, los autores dicen que ella "robó" un informe del FBI y fue arrestada cuando entregó "el informe robado" a un ciudadano soviético ". Todas estas declaraciones son falsas; en sus dos juicios, nunca se adujo evidencia de que ella alguna vez robó algo o que alguna vez entregó algo a alguien.

El difunto Steve Nelson, un ex funcionario del PC al que los autores se refieren muchas veces, se caracteriza así, en la página 230: "Después de la Segunda Guerra Mundial, los funcionarios estadounidenses lo acusaron de estar involucrado en el espionaje soviético, incluido el espionaje atómico".

Una vez tal acusación fue hecha contra Nelson por el HUAC, dominado por los republicanos. Después de dos semanas de audiencias secretas al comienzo de la campaña electoral presidencial de 1948, el HUAC, el 27 de septiembre de 1948, emitió un informe de 20.000 palabras acusando al Partido Demócrata de ser indiferente al espionaje soviético. Nombró a Nelson como la figura fundamental en una red de espionaje de átomos que supuestamente operaba en los Estados Unidos.

Equiparar al HUAC completamente desacreditado con "funcionarios estadounidenses", como hacen los autores de "Secret World", es suficientemente malo, pero mucho peor es ignorar lo que realmente dijeron los funcionarios estadounidenses. Esto vino a través de un comunicado emitido ese septiembre por el Departamento de Justicia. Estos funcionarios estadounidenses calificaron el informe de la HUAC como completamente sin mérito, un ejercicio de "gimnasia política", emitido por un "comité del Congreso de mentalidad política con un ojo en la publicidad y el otro en los resultados de las elecciones". Por supuesto, ni Nelson ni ninguno de los otros nombrados como miembros de una red de espionaje atómico soviético fueron acusados ​​de ningún crimen de ese tipo.

Archivo

Con el informante profesional del FBI Matt Cvetic sirviendo como testigo de la acusación, el caso atrajo la atención de los medios de comunicación. Después de pasar siete meses en la prisión del condado de Allegheny, fue puesto en libertad con una fianza de 20.000 dólares en espera de su apelación. Simultáneamente con el caso de Sedición de Pensilvania, Nelson y cinco coacusados ​​fueron acusados ​​en 1953 bajo la Ley Federal Smith. A Nelson y los demás se les concedió la libertad bajo fianza en espera de sus apelaciones. En el período intermedio, Nelson escribió sobre sus experiencias en España (Los voluntarios) y su juicio por sedición y encarcelamiento en Pensilvania (El decimotercer jurado). Las modestas ganancias de libros y contribuciones de amigos y organizaciones ayudaron a mantenerlo a él y a su familia durante estos años. En 1956 en Pensilvania v. La Corte Suprema revocó la Ley de Sedición de Pensilvania. El tribunal dictaminó que la promulgación de la Ley Federal Smith reemplazó la aplicabilidad de la Ley de Sedición de Pensilvania y todas las leyes estatales similares. En el mismo año, la Corte Suprema concedió a Nelson ya los otros cinco acusados ​​en el caso de la Ley Smith un nuevo juicio sobre la base de que el testimonio había sido perjurado en el caso anterior. En 1957, Nelson abandonó el Partido Comunista tras las revelaciones de Jrushchov sobre las atrocidades que ocurrieron bajo el régimen de Stalin. Su retirada del Partido le costó amistades que se habían forjado durante largos años. Con su familia, dejó Pittsburgh y se mudó a Nueva York, donde pasó los siguientes años tratando de ganarse la vida como carpintero y ebanista. En 1963 Nelson se convirtió en el Comandante Nacional de los Veteranos de la Brigada Abraham Lincoln (VALB), una organización establecida durante la Guerra Civil Española para ayudar a los veteranos que regresaban y promover la lucha en curso contra el fascismo. Durante los siguientes cuarenta años, guió a la organización a través de una era de activismo. Entre los logros de estos años estuvo la eliminación de VALB de la lista de organizaciones subversivas del Fiscal General y el avance de las ayudas a los presos políticos en España. VALB también participó en las protestas contra la guerra de Vietnam y brindó ayuda a los sandinistas en Nicaragua en forma de ambulancias y asistencia médica. En 1975, VALB ayudó a establecer los Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (ALBA) con el fin de preservar y hacer avanzar la historia de la participación estadounidense en la Guerra Civil Española. En 1978, dos años después de la muerte de Franco, Nelson, en compañía de sus compañeros veteranos, regresó a España por primera vez en 40 años. Con su esposa, se retiró a una casa que había construido en Truro, Cape Cod en 1975 y en 1981 publicó su autobiografía, Steve Nelson: American Radical. En la última década de su vida permaneció comprometido con VALB, participando en programas educativos que lo llevaron a escuelas secundarias y universidades para disertar sobre los aportes de la Brigada Abraham Lincoln y su lucha contra el fascismo. El 11 de diciembre de 1993 Steve Nelson murió. Tenía 90 años. Steve Nelson con VALB en España 1978 - Biografía courtest de Tamiment Library, NYU.

(1) Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (2014)

(2) Nigel West, Venona: el mayor secreto de la guerra fría (2000) página 192

(3) Cecil D. Eby, Camaradas y comisarios: el batallón Lincoln en la guerra civil española (2007) páginas 142

(4) Harvey Klehr y John Earl Haynes, Venona: descifrando el espionaje soviético en América (2000), página 229

(5) Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (2014)

(6) Cecil D. Eby, Camaradas y comisarios: el batallón Lincoln en la guerra civil española (2007) páginas 142

(7) Jason Gurney, Cruzada en España (1974) página 137

(8) Steve Nelson, entrevistado por Peter N. Carroll (9 de junio de 1990)

(9) Jason Gurney, Cruzada en España (1974) página 137

(10) Harvey Klehr y John Earl Haynes, Venona: descifrando el espionaje soviético en América (2000) páginas 230-231

(11) Athan Theoharis, Persiguiendo espías (2002) páginas 49-50

(12) Christopher Andrew, El Archivo Mitrokhin (1999) páginas 161-162

(13) Athan Theoharis, Persiguiendo espías (2002) página 50

(14) J. Edgar Hoover, memorando a Harry Hopkins (7 de mayo de 1943)

(15) Christopher Andrew, El archivo Mitrokhin (1999) páginas 161-162

(16) Nigel West, Venona: el mayor secreto de la guerra fría (2000) página 192

(17) Athan Theoharis, Persiguiendo espías (2002) páginas 95-96

(18) Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (2014)

(19) Howard Fast, Masas y corriente principal (Junio ​​de 1955)

(20) Daniel J. Leab, Fui comunista para el FBI: La vida y los tiempos infelices de Matt Cvetic (2000) página 101

(21) Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (2014)

(22) Nikita Khrushchev, discurso, XX Congreso del Partido (25 de febrero de 1956)

(23) Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (2014)

(24) Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (2014)


Etiqueta: Steven Nelson

Esta conferencia explora la intersección del cine, la independencia senegalesa y los vestigios del colonialismo francés en la película de 1965, "Black Girl", que muestra cómo el difunto director senegalés Ousmane Sembene usa la ciudad de Dakar para explorar la naturaleza tenue del estado senegalés y la interculturalidad. relaciones en la década de 1960. La charla también examina cómo Dakar despierta un conjunto complejo de recuerdos tanto para el colonizador como para los colonizados tras la independencia de Senegal.

El Dr. Nelson es profesor asociado de Historia del Arte en el Departamento de Historia del Arte de la UCLA y autor de “De Camerún a París: Arquitectura Mousgoum dentro y fuera de África” (University of Chicago Press, 2007). Está trabajando en un nuevo libro, "Dakar: The Making of an African Metropolis". Es ex editor de reseñas de Art Journal y ex editor colaborador de African Arts.

El Dr. Nelson recibió una licenciatura en arte de estudio de la Universidad de Yale y una maestría y un doctorado en historia del arte y la arquitectura de la Universidad de Harvard.

La conferencia es gratuita y abierta al público. Para obtener más información, comuníquese con Frances Pohl al 909-607-2253


Lograr el negocio de las motocicletas no es un viaje fácil: Steve Nelson ha encontrado el éxito detrás del enorme atractivo de Harley-Davidson Inc. vendiendo piezas de repuesto.

Tener éxito en los negocios puede ser como aprender a conducir una motocicleta.

Montas, te caes, vuelves a montar. Eventualmente, lo dominarás.

Eso dice Steve Nelson, quien ha pasado años en el sillín de su propia motocicleta personalizada y desarrollando un negocio de $ 3 millones vendiendo repuestos para Harley-Davidsons.

Nelson, un desertor de la escuela secundaria del South Side de Chicago, dijo que se hizo millonario a los 26 años. Se mudó al condado de Orange y vio cómo su fortuna se desvanecía mientras intentaba establecer una revista nacional de motocicletas. Eventualmente le dio la vuelta a la revista, la combinó con su negocio de repuestos para bicicletas, y hoy dice que es rico y feliz.

"Este es el destino de mi vida", dijo el dueño de Nostalgia Cycle en Huntington Beach, de 45 años, un hombre tosco que tiene un leve parecido con un Steve McQueen mayor. "Pongo mi ego en mi negocio".

En realidad, lo incluye en una combinación de revista y catálogo de 340 páginas que incluye fotos brillantes de modelos con poca ropa descansando en Harleys vintage brillantes y artículos sobre amigos motociclistas entre las listas de precios de miles de piezas de Harley, desde sellos de aceite de doble labio hasta " Live to Ride, Ride to Live ”marcos de matrícula.

Nelson se ha ganado la vida redactando el enorme atractivo de Harley-Davidson Inc., el legendario fabricante de motocicletas estadounidenses clásicas con sede en Milwaukee.

Es una de varias tiendas de este tipo en todo el país, dijo el portavoz de Harley-Davidson, Steve Piehl.

"Hay muchas empresas que han entrado en el negocio del mercado de accesorios", dijo.

Nelson dijo que toma parte en bicicleta a cualquiera de los varios talleres de metalurgia cerca de su sede. Allí, dijo, los maquinistas hacen imitaciones de una pieza a una fracción del precio de Harley.

“Miras en la guía telefónica, tienes todo. ¿Quieres soldadura por haz de electrones? Está justo al final de la calle ", dijo.

La búsqueda de Nelson de piezas mejores y menos costosas ha llevado a algunas empresas bastante complicadas. Su producto estrella, por ejemplo, es un motor de motocicleta completo.

Nelson dijo que descubrió que cortar un pequeño Chevrolet V-8 produjo un motor de motocicleta que funciona con más suavidad, es más potente y tiene la mitad de las piezas de una Harley original. Así que perfeccionó el diseño, los hizo producir y cada año vende alrededor de 100 de sus kits “Super Vees” por $ 3,995.

Recordó con cariño andar en bicicleta motorizada por Chicago en su juventud. Decidiendo que la idea era tan fresca como siempre, el año pasado comenzó a producir su propio motor con correa para bicicletas. Ahora, dijo que tiene pedidos pendientes de 500 de los kits de motor de motocicleta Whizzer de 1.500 dólares.

Nelson lo hace todo desde un edificio industrial abarrotado en Huntington Beach. El negocio ha crecido lo suficientemente rápido, dijo, que planea mudarse a lugares más grandes en otro lugar del mismo parque industrial.

Está muy lejos de su humilde comienzo en Chicago, cuando se inició en el mundo de la mecánica al descubrir que arreglar autos averiados y venderlos era un dinero más fácil que colocar ladrillos para ganarse la vida.

Luego comenzó a construir ensamblajes frontales para "helicópteros", las motocicletas de horquilla larga popularizadas por la película de Dennis Hopper-Peter Fonda "Easy Rider".

Sin embargo, California hizo una seña. Nelson se sintió seducido tanto por el estilo de vida sencillo como por la gran cantidad de proveedores de repuestos para bicicletas. Dejó su negocio de repuestos de Chicago a su padre y su cuñado y se mudó a Huntington Beach en 1976. Luego comenzó la revista SuperCycle, que presentaba mujeres con el pecho desnudo y varias características de motocicletas.

Pero las disputas tanto con el editor como con el impresor del Medio Oeste de la revista provocaron pérdidas que empezaron a acabar con la fortuna de Nelson. Cuando dijo que asumió el cargo cuando murió su editor, Nelson dijo que SuperCycle tenía $ 100,000 en números rojos.

Aquellos fueron días lamentables, recuerda Nelson. “Viví en mi tienda durante siete años, viviendo como un perro”, recuerda.

Bajo Nelson, las finanzas de la revista mejoraron. Cambió de impresora y ahorró $ 27,000 por edición. La circulación aumentó de 50.000 copias a 140.000 copias cada dos meses. La publicidad pagada aumentó.

Aun así, Nelson tenía una deuda de 315.000 dólares. Finalmente vendió la revista a Larry Flynt Publications en 1986, la misma empresa que publica la Revista Hustler.

Con parte de ese dinero, Nelson estableció una empresa llamada Harley Nostalgia para vender piezas que se anuncian a través de catálogos de piezas dos veces al año. El nombre fue cambiado a Nostalgia Cycle cuando Harley-Davidson demandó, alegando infracción de marca registrada.

Ahora, Nelson está devolviendo el favor. El mes pasado demandó a Harley-Davidson por infracción de marca registrada por un nuevo modelo de motocicleta que Harley llamó Harley Softtail Nostalgia.

"Es una infracción flagrante y deliberada", alegó Nelson. "Harley no respeta al pequeño".

El portavoz de Harley, Piehl, dijo que la compañía considera que las tiendas como Nostalgia Cycle son competidores, pero que no quiso comentar sobre la demanda porque aún está en litigio.

Gane o pierda, Nelson dijo que planea seguir construyendo su negocio.

"El condado de Orange es un mundo de oportunidades en lo que a mí respecta", dijo.


La historia blanqueada es antipatriótica

La reinvención por motivos políticos de la historia de los EE. UU. De Colocación Avanzada ha atraído escasa atención. Atemorizado por el agresivo lobby conservador, el plan de estudios de AP fue literalmente blanqueado. Alan Singer resumió convincentemente el encubrimiento en un artículo del Huffington Post a principios de esta semana:

Las revisiones de 2015 parecen diseñadas para promover el patriotismo y la creencia en el "excepcionalismo estadounidense" en lugar del examen crítico de la historia.

Según una revisión de la Constitución Atlántica, enfatizan la identidad y unidad nacional, los ideales de libertad, ciudadanía, autogobierno, el papel de sus fundadores en establecer (sic) estos principios, los sacrificios del personal militar durante la guerra, la importancia de los grupos religiosos en la configuración de la sociedad estadounidense, y el papel productivo de la libre empresa, el espíritu empresarial y la innovación en la configuración de la historia de EE. UU.

Las implicaciones de este enfoque de la educación son evidentes en el debate político actual. En todo caso, nuestras escuelas deben volverse más críticas con nuestro pasado, no menos. Restar importancia a la mancha de la esclavitud, la persistencia del racismo, la realidad del sexismo y la historia de la homofobia es condenar a las generaciones futuras a la injusticia social en curso.

Solo mira la retórica:

"Todas las vidas importan", Hillary Clinton y Martin O'Malley.

Atribuyo estas dos citas en un esfuerzo por no ser partidista en mi decepción con los líderes políticos de hoy.

Las declaraciones de Clinton y O'Malley se hicieron en respuesta a los desafíos de Black Lives Matter, la campaña que surge de la ola de violencia policial contra niños, hombres y mujeres negros desarmados. Esta campaña está cobrando impulso y parece la encarnación contemporánea del trabajo antirracista urgente.

"Todas las vidas importan" es una réplica trillada de "las vidas de los negros importan" y minimiza la fea realidad del racismo. Es una falsa equivalencia clásica e infantil. Por supuesto, "todas las vidas importan". Pero las vidas de los blancos nunca "han importado". Es como citar su propio ataque reciente de gripe en respuesta a una amiga que le confía su diagnóstico de cáncer terminal. "¡Bueno, yo también estoy enferma!"

La declaración de Fiorina, "todos los problemas son problemas de mujeres", fue hecha para distanciarse del feminismo y las feministas. Según un 12 de agosto New York Times "Como mujer, me siento insultada cuando escucho a alguien hablar sobre 'asuntos de mujeres'", agregó Fiorina. ¿Insultada?

Como con "todas las vidas importan", "todas las cuestiones son cuestiones de mujeres" disminuye la realidad del sexismo. Por supuesto, "todos los problemas son problemas de mujeres". Pero problemas particulares afectan de manera desproporcionada y persistente a las mujeres. La subsunción de estos problemas en una categoría amplia crea una falsa equivalencia similar. Torturar mi propia analogía, esto equivale a afirmar que el cáncer es solo una de las muchas aflicciones - "Vaya, todos nos enfermamos a veces" - y que los esfuerzos especiales para tratar y curar el cáncer son de alguna manera inapropiados y ofensivos. Tal vez Fiorina también se sienta "insultada al escuchar a alguien hablar sobre" la investigación del cáncer, ya que evidentemente no la tiene.

Recuerdo una vieja comedia interpretada por Martin Mull. Cantó blues, letras que gemían y gemían con las angustiosas cargas de los suburbios de clase media: un martini demasiado caliente con briquetas de carbón que no se encendían en la parrilla, dientes de león que ensuciaban el inmaculado pasto azul de Kentucky. ¡Ay de mí!

En el cálido resplandor de la mítica meritocracia de Estados Unidos, siempre es irritante escuchar a quienes tienen privilegios descartar las preocupaciones de los demás: hombres con títulos que afirman que el feminismo es solo un grupo de mujeres poco atractivas que se quejan de sus vidas infelices o gente blanca que piensa que es antirracista el trabajo lo hacen negros resentidos que deberían trabajar más duro o los ricos que piensan que los pobres son "tomadores" perezosos.

Muchos de los que disfrutan del dinero y los privilegios utilizan el término "lucha de clases" para descartar cualquier observación de que el campo de juego en Estados Unidos en realidad no es plano. Para las mujeres, las personas de color, los homosexuales y otros, navegar por la "meritocracia" de Estados Unidos es como jugar fútbol cuesta arriba en una pendiente del 5% con un viento en contra de 30 mph. Pero si lo señalan, se caracteriza por ser síntoma de un resentimiento injustificado.

Los rechazos radicales del racismo, el sexismo, el heterosexismo, la pobreza y la injusticia de todo tipo son los pilares centrales de la plataforma republicana. Esto no es nada nuevo. Pero los despidos son exasperantes cuando provienen de miembros de grupos que han sufrido las hondas y flechas de la injusticia social y económica. Carly Fiorina debería avergonzarse de traicionar los intereses de las mujeres. El candidato republicano Ben Carson, que piensa que la respuesta al racismo es que todos jueguen bien juntos, también debería avergonzarse. Es el Clarence Thomas de la política presidencial.

Personas como Fiorina y Carson son extrañamente paralelas al fenómeno de George W. Bush. Fue descrito como "nacido en tercera base y pensó que había bateado un triple".

Fiorina nació en segunda y se dirigió a la tercera base, dejando los caminos de la base llenos de aquellos que pisó o sobrepasó en su viaje hacia el privilegio. Carson comenzó modestamente y logró admirablemente. Simplemente estoy desconcertado por su falta de empatía.

Me han atacado por criticar la noción de excepcionalismo estadounidense, pero no es veraz ni digno proclamarnos arrogantemente "por encima" de todos los demás. Esa no es una receta para la armonía internacional. Pero sí creo que los principios y estructuras establecidos en nuestra fundación son brillantes, proféticos y perdurables. Gracias a esa brillantez, Estados Unidos puede servir como faro y ejemplo.

Si nuestro noble experimento en democracia representativa ha de prosperar y prosperar, será porque tenemos la confianza suficiente para el autoexamen, la modestia y la humildad. Empapar a los niños en el patriotismo acrítico y la autocomplacencia no es educación. Es propaganda y ningún educador decente debería caer en ella.


Abordando la historia con Steve Nelson

Antes de que el estado de Dakota del Norte pudiera reclamar a Carson Wentz como uno de los suyos e incluso antes que Joe Mays, Lamar Gordon y Phil Hansen, un ex Bison representaba el talento que Fargo podía producir en la NFL. Steve Nelson jugó para NDSU a principios de la década de 1970 y, a finales de la década de 1980, era uno de los mejores apoyadores de los Patriots que jamás haya jugado el juego. Su placa está en el Salón de la Fama de Bison and Patriot y su No. 57 está retirado junto con los otros grandes Patriot. Ahora que vive en Massachusetts, Nelson se pone al día con nosotros para hablar sobre su tiempo en NDSU, en la NFL, lo que piensa de Wentz y trata de explicar qué hay en el agua en NDSU que está creando una avalancha de talento en la NFL.

La conversación

Bison Illustrated - Cuando llegaste a NDSU, habían ganado tres campeonatos nacionales en cinco años. ¿Cómo era la cultura de un niño como tú?

Steve Nelson - Mi primer año, mi primer año en el estado de Dakota del Norte, estaban invictos y eran un gran equipo. Practiqué contra el equipo universitario. Yo era uno de los chicos del equipo de práctica. A pesar de que yo era un extraño, por así decirlo, siendo un estudiante de primer año y no jugando, podía decir cuán importante era el fútbol para los jugadores y lo importante que era para la universidad y el área. Realmente reforzó por qué quería ir al estado de Dakota del Norte porque esas cosas eran importantes. El fútbol era importante.

Tengo la oportunidad de seguirlos ahora. No podría estar más orgulloso del reciente éxito que han tenido. Es una gran cosa, pero no sucede simplemente. Se necesita mucho trabajo. Creo que es una tradición con la que entró mi clase. Se esperaba que ganáramos. Siempre se espera que ganemos. Ese es el mejor tipo de sentimiento que debe tener un equipo. Deberías ganar todos los partidos y en el estado de Dakota del Norte tienes la oportunidad de hacerlo.

Pasaste a tener una larga carrera en la NFL. ¿Cómo te preparó NDSU para convertirte en un jugador de fútbol profesional?

Fue un gran salto. Sin embargo, tuve un par de pruebas. Jugué en el juego All-American. Mi equipo era Lynn Swann y Mike Webster, y muchos muchachos que eran selecciones de primera ronda del draft, así que pude compararme con ellos incluso antes de ir a un campamento de la NFL.

Lo único de lo que me di cuenta fue de cómo era el entrenamiento que tenía, no solo en la escuela secundaria, sino en la universidad, y cuán técnica era, probablemente era más avanzado que los chicos de Nebraska o de cualquier otro lugar. Ese fue un verdadero tributo al entrenamiento en el estado de Dakota del Norte. Se remonta a cuando haces las cosas bien, cada parte del equipo es excepcional y el entrenamiento fue simplemente excepcional. Cuando entré allí (NFL), sabía cómo jugar y sabía cómo cubrir a los jugadores y cómo enfrentar los bloqueos, tacleadas y todo lo demás, así como a cualquiera, así que eso me dio algo de confianza al entrar en mi temporada de novato.

Ese año resultó ser un año de huelga (1974), así que tuve la oportunidad de jugar de inmediato porque los veteranos no estaban en el campamento. Eso me dio más confianza. El fútbol es un juego de mucha confianza. Debes tener la confianza de que puedes hacer el trabajo y creo que con toda esa oportunidad de jugar, realmente me dio la confianza de que pertenecía, a pesar de que venía de una escuela de la División II.

Realmente no considero al estado de Dakota del Norte como una escuela de la División II en ese momento o ahora, ahora es 1-AA (FCS), pero es un gran programa y resulta ser en una conferencia que no es un nivel de la División I . Estaba listo para irme y tuve la oportunidad y era un equipo, que recién estaba comenzando. El entrenador (Chuck) Fairbanks vino de Oklahoma y fue un gran entrenador y el entrenador (Ron) Erhardt, que era mi entrenador universitario, era el entrenador de corredores, así que tenía a alguien que conocía y que me ayudó. Podría tener a alguien con quien hablar. El fútbol es fútbol, ​​solo sales y compites y prepárate para practicar todos los días, conviértelo en la mejor práctica de tu vida. Si tienes ese tipo de actitud, vas a mejorar.

¿Hay similitudes con la relación entre la base de fans y el equipo de Nueva Inglaterra y NDSU?

Absolutamente. Creo que eso es algo que tiene todo programa exitoso. Lo mejor del fútbol americano es que el equipo siempre es más grande que el individuo y creo que cuando tienes la oportunidad de jugar en el estado de Dakota del Norte, la ciudad te apoya mucho y juegas para algo más que tú o tus compañeros de equipo. Juegas para el estado, la ciudad, la universidad, juegas para tus compañeros, tus entrenadores y has invertido más. Quieres hacerlo mejor.

Creo que cuanta más inversión tengas, más puedes perder, pero más puedes ganar y depende del talento del equipo decidir si vas a ganar o perder. En el equipo con el que jugué en mi último año, teníamos grandes jugadores. Pat Simmers fue un gran jugador. Probablemente el mejor jugador en defensa fue Jerry Dahl. Fue reclutado al año siguiente. Chicos como Greg Bentson, Sanford Qvale, Lee Gunlikson, sigo pensando que Lee, Stanford y Pat serán amigos de por vida gracias al fútbol en el estado de Dakota del Norte.

Sabes, te digo una cosa, los Patriots se parecen mucho a los Bison. Los Patriots solo lo han hecho en los últimos 12 años, pero la combinación de entrenadores y grandes jugadores y ellos van al campo y ganan de muchas maneras diferentes.Pueden ganar en defensa, ganan en equipos especiales. Obviamente, tienen el mejor mariscal de campo que jamás haya jugado, pero salen y se supone que deben ganar todos los partidos. Y si no ganan todos los partidos, algo va mal.

Sabes que eras el Bisonte más alto que jamás se haya reclutado hasta que llegó alguien llamado Carson Wentz.

Era. Carson me sacó del agua (risas). Ahora solo hay un lugar en el que Carson puede ser derrotado. Tuvo una gran carrera, gran jugador. Es un gran embajador de la universidad. Es un niño inteligente, agradable y humilde y es simplemente increíble. Tendrá éxito. No va a ser fácil y el pueblo en el que juega exige que ganes, pero le irá bien porque tiene mucho talento y realmente, aunque nunca lo he conocido, parece un muy completo. niño y sabe lo que es importante y le irá bien.

Va a tener mucho en su plato en términos de expectativas. ¿Cómo manejaste eso yendo al nivel profesional?

Sigues representando a la universidad, a pesar de que juegas fútbol profesional y lo que haces dentro y fuera del campo es un reflejo de la universidad. Creo que se puede obtener buena publicidad o mala publicidad, y miras las escuelas que han tenido muchos chicos que tenían problemas de carácter, muchos de ellos asistieron al mismo programa y la gente ve ese programa de manera diferente.

El estado de Dakota del Norte es un programa que no tenía muchos jugadores en la liga, así que yo era uno de los pocos y luego Phil Hansen jugó y conseguimos otros muchachos. Absolutamente, juegas y creo que tu programa está bien, no solo lo que haces en el campo, sino cómo te relacionas con la comunidad, cómo te ofreces como voluntario con las cosas en la comunidad y estoy seguro, Carson, solo estoy leyendo sobre él. Conozco a algunas personas que lo rodean y dicen que será un gran embajador de los Eagles y del estado de Dakota del Norte.

¿Cómo te sientes cuando ves a estos ex Bison sobresalir a nivel profesional?

Me da derecho a alardear. Es gracioso, uno de mis mejores amigos jugando, y todavía lo veo todos los años, es John Hannah. John fue a la Universidad de Alabama y era el mejor liniero ofensivo que había visto en mi vida. Es tan Bear Bryant y la Universidad de Alabama y con razón. Tienen una tradición e historia increíbles y él siempre dice: "Tú y yo entendemos las cosas más que todos estos otros jugadores por el lugar de donde venimos". El estado de Dakota del Norte casi exige que ganes, como lo hace Alabama. Nuevamente, no es el tamaño del programa. Es el compromiso y el tamaño del carácter de los jugadores y entrenadores de la división en la que juegas. Me jacto de ello. (Billy) Turner es un base titular de los Dolphins y es asombroso. El córner que jugó para Denver (Tyrone Braxton), tuvo una gran racha. Phil Hansen fue obviamente un jugador importante para los Buffalo Bills. Me jacto de ello. Hay muchos jugadores de fútbol realmente geniales que van a ese programa. Como dije antes, Jerry Dahl fue el mejor jugador defensivo que vi en la universidad. Por alguna razón, fue reclutado por San Diego y decidió no jugar, pero era un poco mayor y todo eso, pero era imbloqueable.

¿Sigues todavía al Bison en Massachusetts?

Lo hago a través de Pat Simmers. Una vez más, Pat Simmers es uno de mis amigos y lo sigo y hablamos cada dos meses. Hablamos de cosas y, obviamente, él ha estado en el estado de Dakota del Norte y el programa de fútbol y cómo lo están haciendo a nivel nacional o cómo están reclutando o lo que sea. En este momento, gracias a la tecnología, la gente conoce el estado de Dakota del Norte. Además del éxito que han tenido contra equipos Big 12, equipos Big 10, la gente conoce el estado de Dakota del Norte y no quiere jugar contra ellos.

Creo que incluso el aficionado casual a la universidad tiene una idea del programa que tiene el estado de Dakota del Norte. Tienes que ser algo especial cuando ganas cinco veces seguidas. Eso es una locura. Es un homenaje a los jugadores. Entrené fútbol americano universitario y es como ese viejo refrán: un caballo nunca cruza la línea de meta con un jinete. Un jugador de fútbol nunca está encima de un entrenador. Los entrenadores siempre están encima de los jugadores. Los jugadores son la base de todo lo que tienes que es especial y creo que con todo el éxito que tiene el estado de Dakota del Norte, alimenta el fuego.

La gente quiere ir a programas ganadores. La gente quiere jugar campeonatos, para eso se juega al fútbol: jugar en un campeonato. Era mi duodécimo año en la Liga cuando finalmente fui al Super Bowl (1985) y cuando jugué, me di cuenta de cuánto me había perdido al no jugar en un partido que iba a decidir quién era el mejor equipo de fútbol de la el planeta. Fue tan genial. Me alegro de haber tenido la experiencia porque sé lo que se siente al salir al campo y si ganaste el juego, eres absolutamente el mejor. No ganamos, pero tuve esa experiencia y creo que si vas al estado de Dakota del Norte, vas a ganar campeonatos.

¿Cómo te mantienes ocupado en Massachusetts?

En este momento, trabajo para una empresa llamada Lighthouse Computer Services y somos socios comerciales de IBM. Somos una empresa de 100 personas. Somos una empresa combinada de Microsoft, análisis empresarial y una empresa de servicios, hardware, software y software intermedio de IBM.

Cual es tu rol?

Soy un desarrollador de negocios y relaciones públicas. Es un gran trabajo y una gran compañía. Se me pide que haga cosas a través de los Patriots, por lo que es un buen conducto para conocer gente que está involucrada en diferentes negocios.

¿Cuándo fue la última vez que regresó a Fargo para ver el Bisonte?

Fui allí hace unos tres años, tocaron en el norte de Iowa. Fue un juego realmente bueno. Tuvimos una pequeña reunión de nuestro equipo de 1973. Creo que fue en 2013. El 40 aniversario. ¿Me vas a traer de vuelta allí? ¿Es por eso que me preguntas? (Risas) Me encantaría volver. Pat necesita estar en el Salón de la Fama. La próxima vez que vuelva al estado de Dakota del Norte es cuando Pat ingrese al Salón de la Fama. Es un largo camino. Hace tres años, fue genial. Subí allí, Greg Bentson, que acaba de fallecer, me senté con Greg en el juego. Volvieron muchos buenos recuerdos. Me encantó. Son todas las cosas buenas del fútbol, ​​¿sabes? Son las amistades, las relaciones, el apoyo, la victoria, la derrota, el llanto, la risa, todas esas cosas.


Sostenibilidad del medio ambiente

Las responsabilidades ambientales son una parte integral de la actividad comercial diaria de Nelson & rsquos. Todos los empleados son responsables de contribuir a un entorno de trabajo seguro, de fomentar actitudes laborales seguras y de operar de manera ambientalmente responsable.

Nelson proporciona un entorno de trabajo seguro y saludable y no compromete la salud y seguridad de ninguna persona. Nuestro objetivo es no tener accidentes y mitigar los impactos en el medio ambiente trabajando con nuestros grupos de interés, pares y otros para promover prácticas ambientales responsables y la mejora continua. Estamos comprometidos a minimizar nuestra huella ambiental ofreciendo soluciones educativas innovadoras y llevando a cabo el día a día de las actividades comerciales de una manera ambientalmente responsable. Nelson recicla el 100% de su consumo interno de papel y participa activamente en la alineación de sus actividades de compra de papel para productos de consumo con los estándares de certificación ambiental. Tanto el contenido posconsumo como las prácticas de fabricación en origen de las fábricas de papel se consideran en todas nuestras decisiones de compra de papel. También estamos indicando a nuestros proveedores de impresión que utilicen papel certificado FSC (Forest Stewardship Council). La etiqueta FSC identifica productos que provienen de una fuente sustentable, ambientalmente consciente y socialmente responsable.

Para obtener más información sobre el programa de certificación FSC, visite https://www.fsccanada.org/

Hanna Paper Fibers Ltd. es una empresa líder en la industria del reciclaje de papel en Canadá y Estados Unidos. Por tercer año consecutivo, Nelson ha sido galardonado con un Certificado de Logro por nuestro papel en la preservación de nuestro planeta y los recursos que disminuyen.

Reciclamos todos nuestros residuos de papel, botellas, latas y cartuchos de tóner. De hecho, a partir de junio de 2014, la oficina central de Nelson & rsquos detuvo la venta de agua en botellas de plástico desechables en un esfuerzo por reducir este tipo de desperdicio. ¡Esto nos ha salvado de llenar aproximadamente 5 camiones de basura al año! Además, en un año, Nelson recicló suficiente papel para salvar 19,266 árboles y ha impreso 45 títulos en papel reciclado. ¡Eso es 660,392 libras de material reciclado, o aproximadamente el mismo peso que 44 elefantes! La energía ahorrada durante el proceso de fabricación es suficiente para alimentar 7 hogares durante un año. También usamos 355,697 galones menos de agua y producimos 108,504 libras menos de dióxido de carbono.


Steve Nelson - Historia

Nelson Stevens nació en 1938 en Bed-Sty, Brooklyn, Nueva York. Uno de sus primeros recuerdos de la infancia fue el de dibujar con tiza en la acera frente a su casa. “Después de completar nuestros dibujos, subíamos al techo para mirarlo, esos fueron mis primeros murales”, señaló Stevens. En cuarto grado, Nelson ganó un lugar en las clases de arte de los sábados para niños del Museo de Arte Moderno. Se inspiró en el Guernica de Picasso, que estaba en exhibición en ese momento.

En 1956, después de ingresar a la escena de los clubes nocturnos de jazz en Utica, Stevens comenzó a pintar murales en las paredes de los clubes nocturnos diciendo: "Esos eran los clubes nocturnos en Utica donde podía comer gratis". Con el apoyo de la comunidad artística, los estudios universitarios de Stevens y la posibilidad de graduarse oportunamente se volvieron manejables mientras coexistían con su expresión artística.

Después de mudarse a Cleveland, Ohio, años más tarde, Stevens se convirtió en maestro de escuela secundaria y en 1963 Stevens regresó a sus raíces en Utica pintando las próximas atracciones del Jazz Temple Club en un camión UPS reacondicionado. Durante su estadía en Cleveland, Nelson impartió clases en Karamu House, el teatro afroamericano más antiguo de los Estados Unidos, donde se representaron muchas de las obras de Langston Hughes en su infancia. “Durante tres años”, dijo Stevens, “fui una esponja. Ocho artistas que conocí en un estudio de arte cooperativo dirigido por Joe Moody me enseñaron todo lo que me había perdido en mis estudios de pregrado. Me enseñaron todo lo que sabían ".

Pronto, la Junta de Educación de Cleveland colocó a Stevens en el Museo de Arte de Cleveland para que pudiera ampliar su conocimiento de la historia del arte y la documentación del arte. Guiado por el director Sherman Lee, Nelson cita la sabiduría de Sherman Lee y Hal Workman como lo que le dio el gusto crítico de la teoría junto con la técnica de la era moderna. Nelson luego se inscribió en la escuela de posgrado en la Universidad Estatal de Kent para obtener su Maestría en Bellas Artes en pintura, grabado e historia del arte.

A principios de 1969, el profesor Stevens condujo desde Kent State en Ohio a Boston, Massachusetts para encontrar un trabajo en la Conferencia de la Asociación de Arte de la Universidad. Después de conocer a Jeff Donaldson, Nelson fue informado de que necesitaba mudarse a Chicago: "la zona cero del movimiento artístico". El mismo día, a Stevens se le ofreció y aceptó un puesto en la Universidad del Norte de Illinois a una hora en las afueras de Chicago, luego el profesor Stevens se unió a AfriCOBRA (Comunidad Africana de Malos Artistas Relevantes), un colectivo artístico con sede en Chicago. Dijo Stevens: "Inmediatamente después de unirme a AfriCOBRA, me di cuenta de que estaba ayudando a mi experiencia académica porque la idea de criticar se convirtió en mejorar nuestras piezas sin hacer referencia a nosotros mismos o nuestras personalidades". Su membresía en AfriCOBRA le dio a Stevens la idea de crear un curso de estudio en su enseñanza que estuviera alineado con el trabajo de cada estudiante en particular.

En el verano de 1972, Stevens firmó su contrato de trabajo con la Universidad de Massachusetts en Amherst, Massachusetts, lo que convirtió al Departamento de Estudios Afroamericanos en una potencia y un líder en estudios afroamericanos en universidades de todo el país.
Desde 1969 y hasta su jubilación en 2003, Stevens enseñó dos teorías centrales del pensamiento: una de la historia, que tenía sus raíces en el arte afroamericano del hemisferio occidental y otra de la técnica, que se enfocaba en el dibujo de figuras.

En 1973, el profesor Stevens hizo un trato con un estudiante para impartir una clase que ayudaría a los estudiantes a crear una revista vibrante con energía política. Stevens estuvo de acuerdo con la condición de que haría una serie de entrevistas con la revista DRUM renovada. Ese mismo año, Stevens formó un programa de creación de murales en Springfield, Massachusetts con estudiantes de arte de la universidad de Amherst. En el transcurso de cuatro años, los estudiantes bajo el programa de Nelson crearon y completaron treinta y seis murales interiores y exteriores en el área. Dijo el profesor, “El objetivo del programa era hacer de la comunidad negra una galería al aire libre para que cada mural fuera tratado con el cuidado de una vidriera”. Stevens acababa de ser presentado a la realización de murales físicos profesionales por Dana Chandler el verano anterior, que posteriormente dio a luz su mural Work to Unify the African People. Durante este proceso, Stevens fue reconocido en el concurso de la publicación Centennial Visions para celebrar el centenario del Instituto Tuskegee.

En 1993, Stevens inició el proyecto Arte al servicio del Señor, una exitosa serie de calendarios que se encargaron a artistas afroamericanos con el fin de crear obras para un Calendario de Bellas Artes Cristiano Negro. Durante cuatro años consecutivos, el proyecto distribuyó alrededor de 15.000 copias de cada calendario completo. “Sigue siendo uno de mis esfuerzos y producciones de los que me enorgullece”, afirmó Stevens.

Después de retirarse de la Universidad de Massachusetts, Amherst en 2003, el profesor Stevens se trasladó a Owings Mills, Maryland. Sus primeras y más recientes obras han sido recopiladas por el Smithsonian, la Universidad Estatal de Kent, la Universidad Fisk, Karamu House en Cleveland, el Instituto de Arte de Chicago y el Museo de Brooklyn. Además de su membresía AfriCOBRA, pertenecía a la Asociación de Arte Universitario y a la Conferencia Nacional de Artistas.

Stevens ha modelado sus obras en torno a su familia y las personas y comunidades que han contribuido tanto a sus logros personales como al éxito de sus estudiantes.


Steve Nelson (fútbol americano)

Steven Lee Nelson (nacido el 26 de abril de 1951 en Farmington, Minnesota) es un ex apoyador profesional de fútbol americano que jugó para los New England Patriots de 1974 a 1987.

Nelson fue un atleta de tres deportes en Anoka High School y ganó letras en fútbol, ​​baloncesto y béisbol. En su último año, Nelson fue seleccionado como capitán, MVP del equipo y para el equipo de fútbol de todo el estado. Nelson luego fue a la universidad en la Universidad Estatal de Dakota del Norte y se graduó de NDSU en 1974 después de ser nombrado capitán del equipo en dos ocasiones All-American y MVP en el fútbol. & # 911 & # 93

Fue seleccionado por los Patriots en la segunda ronda del Draft de la NFL de 1974 y se perdió solo tres juegos durante su carrera de 14 años en la NFL, en la que fue nombrado MVP del equipo dos veces. Fue seleccionado para el Pro Bowl tres veces en 1980, 1984 y 1985 y su camiseta # 57 fue retirada por los Patriots. Se le atribuye haber ayudado a los Patriots a alcanzar el Super Bowl XX frente a los Chicago Bears.

Después de su retiro futbolístico, Nelson fue director deportivo y entrenador en jefe en Curry College desde 1998-2006 (entrenador de fútbol americano hasta la temporada 2005). Actualmente trabaja como ejecutivo de desarrollo comercial para Lighthouse Computer Services, Inc., una empresa de tecnología con sede en Lincoln, RI. En septiembre de 2011, Nelson fue nombrado miembro de la clase inaugural del Salón de la Fama de Anoka High School. & # 912 & # 93 & # 913 & # 93

Nelson y su esposa Angela residen en Middleboro, MA y es padre de cinco hijas Cameron, Casey, Caitlin, Kelli y Grace.


Afro-abstracción: el Dr. Steven Nelson da una conferencia sobre la historia del arte del abstraccionismo negro

El jueves 6 de febrero, el Dr. Steven Nelson, profesor de arte africano y afroamericano en la Universidad de California, Los Ángeles, participó en la distinguida serie de conferencias del departamento de arte e historia del arte. La discusión comenzó con una introducción a cargo de la directora del departamento y profesora asociada de historia del arte, Sibel Zandi-Sayek. Zandi-Sayek le dio a Nelson una extensa introducción, destacando varios de sus honores y premios académicos, así como su experiencia y participación en el mundo del arte.

“Es un honor para nosotros presentar al distinguido orador Dr. Steven Nelson, director del Centro de Estudios Africanos y profesor de historia del arte afroamericano”, dijo Zandi-Sayek. "Dr. Nelson es actualmente profesor de Andrew Mellon en el Centro de Estudios Avanzados de Artes Visuales de la Galería Nacional de Arte en Washington, D.C. ”

La charla de Nelson marcó el noveno aniversario del distinguido ciclo de conferencias de arte. Desde el Proyecto Lemon hasta la renovación más reciente del Museo de Arte Muscarelle, la serie de conferencias se lleva a cabo en conjunto con la financiación de un donante anónimo fallecido. Anteriormente, ha acogido a destacados académicos y artistas que han compartido sus conocimientos y experiencia en sus campos de estudio. El College of William and Mary ha tomado la iniciativa de centrarse en su historia profundamente arraigada en las artes afroamericanas.

El Dr. Nelson se formó por primera vez en la Universidad de Yale en arte de estudio y recibió su maestría y doctorado. en historia del arte en la Universidad de Harvard. Nelson también es autor del libro galardonado "De Camerún a París: Arquitectura Mousgoum dentro y fuera de África". La conferencia de Nelson se tituló "Mark Bradford: Abstracción falsa".

Mark Bradford es un artista afroamericano contemporáneo que vive en Los Ángeles, California. Es más famoso por sus pinturas en forma de cuadrícula, que a menudo expresan sentimientos de lucha por la integridad dentro del contexto del mundo de la abstracción falsa. La charla se dio en parte a su proyecto más reciente, un libro titulado "Ajustes estructurales: cartografía, geografía y las culturas visuales de la negritud".

Después de agradecer a Zandi-Sayek por su cálida presentación, así como por el programa por recibirlo, Nelson comenzó su conversación con una discusión sobre su próximo libro.

“'Structural Adjustments: Mapping, Geography, and the Visual Cultures of Blackness' honra el trabajo contemporáneo de artistas africanos y afroatlánticos como Mark Bradford, Maria Magdalena Campos-Pons, Houston Conwill y Julie Mehretu, todos los cuales emplean mapas y geografía para abordar preocupaciones clave en su trabajo ”, dijo Nelson.

Nelson pasó a discutir cómo todos los artistas discuten y muestran las nociones de sitio, lugar y afiliación dentro del arte y la historia del arte afroamericanos.

“Estos trabajos han creado un poder visual y una complejidad únicos que remodelan nuestra comprensión de la ascendencia africana, las nociones de diáspora y los espacios urbanos”, dijo Nelson. "Los mapas han ocupado un espacio contemporáneo en el arte moderno desde al menos principios de la década de 1960".

Algunas de las obras más conocidas del expresionismo abstracto son las de Jasper Johns. Se sabe que las obras de Johns causaron repercusiones que influyeron en el mundo del arte desde la década de 1950 hasta el presente. Johns centró sus ideas de trabajo en torno a lo que describió como "cosas que la mente ya sabe". Utilizó elementos realistas como letreros y banderas que, según él, representaban la ambigüedad de percepción.

“Los artistas afro-atlánticos utilizaron su trabajo para mostrar su nuevo amor por sus tierras”, dijo Nelson. "A veces, lo usaron para criticar las instituciones sin fundamento conocidas como cárceles estadounidenses".

La charla cubrió los usos de varios medios artísticos. Nelson discutió constantemente el uso de mapas en el arte y cómo definen el sentido de pertenencia de un artista en una comunidad y sus miembros. Mientras que algunos mapas rinden homenaje a sus hogares, otros han utilizado el medio como una forma de expresar un sentido de pertenencia consciente.

Nelson usó su conferencia como base para comenzar la discusión sobre la raza y la ideología conceptual de pertenencia a una comunidad. La charla provocó un frenesí de discusión inmediatamente después de su cierre. Entre los que estaban en la multitud se encontraba la estudiante de psicología Caroline Rhodes '21.

"Sin embargo, no estoy involucrado con el mundo del arte, mi amigo sí, y es por eso que vine a esta charla hoy", dijo Rhodes. “La charla realmente me abrió los ojos y cambió bastante mi perspectiva sobre el tema de la autoexpresión. La forma en que estos artistas expresan tantos sentimientos y emociones diferentes solo a través de mapas es realmente genial y definitivamente es algo a lo que prestaré más atención en el futuro ".

Como novena conferencia hasta ahora de la serie, la charla de Nelson continuó la misión del departamento de arte de atraer más artistas y académicos para resaltar algunas de las mayores injusticias y temas subyacentes en el mundo moderno utilizando nuevos medios y medios de expresión.


Mujer de Iowa despedida por ser atractiva mira hacia atrás y sigue adelante

En 2010, Michelle Nelson fue despedida porque el enamoramiento de su jefe amenazó su matrimonio.

Melissa Nelson: Demasiado calor para trabajar

2 de agosto de 2013 & # 151 - ¿Alguna vez pensaste que podrías ser demasiado guapo por tu propio bien?

Melissa Nelson, de 33 años, tampoco lo hizo. Luego fue despedida de su trabajo en Fort Dodge, Iowa, como asistente dental, después de 10 años, simplemente porque su jefe la encontró irresistiblemente atractiva y una amenaza para su matrimonio.

"Todo lo que siempre quiso hacer fue ser asistente dental", dijo el esposo de Nelson, Steve Nelson, en una entrevista con la corresponsal de "20/20" Paula Faris. Los ex novios de la escuela secundaria tienen dos hijos pequeños.

"Quería trabajar para la oficina del Dr. Knight, por lo que siguió su trabajo allí, consiguió un trabajo allí y todo encajó", continuó Steve Nelson. "Le encantaba su trabajo".

Melissa Nelson trabajó codo con codo para el Dr. James Knight ocho horas al día durante una década.

"Fue un ambiente de trabajo divertido", dijo. Ella veía a Knight como una figura paterna y un mentor, y cuando Nelson tuvo a sus dos hijos, Knight visitó a su familia.

Cuando Knight cumplió 50 años, dijo Nelson, cambió. Empezó a hacer ejercicio.

"Se volvió más confiado y más extrovertido", dijo Nelson.

"Eso es lo único que se me ocurrió", dijo Nelson.

Su amistad, intercambiaban mensajes de texto durante las horas libres, pasó de cordial a espeluznante, dijo.

"Me preguntaba sobre mi vida personal. Me preguntaba con qué frecuencia tendría sexo".

Nelson dijo que una vez respondió de una manera que implicaba "no mucho", y Knight respondió, "eso es como tener un Lamborghini en el garaje y nunca conducirlo".

Él le advirtió, "si ves mis pantalones abultados, sabrás que tu ropa es demasiado reveladora".

El atuendo de Nelson consistía en un traje médico estándar. En los días húmedos se quitaba la bata de laboratorio, debajo de la cual usaba una sencilla camiseta de cuello redondo.

Nelson dijo que ella no coqueteaba con Knight y que "en absoluto" se sentía atraída por él. Ella nunca lo convenció, insistió.

Nelson hizo caso omiso de los comentarios de su jefe durante seis meses, con la esperanza de que dejaran de hacerlo.

Lo hicieron, pero no de la manera que ella hubiera esperado o deseado.

La esposa de Knight descubrió que su esposo estaba enviando mensajes de texto con Nelson mientras los Caballeros estaban de vacaciones, y se aseguró de que terminara.

"Su esposa entró [a la oficina] con una carpeta morada, la dejó en su escritorio y salió sin decir nada", recordó Nelson.

Knight convocó una reunión con Nelson y luego trajo a un hombre.

"Más tarde descubrí que era su ministro de la iglesia", dijo Nelson.

Comenzó la reunión de tres personas y se abrió la carpeta morada. El dentista leyó una declaración y le dijo a Melissa que estaba despedida.

"El Dr. Knight dijo que no podía trabajar en la oficina porque él se sentía atraído por mí y no podía concentrarse en su familia y su vida familiar. Al instante rompí a llorar. Todo lo que recuerdo es estar sentado allí, y sin poder levantarme, diciéndole que amo mi trabajo ".

Steve Nelson corrió al consultorio del dentista.

"Dije, '¿Qué está pasando? ¿Hay algún error?'", Dijo Steve Nelson. “Él dijo: 'Tengo sentimientos por su esposa y eso está afectando a mi familia'. . Quiero que sepas, Steve, que tu esposa no ha hecho nada malo ".

"Me enojé mucho", continuó Steve Nelson. "¿Por qué esos pensamientos cruzarían por su mente? Esta es mi esposa. ¿Por qué está pensando en ella como un objeto?"

La noticia también enfureció a algunos en la ciudad reservada y unida de 25.000 habitantes.

Ruth y Jerry Hancock eran pacientes de Knight.

"Siempre disfruté de verla", dijo Jerry Hancock. "Ella era muy profesional, amigable. Nunca, nunca la había visto hacer algo inapropiado".

"Entonces, de repente, encontramos esta atracción como una razón para dejarla ir", agregó Ruth Hancock. "No creo que eso esté justificado".

Encontraron un nuevo dentista, dijeron.

Knight le dio a Nelson un mes de indemnización por sus 10 años de trabajo estelar, pero ella decidió contraatacar.

"Creo que más que nada, estaba herido", dijo Nelson.

En agosto de 2010, Nelson presentó una demanda por discriminación de género contra Knight, en busca de daños y perjuicios y pérdida de salario, en el Tribunal de Distrito de Iowa. El juez desestimó el caso antes del juicio.

Knight rechazó repetidas solicitudes de entrevista. En la corte no estuvo en desacuerdo con la caracterización de los hechos por Nelson. Su abogado le dijo a ABC News: ". Ella no fue despedida por su género, sino para preservar el mejor interés de su matrimonio".

Sin embargo, Paige Fiedler, abogada de Nelson, dijo: "Tuvimos admisión tras admisión tras admisión por parte del acusado mismo de que su sexo jugó un papel en su decisión".

En septiembre de 2012, la Corte Suprema de Iowa escuchó la apelación de Melissa. En diciembre, los siete jueces dictaminaron que aunque la indemnización de un mes fue "poco generosa", está bien despedir a un empleado "simplemente porque el jefe ve al empleado como una atracción irresistible". Sobre todo porque la esposa del jefe sintió que su matrimonio estaba amenazado.

"No creo que la ley esté fuera de lugar. Este tipo es un idiota, pero ser un idiota no es ilegal", dijo Ilya Shapiro, investigador principal de estudios constitucionales en el Instituto Cato.

"Puedes despedir a alguien por ser alto, por ser bajo, por animar al equipo equivocado ... todo tipo de cosas realmente estúpidas que no tienen ningún sentido comercial, pero que no son ilegales", dijo Shapiro.

A menos que forme parte de una "clase protegida", responde Fiedler.

"Su género, color, raza, nacionalidad, religión, discapacidad, edad, embarazo, todo eso es ilegal despedir a un empleado".

"La despidieron porque sintió que su relación estaba afectando su matrimonio", y eso no es una cuestión estrictamente de género, dijo Shapiro, y agregó que Nelson no se quejó de los comentarios personales y las preguntas que le envió Knight.

En el tribunal de la opinión pública, el fallo sorprendió y dolió.

Rekha Basu escribió una columna mordaz para el Des Moines Register, calificando la decisión de la Corte Suprema exclusivamente masculina de "vergonzosa".

"Creo que una justicia femenina trabajando a través de su propia experiencia y perspectiva de primera mano habría tenido una visión diferente", dijo Basu en una entrevista con Faris. "Las mujeres son juzgadas sobre la base de su apariencia, a pesar de que están en trabajos que no tienen nada que ver con la apariencia ... Un hombre nunca sería despedido por ser demasiado guapo".

Nelson presentó otra apelación y el mes pasado el tribunal acordó reconsiderar su fallo anterior, algo poco común.

A los mismos siete jueces se les ocurrió el mismo fallo, aclarando que puede ser despedido "... porque el cónyuge del jefe ve la relación entre el jefe y el empleado como una amenaza para su matrimonio".

Nelson, sin opciones legales, no ha buscado otro trabajo de tiempo completo como asistente dental.

"Creo que mi mayor temor es confiar en alguien. Tengo que trabajar tan cerca. No me gustaría volver a ser lastimado".

Ahora, el asistente dental que alguna vez ganó un buen salario con beneficios durante el día, se las arregla con las propinas sirviendo mesas en un bar de deportes local por la noche. Trabajar de noche significa que pasa mucho menos tiempo con sus hijos.

"Los doy dos noches a la semana. Eso es todo", dijo llorando.

Ella no ve a Knight por la ciudad, dijo Nelson.

"Veo a su abogado ... Viene y come en el restaurante en el que trabajo. Puedo levantar la cabeza e ir con ella, o puedo alejarme con el rabo entre las piernas. Y no voy a hacerlo. que eso suceda ".


Ver el vídeo: Steve Nelson Quartet - Live at Smalls - 5252021 (Diciembre 2021).