Podcasts de historia

Las leyes de Townshend derogadas 1770 - Historia

Las leyes de Townshend derogadas 1770 - Historia

El parlamento británico derogó los deberes de Townshend sobre todo menos el té. La presión de los comerciantes británicos fue parcialmente responsable del cambio. El gobierno británico, encabezado por el primer ministro Lord North, mantuvo los impuestos sobre el té para subrayar la supremacía del parlamento.

El boicot colonial de los productos británicos perjudicó a los comerciantes británicos en Londres y más allá. Comenzaron a solicitar al gobierno que revocara los derechos de aduana de Townshend. El 5 de marzo de 1770 comenzaron los debates en el parlamento inglés sobre la posibilidad de revocar o no los impuestos. El gobierno estaba dispuesto a eliminar los impuestos sobre todo menos el té. El té, argumentaron, no se cultivaba en Inglaterra y, por lo tanto, el arancel no perjudicaría a los comerciantes británicos. Además de ese hecho, se necesitaba el dinero. Más importante aún, el gobierno británico deseaba mantener el principio de que su parlamento tenía derecho a cobrar impuestos a las colonias.

Durante el curso del debate, la oposición presentó una resolución en la que pedía que también se suprimieran los aranceles sobre el té. Sin embargo, esa resolución fue rechazada por los representantes del gobierno en el parlamento por 204 votos contra 142. Como resultado, el 9 de abril, el parlamento británico votó para eliminar el impuesto sobre todo menos el té.

La decisión británica de eliminar el arancel sobre todo menos el té, fue demasiado escasa, demasiado tarde. Al reiterar su pretensión de poder cobrar impuestos a los colonos y al no rescindir otros aspectos de las leyes de Townshend, como la Autoridad de Aduanas independiente, en lugar de calmar las aguas coloniales, los británicos solo los enardecieron más.

.


Revolución americana: las leyes de Townshend

Las leyes de Townshend fueron cuatro leyes aprobadas por el parlamento británico en 1767 que imponen y hacen cumplir la recaudación de impuestos en las colonias americanas. Al no tener representación en el Parlamento, los colonos estadounidenses vieron los actos como un abuso de poder. Cuando los colonos se resistieron, Gran Bretaña envió tropas para recaudar los impuestos, lo que aumentó aún más las tensiones que llevaron a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Conclusiones clave: las leyes de Townshend

  • Las Townshend Acts eran cuatro leyes promulgadas por el Parlamento británico en 1767 que imponían y aplicaban la recaudación de impuestos en las colonias americanas.
  • Las leyes de Townshend consistían en la Ley de suspensión, la Ley de ingresos, la Ley de indemnización y la Ley de comisionados de aduanas.
  • Gran Bretaña promulgó las leyes de Townshend para ayudar a pagar sus deudas de la Guerra de los Siete Años y apuntalar a la fallida Compañía Británica de las Indias Orientales.
  • La oposición estadounidense a las leyes de Townshend conduciría a la Declaración de Independencia y la Revolución Americana.

Información relacionada

Descripción de las leyes de Townshend

El nombre de Charles Townshend, las leyes de Townshend gravaban ciertos bienes de consumo con el propósito de recaudar ingresos. Hizo cumplir las Leyes de Navegación, estableció los Comisionados de Aduanas estadounidenses con sede en Boston y nuevos tribunales de almirantazgo en Boston, Pensilvania, Charleston, además del existente en Halifax.

Townshend Acts en hechos y números

Hechos conocidos y desconocidos sobre las leyes de Townshend.

Crisis y resistencia de Townshend Acts

Resistencia política y económica que unificó a los residentes coloniales y definió a los líderes que lucharon por la independencia estadounidense.

Cronología de las leyes de Townshend

Eventos cronológicos que llevaron a las leyes de Townshend y su derogación parcial.

Preludio de la masacre de Boston

Una descripción del Museo en línea Crispus Attucks de los hechos que llevaron al enfrentamiento del 5 de marzo de 1770.

Volver a la página de inicio de la historia del Stamp Act

Video de Stamp Act de PBS

Publicidad

Cronología

1651 - Actos de navegación
1733 - Ley de melaza
1754-1763 - Guerra francesa e india
1754 - Congreso de Albany
1763 - Proclamación de 1763
1764 - Ley del azúcar
1764 - Ley de divisas
1765 - Ley de sellos
1765 - Congreso de la ley de acuartelamiento
1766 - Acta declaratoria
1767 - Ley de ingresos de Townshend
1770: Masacre de Boston
1773 - Ley del té
1773 - Fiesta del té de Boston
1774 - Actos intolerables o coercitivos
1774 - Primer Congreso Continental
1775-1783 - Guerra de Independencia


La historia importa: la prerrevolución de 1774

Si huele una revolución en el aire este verano, es posible que tenga razón. La historia nos muestra que los tiempos explosivos a menudo siguen un período latente de política divisiva y polarizante. Señalamos las batallas de abril de 1775 en Lexington y Concord, por ejemplo, como el comienzo de la Revolución Americana. Pero como bien saben los fanáticos de la historia local, fue cuatro meses antes, a mediados de diciembre de 1774, cuando cientos de ciudadanos sin ley de la costa irrumpieron en el fuerte del rey en New Castle, NH. Los saqueadores robaron 100 barriles de pólvora y armas en desafío directo al dominio británico. Hoy, esas personas se llaman patriotas.

En su libro más reciente, “1774: El largo año de la revolución”, la profesora de historia de Cornell, Mary Beth Norton, ralentiza el reloj para examinar qué provocó los disparos que se escuchan en todo el mundo en Lexington y Concord. Y Portsmouth ciertamente jugó su papel.

Los eventos de 1774, escribe Norton, "fueron fundamentales para el desarrollo del movimiento por la independencia". Fue en 1774, señala, cuando apareció por primera vez el término “lealista”. Estos eran ciudadanos promedio que apoyaban abiertamente al rey Jorge III de Inglaterra. "Su presencia implicaba la existencia del fenómeno opuesto", dice Norton, "personas que eran abiertamente desleales".

Temperaturas subiendo

Antes de 1774, la mayoría de los colonos estadounidenses eran leales a la Corona, pero muchos estaban muy descontentos con la forma en que los trataban las leyes que salían del Parlamento británico. Los ánimos aumentaron drásticamente con la Ley del Timbre de 1765. Fue entonces cuando, después de haber gastado una gran cantidad de "sangre y tesoros" ingleses protegiendo a los colonos durante las guerras francesa e india, el gobierno británico esperaba recuperar algunas de sus enormes deudas. El impuesto resultante sobre los documentos legales y las publicaciones impresas enfureció a muchos colonos.

En Portsmouth, una multitud de manifestantes colgó en una efigie al recaudador de impuestos de sellos colonial George Meserve en Haymarket Square. Meserve no estaba en la ciudad en ese momento y, sintiendo la indignación pública, renunció rápidamente a su lucrativa posición real como recaudador de impuestos de timbre. Los residentes de Portsmouth hicieron desfilar la comisión real de Meserve por la ciudad con la punta de una espada y la enviaron de regreso a Inglaterra.

El Parlamento derogó la Ley del Timbre en 1766. Ese mismo año, un grupo de insurgentes locales llamados los Hijos de la Libertad desplegó una pancarta en un poste en el área de Puddle Dock. Su nota decía "Libertad, propiedad y sin sello". Hoy, la placa tallada en el LIberty Pole en Prescott Park es un recordatorio de su acto de desobediencia civil.

A medida que mejoraba la calidad de vida en Estados Unidos, los colonos pagaban apenas el cinco por ciento de los impuestos aplicados a otros ciudadanos británicos que vivían en Inglaterra. Así que el Parlamento siguió en 1767 con una serie de nuevos impuestos coloniales conocidos como las leyes de Townshend. Las nuevas leyes imponían derechos sobre el vidrio, el plomo, el té, la porcelana, la pintura y el papel importados. Muchos colonos prominentes argumentaron que estos impuestos eran "inconstitucionales" porque los estadounidenses no tenían voz en el gobierno británico.

Algunos colonos acordaron boicotear los productos británicos mientras los Hijos de la Libertad hostigaban a los funcionarios de aduanas y a los dueños de las tiendas que continuaban vendiendo artículos británicos importados. El Parlamento reaccionó enviando 2.000 soldados británicos para restaurar el orden en Boston, una medida que enfureció aún más a los habitantes de Nueva Inglaterra.

En marzo de 1770, una multitud de unos 200 bostonianos comenzó a burlarse y arrojar bolas de nieve a siete soldados británicos durante lo que comenzó como una pequeña disputa privada. Superados en número y sintiéndose amenazados, los soldados dispararon contra la multitud. Cinco hombres murieron y, gracias a un grabado exagerado de Paul Revere, la "Masacre de Boston" alimentó aún más el resentimiento colonial contra el ejército británico.

Casi todas las leyes de Townshend fueron derogadas en 1770. Pero la ley del té de 1773 reforzó el deber sobre el té de la Compañía de las Indias Orientales y dejó a los yanquis amantes del té con un dilema. ¿Qué iban a hacer cuando tres barcos que transportaban cientos de cofres de té británico llegaron al puerto de Boston a mediados de diciembre de 1773? Los radicales Hijos de la Libertad, actuaron de inmediato. Crudamente disfrazados de "Mohawks", abordaron los barcos y arrojaron 92.000 libras de té de la Compañía de las Indias Orientales al agua.

El año 1774 amaneció sólo 16 días después del infame "Boston Tea Party". Pero contrariamente a lo que la mayoría de nosotros aprendimos en la escuela, muchos colonos desde New Hampshire hasta Georgia estaban horrorizados por lo que veían como "anarquía" y "gobierno de la mafia". Los rebeldes de Boston habían ido demasiado lejos con su “acto ofensivo” contra la madre patria. Incluso Benjamin Franklin lo llamó "un acto de violenta injusticia". Los estadounidenses de entonces, como ahora, no estaban unidos, sino profundamente divididos sobre qué hacer a continuación.

En su libro “1774”, la autora Mary Beth Norton rastrea la llegada de cargamentos adicionales de té de la Compañía de las Indias Orientales a otros puertos del Atlántico. Temerosos de las represalias británicas, Nueva York y Filadelfia enviaron los barcos de té de regreso a Inglaterra. El té de Carolina del Sur se pudrió en los muelles. Los habitantes de Carolina del Norte elaboraron un acto de no importación, mientras que las mujeres locales acordaron boicotear el uso de la "hierba nociva".

El Parlamento reaccionó de nuevo. En abril de 1774, el primer ministro Lord North anunció: “Los estadounidenses han alquilado y emplumado a sus súbditos, saqueado a sus comerciantes, quemado sus barcos, negado toda obediencia a sus leyes y autoridad, pero tan clemente y tan tolerante ha sido nuestra conducta que es nos corresponde ahora tomar un rumbo diferente. Cualesquiera que sean las consecuencias, debemos arriesgar algo si no lo hacemos, todo ha terminado ”.

Fue en mayo de 1774 antes de que se corriera la voz por las colonias de que el Parlamento planeaba castigar a los rebeldes del Tea Party cerrando el puerto de Boston. Los "Actos intolerables" (también llamados "Actos coercitivos") también dieron más poder a los gobernadores reales, revocaron el derecho de Massachusetts al autogobierno y permitieron a las tropas británicas "cuartear" en edificios desocupados en todas las colonias. Como solía ser el caso en el 1700, los colonos, muchos de ellos dueños de esclavos, compararon las regulaciones británicas con “el yugo de la servidumbre”, como si pagar impuestos equivaliera a la esclavitud.

Si bien la mayoría de los puertos de Nueva Inglaterra se unieron a una protesta contra el cierre de Boston, otras colonias se opusieron a un embargo total de todas las mercancías británicas que entraban y salían de los puertos estadounidenses. ¿Se estaban retirando los colonos del Imperio Británico por completo? Al cerrar Boston, preguntaron los leales, ¿no estaba el Parlamento simplemente haciendo lo necesario para sofocar la "desobediencia activa"? ¿Era la guerra inevitable?

Definitivamente, el cambio radical estaba en el aire en 1774. Ser abiertamente leal a la Corona era cada vez más arriesgado. A los leales les resultaba cada vez más difícil publicar sus opiniones. Los Hijos de la Libertad, a su vez, querían publicar los nombres de todas las personas que se negaban a dejar de importar y utilizar productos británicos. Incluso el historiador de New Hampshire, el reverendo Jeremy Belknap, que predicó durante años en Dover y Portsmouth, se negó a firmar el Acuerdo de No Consumo. Mientras tanto, Sons of Liberty, a quienes algunos consideraban poco más que pandillas de matones, estaban convirtiendo el brutal alquitrán y las plumas de los leales en una realidad aterradora y frecuente.

John Adams, un futuro padre fundador, viajó por la cancha de circuito de Maine en 1774 y observó la resistencia local al cambio revolucionario. Muchos Mainers vieron el Boston Tea Party como "travesura y maldad", escribió Adams, y tenían más miedo de la chusma sin ley que les molestaba un impuesto incidental sobre el té. Para Adams, sin embargo, el gobierno de la mafia llevado a cabo con un propósito público podría estar justificado, pero no por daños privados. Entonces, ¿cómo podríamos notar la diferencia?

Tiempos desquiciados

Gobernadores reales como John Wentworth de Portsmouth quedaron atrapados en el fuego cruzado. Aunque se lo consideraba un progresista, el apuesto y accesible gobernador de New Hampshire no pudo aplastar la insurrección en ascenso en su propio patio trasero. Cuando Wentworth advirtió a la Asamblea de ciudadanos local que desembolsara o se reuniera "bajo su riesgo", fue ignorado. Sus amenazas de arrestar a los "líderes de la resistencia" locales nunca sucedieron.

"Todo está desquiciado", registró un leal, "y se está confundiendo". Un ministro de Massachusetts advirtió a su congregación: "Este país parece estar en una situación muy alarmante y crítica". Tal vez, sugirió, Dios los estaba castigando por excederse en el lujo del té que hacía que los hombres, y especialmente las mujeres, se sentaran y participaran en una "conversación pecaminosa".

En medio de la confusión, los delegados de 12 de las 13 colonias británicas (menos Georgia) se reunieron en Carpenter's Hall en Filadelfia en septiembre y octubre de 1774. Los colonos esperaban nerviosos los resultados del Congreso Continental secreto que incluía a Nathaniel Folsom y John Sullivan de New Hampshire. . Los delegados discutieron si reembolsar a la Compañía de las Indias Orientales por el té derramado en Boston. Temían "un derramamiento de sangre por venir" y les preocupaba dónde conseguir armas y municiones para futuras batallas.

La reunión de Filadelfia agradó a algunos y enfureció a otros. Si bien impuso un embargo unificado sobre los productos británicos a partir del 1 de diciembre de 1774, no llegó a declarar un gobierno colonial separado en Estados Unidos. Mientras que muchos colonos favorecían alguna forma de resistencia ordenada a las leyes británicas, otros abogaban por la sumisión. Otros presionaron por la guerra.

De vuelta en Boston, el general de división Thomas Gage se estaba preparando para albergar a sus tropas británicas durante el invierno mientras imponían el castigador cierre del puerto. Gage estaba teniendo problemas para encontrar carpinteros de Massachusetts dispuestos a construir barracones para sus hombres. Así que importó carpinteros de Nueva York, una colonia poblada por muchos leales británicos. Gage también contrató carpinteros de la cercana ciudad de Portsmouth, New Hampshire para construir cuarteles militares en Boston. Fue una decisión que el gobernador Wentworth pronto lamentaría.

Un año después del Boston Tea Party, el 13 de diciembre de 1774, Paul Revere luchó contra el frío invierno para viajar a caballo a Portsmouth. Los británicos, informó incorrectamente al Comité de Seguridad de la ciudad, se dirigían rápidamente a la isla de New Castle para apoderarse de las armas y la pólvora almacenadas en el fuerte del rey. Cientos de ciudadanos se levantaron para asaltar el fuerte. Robaron y escondieron el poder y las armas. Sin embargo, muchos lugareños temían que la “mafia” ilegal hubiera ido demasiado lejos. Meses después, el gobernador John Wentworth y su familia fueron exiliados por los rebeldes de Portsmouth y finalmente la guerra por la independencia estadounidense estaba en marcha.


Boston resiste

La resistencia estadounidense llevó a los comisionados de aduanas a solicitar tropas británicas, y en septiembre de 1768 se apresuró a grandes fuerzas a Boston, donde fueron acuarteladas en la ciudad en contra de la Ley de Acuartelamiento. Boston estaba prácticamente bajo un régimen militar. Hubo fricciones entre la gente y los soldados. La gente de Massachusetts hizo un llamamiento a otras colonias mediante protestas y mediante la reedición en los periódicos locales de "The Journal of the Times", un relato cotidiano sobre el empeoramiento de las condiciones en Boston.

La mayoría de las tropas se retiraron en 1769, pero quedaron dos regimientos. Uno de ellos, el Veintinueve, estuvo involucrado en la Masacre de Boston, el 5 de marzo de 1770, en la que los soldados derribaron a manifestantes desarmados. Se retiraron todas las tropas. Con la derogación de todos los deberes, excepto el del té, en 1770, la controversia se calmó gradualmente, hasta que la controversia del té y el Boston Tea Party de 1773 la despertaron nuevamente.

La cuarta ley, aprobada el 2 de julio, derogó los aranceles interiores sobre el té en Inglaterra y permitió que se exportara a las colonias libre de todos los impuestos británicos.


AP U.S.HISTORY: el camino a la revolución, 1763-1775 (american pageant - capítulo 7)

Para hacer cumplir mejor las leyes de Townshend, Gran Bretaña envía dos regimientos de tropas a Boston en 1768. Los soldados británicos borrachos y profanos ponen de los nervios a los colonos y comienzan a formarse tensiones. Un choque entre los dos grupos en este punto es inevitable.

- en la noche del 5 de marzo de 1770, una multitud de sesenta habitantes provoca a diez casacas rojas
- un casaca roja es golpeado por un garrote y otro es derribado
- los casacas rojas reaccionan extremadamente y abren fuego y matan a 5 colonos y hieren a 6

- solo dos casacas rojas involucradas están acusados ​​de homicidio involuntario

Las leyes de Townshend inoportunas no producen suficientes ingresos para pagar los costosos costos militares. Además, los acuerdos de no importación estaban afectando a los fabricantes británicos.

Los estadounidenses están molestos por esto más que contentos por los bajos precios del té porque vieron esta medida británica como un intento lamentable de engañar a los estadounidenses para que se traguen el principio de los impuestos detestados.

Durante todas las protestas coloniales del té, un funcionario de Boston llamado Thomas Hutchinson se niega a ser derrotado. Ordena a los barcos de té que no despejen Boston hasta que descarguen su cargamento. También afirma que es necesario infringir las libertades inglesas si eso significa mantener el orden en las colonias. Los radicales de Boston no se tomaron estos actos a la ligera.

El 16 de diciembre de 1773, disfrazados de indios, un grupo de radicales de Boston abordan los barcos del té atracados, abren 242 cofres y arrojan el té al puerto de Boston.

reacciones.
- radicales - contentos con la demanda de libertad del pueblo
- conservadores - se quejaron de que la destrucción de la propiedad privada violaba las normas de la sociedad civil


La Ley de Ingresos de Townshend

El 29 de junio de 1767, el Parlamento británico aprobó una ley que comenzó de la siguiente manera:

“UNA LEY para otorgar ciertos aranceles en las colonias británicas y plantaciones en América por permitir una devolución de los aranceles aduaneros a la exportación desde este reino, de café y cacao de los productos de dichas colonias o plantaciones por descontinuar los reintegros pagaderos en loza de porcelana exportada a América y para prevenir más eficazmente el funcionamiento clandestino de mercancías en dichas colonias y plantaciones.

CONSIDERANDO que es conveniente que se recauden ingresos, en los dominios de Su Majestad en América, para hacer una provisión más segura y adecuada para sufragar el cargo de la administración de justicia y el apoyo del gobierno civil, en las provincias que se establezcan. consideró necesario y para sufragar aún más los gastos de defensa, protección y aseguramiento de dichos dominios ... "

El Parlamento impuso un impuesto al vidrio, la pintura, el aceite, el plomo, el papel y el té. Estos se aplicaron a las importaciones en las colonias de América del Norte. Charles Townshend, el Ministro de Hacienda, fue el cerebro detrás de este conjunto de impuestos como una forma de compensar la carga de la deuda provocada por la Guerra de los Siete Años, así como una fuente de pago para las tropas de la Corona ahora estacionadas en América del Norte. La idea es que los colonos estadounidenses tendrían dificultades para producir ellos mismos los artículos mencionados anteriormente. Aunque existe cierto desacuerdo sobre qué actos caen bajo el título de Townshend Acts, los siguientes cinco tienden a ser los más acordados. Se enumeran a continuación en el orden en que fueron aprobadas por el Parlamento británico.

La Ley de restricción de Nueva York, aprobada el 5 de junio de 1767, prohibió estrictamente a la Asamblea de Nueva York, incluido el gobernador de Nueva York, aprobar cualquier nueva legislación hasta cumplir con la Ley de acuartelamiento de 1765. Nueva York se resistió a esta ley, que dictaminaba que el colonia paga y proporciona alojamiento a las tropas británicas dentro de su frontera, como una extralimitación del Parlamento. Utilizando la línea de no tributación sin representación, esta ley nunca llegó a implementarse ya que la asamblea sí cumplió con los dictados dentro del plazo asignado.

El 26 de junio, el Parlamento aprobó la segunda ley, la Ley de Ingresos de 1767. Este decreto estableció un impuesto sobre el vidrio, el plomo, los colores de los pintores y el papel, además de dar a los funcionarios de aduanas una amplia libertad para hacer cumplir los impuestos y aplicar sanciones a los contrabandistas. Para hacerlo, los funcionarios de aduanas podrían utilizar una regla que ya esté en vigor, los "mandamientos de asistencia", que eran órdenes de registro generales para registrar la propiedad privada. Los autos cayeron en un área gris de la legalidad, ya que el derecho a asegurar la propiedad privada de uno en su propia propiedad ya había sido un derecho establecido de todos los ciudadanos británicos.

La Ley de indemnización aprobada tres días después redujo los impuestos sobre el té importado de la Compañía de las Indias Orientales. Este fue un énfasis importante detrás de las leyes de Townshend. La compañía, clasificada como una de las más grandes de Inglaterra, se enfrentaba a una calamidad debido a que el té de contrabando, que era más barato, lo socavaba. La ley aseguró que no habría más impuestos sobre el té y que se reduciría el costo excesivo del té de la Compañía de las Indias Orientales. Esto lo convirtió en una opción más barata que la variedad de contrabando que Townshend esperaba que inspirara a los colonos estadounidenses a comprar té de las Indias Orientales en su lugar.

Aprobada como legislación el mismo día que la Ley de Indemnización, la Ley de Comisionados de Aduanas creó una Junta de Aduanas de cinco personas con sede en Boston. El cumplimiento y la regulación del envío fueron los dos principios principales de la junta. Con el tiempo, otras ciudades portuarias también verían creadas juntas aduaneras. La colocación de estas juntas en ciudades de América del Norte en lugar de depender del mismo establecimiento en Inglaterra estaba programada para ayudar con la recaudación de impuestos, reducir el contrabando y una aplicación más rápida de las regulaciones de envío. A medida que la junta comenzó a llevar a cabo sus funciones, las fricciones obvias con comerciantes y colonos se hicieron más comunes, especialmente en Boston. Las tropas británicas, en el futuro, necesitarían estar estacionadas en la ciudad de Massachusetts.

La quinta de las leyes aprobadas fue la Ley del Tribunal del Vicealmirantazgo, aunque este pasaje no llegó hasta julio de 1768. En el ínterin, Townshend había fallecido inesperadamente el septiembre anterior y existe cierto debate sobre si incluir esta ley con las cuatro anteriores. bajo las leyes de Townshend. La razón por la que esta ley se excluye a veces en relación con las otras leyes fue el hecho de que la Ley del Tribunal del Vicealmirantazgo no fue aprobada por el Parlamento, sino por los Lores Comisionados del Tesoro de Su Majestad. El consenso de que debe incluirse el acto proviene de las estipulaciones que el acto anunció, que se encuentra en la misma categoría general de las cuatro mencionadas anteriormente.

La ley decretó que los contrabandistas serían juzgados por los tribunales de la Royal Navy y no por los tribunales coloniales. Boston, Filadelfia y Charleston, Carolina del Sur recibieron cada uno un tribunal de vicealmirantazgo y los jueces que presidieron los casos recibieron el 5% de las multas que se determinó que pagarían los contrabandistas condenados. Además, los jueces tenían toda la voz, ya que el vicealmirante no tenía juicio por jurados. Si el acusado no podía hacer el viaje a una de estas tres ciudades, que también tendrían que cubrir sus propias finanzas, entonces esa persona automáticamente era declarada culpable.

También hubo otro motivo detrás de la aprobación de estas leyes fiscales. Townshend creía que las leyes impulsarían un cambio en el gobierno colonial al proporcionar el dinero para pagar los salarios de los gobernadores y jueces reales. Al vincular su salario a este acto, Townshend creía que, como resultado, su lealtad sería más hacia el gobierno británico y la corona.

Sin embargo, al igual que los actos de sus predecesores y desafortunadamente repetidos por sus sucesores, Townshend juzgó mal la respuesta en las colonias de los nuevos decretos del Parlamento. Un mes después de que las leyes se convirtieran en ley, el 20 de noviembre de 1767, comenzaron a surgir protestas en las colonias británicas de América del Norte. Townshend no viviría para ver los efectos de su conjunto de deberes impuestos a los colonos británicos, habiendo muerto repentinamente el 4 de septiembre de 1767 de una fiebre en Londres.

La reunión en Boston en Faneuil Hall planteó preguntas clave que enmarcarían la protesta y las objeciones sobre las leyes Townshend. Para exacerbar aún más la tensión fue el despliegue de tropas británicas en Boston a principios de octubre. De Filadelfia llegó una colección de "Cartas de un granjero de Pensilvania", el seudónimo de John Dickinson. El inquilino básico de las cartas de Dickinson era la ilegalidad de los actos de recaudación de ingresos, que era un derecho decretado a los gobiernos coloniales, no al Parlamento británico. Además, abrazó la idea de que "la causa de uno es la causa de todos" en respuesta a la distinción de Nueva York en las Townshend Acts. Esto se utilizará como un grito de guerra por la unidad colonial, ya que Dickinson enviará una copia a James Otis, Jr., un destacado abogado de Boston y defensor acérrimo de los motivos patrióticos, con el siguiente sentimiento, "siempre que la Causa de la Libertad Estadounidense sea reivindicado, miro hacia la provincia de la bahía de Massachusetts ". Las protestas, las reacciones negativas y el descontento burbujeante se extenderán por la costa atlántica. Eventualmente, esto surgiría en la noche del 5 de marzo de 1770 en Boston en lo que se ha registrado desde entonces como la Masacre de Boston. Irónicamente, el mismo día en que sonaron los disparos en la ciudad de Boston, el Parlamento votó para derogar muchas de las leyes asociadas con las leyes de Townshend en general.

Incluso cuando algunas de las leyes de Townshend fueron derogadas por el Parlamento, el impuesto sobre el té se mantuvo y en una fría noche de diciembre de 1773, los colonos enmascararon sus identidades y subieron a bordo de un barco en el puerto de Boston para arrojar 342 cajas de té al agua. Conocido en la historia como el Boston Tea Party, este acto, en protesta, diseñaría otro conjunto de impuestos sobre Boston y Massachusetts conocidos en las colonias como los Actos Coercitivos, que desencadenaron una cadena de eventos que se escuchan en todo el mundo.


Las leyes de Townshend derogadas 1770 - Historia

Fecha de aprobación: 29 de junio de 1767 (Dickinson, 29)

Fecha derogada: 1770-todos los impuestos derogados excepto el impuesto sobre el té (Brinkley, 103)

Personas importantes involucradas: el canciller británico Charles Townshend y los colonos Samuel Adams y James Otis (Dickinson, 29-31)

Antecedentes: anteriormente, Gran Bretaña había aprobado la Ley del Timbre, una ley que gravaba cada documento impreso en periódicos colonos, panfletos, etc. (Brinkley, 102). Los colonos se habían enfurecido por esto, y así se desarrollaron revueltas y disturbios (Brinkley, 102). Luego, los británicos entusiasmaron a los colonos al derogar la Ley del Timbre, permitiéndoles tener la mentalidad de que si no les gusta lo que está haciendo Gran Bretaña, la respuesta que dará ciertos resultados es la rebelión. Sin embargo, la autoridad en Gran Bretaña pronto pasó a William Pitt, también conocido como Lord Chatham (Dickinson, 29). Debido a que Chatham fue superado por una enfermedad mental, el papel de liderazgo se transfirió al canciller Charles Townshend (Dickinson, 29). Con el ascenso de Townshend en el liderazgo también surgieron dos problemas que aumentarían la tensión entre Gran Bretaña y los colonos. Primero, Townshend no favoreció a los colonos y pensó que sus recientes arrebatos merecían un castigo. En segundo lugar, las tropas británicas en Norteamérica necesitaban dinero para establecerse allí, y Townshend vio esto como la mejor oportunidad tanto para recaudar dinero como para "humillar" a los colonos (Dickinson, 29).

Proposiciones y respuesta del colono: Con el fin de recaudar más dinero para Gran Bretaña, Townshend publicó varias leyes fiscales conocidas como Townshend Acts (Brinkley, 103). Específicamente, una de las leyes fiscales exigía un impuesto sobre todos los bienes importados, como plomo, papel, pintura, vidrio y té (Facts About Townshend Acts). En segundo lugar, Townshend reforzó las leyes de navegación, las leyes comerciales y el uso de órdenes de registro de manera más estricta sobre los colonos (Dickinson, 30). El uso de órdenes de registro permitió a los oficiales ingresar a los edificios y encontrar bienes de contrabando que los colonos pueden haber escondido (Dickinson, 30). En tercer lugar, Townshend declaró que el dinero que ganaban los colonos con los bienes importados no solo debía utilizarse para pagar la protección de Estados Unidos, sino también para reembolsar a los funcionarios, gobernadores y oficiales británicos (Dickinson, 30). Por lo tanto, el dinero recaudado por Gran Bretaña se utilizaría para pagar a los oficiales civiles colonos, en lugar de que las asambleas paguen a sus propios oficiales (Dickinson, 30). Townshend también formó una junta de cinco miembros llamada Commmissioners of the Customs for America para supervisar la recopilación de estas leyes (Brinkley, 103). Este comité estableció su sede en Boston y, como resultado, se eliminó gran parte del contrabando en Boston, lo que obligó a los comerciantes a utilizar otros puertos (Brinkley, 103). Por lo tanto, todos los comerciantes de la costa se vieron afectados, pero los comerciantes de Boston fueron los más afectados de todos. Aunque los comerciantes fueron los más afectados, la mayoría de los colonos se enfurecieron. Consideraron el uso de órdenes de registro como un abuso a su privacidad y los impuestos como ilegítimos ilegítimos sin representación de colonos en Gran Bretaña (Dickinson, 31). Además, creían que Gran Bretaña no debería poder pagar a sus funcionarios civiles porque eso daría como resultado la pérdida de control de las asambleas sobre sus gobernadores (Dickinson, 31). Boston pronto se hizo cargo de liderar las protestas (Brinkley, 103). Más específicamente, un abogado colonial llamado James Otis aprobó un informe instando a los colonos a usar bienes que no fueron importados de Gran Bretaña (Dickinson). Como alternativa, les dijo que intentaran hacer tantos artículos para ellos mismos como pudieran (Dickinson, 31). Además, Samuel Adams, parte de la Asamblea de Massachusetts, ayudó a escribir una carta a otras asambleas que afirmaba que las leyes de Townshend eran ilegítimas debido a la falta de representación de colonos en Gran Bretaña, y que "la propuesta de pagar los salarios de los gobernadores y otros civiles los funcionarios con dinero de la Corona eran inconstitucionales "(Dickinson, 31). Pronto, otros comerciantes también se unieron a los movimientos en Boston y se formaron muchos boicots (Dickinson, 31). Finalmente, más tarde en 1767, Townshend murió y su liderazgo fue reemplazado por un nuevo primer ministro llamado Lord North (Brinkley, 103). Lord North rápidamente derogó todas las leyes de Townshend, excepto el impuesto sobre el té, con la esperanza de que los colonos renunciaran a los boicots (Brinkley, 103). Sin embargo, esta derogación fue solo temporal porque los colonos no estaban completamente satisfechos, y probablemente nunca lo estarían hasta su libertad.

Contribuciones a las tensiones entre los británicos y los colonos: Uno de los problemas que contribuyó a la ira de los colonos fue la idea de "impuestos sin representación", lo que significa que los colonos no tenían representación real en Gran Bretaña. Sin embargo, Gran Bretaña lo consideró bien porque argumentaron que los colonos tenían "representación virtual" en Gran Bretaña, lo que significa que se suponía que la gente en el Parlamento debía cuidar los intereses de los colonos (Facts About the Townshend Acts). Lo que realmente contribuyó a las tensiones, ya sea que los colonos lo supieran o no, fue el hecho de que todas las leyes de Townshend fueron derogadas, excepto el impuesto sobre el té (Brinkley, 103). Este impuesto se mantuvo para que Gran Bretaña pudiera demostrarles a los colonos que todavía tenían el derecho de gravarlos, todavía tenían el derecho de controlarlos. Estas tensiones ayudarían a avivar el fuego de la Revolución Americana.

"Hechos sobre las leyes de Townshend". Hechos de la Guerra Revolucionaria Estadounidense. Hechos de la Guerra Revolucionaria Estadounidense, n.d. Web. 17 de octubre de 2015. & LT

Dickinson, Alice. Las leyes de Townshend. Estados Unidos: Franklin Watts, 1968. Impresión.

Brinkley, Alan. El Imperio en Transición. Sexta ed. Nueva York: McGraw Hill, 2010. Imprimir.


The Townshend Acts or Townshend Duties, refers to a series of British acts of Parliament passed during 1767 and 1768 relating to the British colonies in America. They are named after Charles Townshend, the Chancellor of the Exchequer who proposed the program. Historians vary slightly as to which acts they include under the heading “Townshend Acts”, but five are often listed:

  1. The New York Restraining Act of 1767 passed on June 5, 1767
  2. The Revenue Act of 1767 passed on June 26, 1767
  3. The Indemnity Act of 1767 passed on June 29, 1767
  4. The Commissioners of Customs Act of 1767 passed on June 29, 1767
  5. The Vice Admiralty Court Act of 1768 passed on July 6, 1768

The purposes of the acts were to:

  • raise revenue in the colonies to pay the salaries of governors and judges so that they would remain loyal to Great Britain
  • create more effective means of enforcing compliance with trade regulations
  • punish the Province of New York for failing to comply with the 1765 Quartering Act
  • establish the precedent that the British Parliament had the right to tax the colonies

The Townshend Acts were met with resistance in the colonies, which eventually resulted in the Boston Massacre of 1770. They placed an indirect tax on glass, lead, paints, paper, and tea, all of which had to be imported from Britain. This form of revenue generation was Townshend’s response to the failure of the Stamp Act of 1765, which had provided the first form of direct taxation placed upon the colonies. However, the import duties proved to be similarly controversial.

Colonial indignation over the acts was expressed in John Dickinson’s “Letters from a Farmer in Pennsylvania” and in the Massachusetts Circular Letter. There was widespread protest, and American port cities refused to import British goods, so Parliament began to partially repeal the Townshend duties. In March 1770, most of the taxes from the Townshend Acts were repealed by Parliament under Frederick, Lord North. However, the import duty on tea was retained in order to demonstrate to the colonists that Parliament held the sovereign authority to tax its colonies, in accordance with the Declaratory Act of 1766.

The British government continued to tax the American colonies without providing representation in Parliament. American resentment, corrupt British officials, and abusive enforcement spurred colonial attacks on British ships, including the burning of the Gaspee in 1772.

The Townshend Acts’ taxation on imported tea was enforced once again by the Tea Act of 1773, and this led to the Boston Tea Party in 1773 in which Bostonians destroyed a shipment of taxed tea. Parliament responded with severe punishments in the Intolerable Acts of 1774. The Thirteen Colonies drilled their militia units, and war finally erupted in Lexington and Concord in April 1775, launching the American Revolution.

The Five Townshend Acts

  1. The New York Restraining Act 1767 – This was the first of the five acts, passed on June 5, 1767. It forbade the New York Assembly and the governor of New York from passing any new bills until they agreed to comply with the Quartering Act 1765, which required them to pay for and provide housing, food and supplies for British troops in the colony. New York resisted the Quartering Act because it amounted to taxation without representation, since they had no representatives in Parliament. Further, New York and the other colonies did not believe British soldiers were any longer necessary in the colonies, since the French and Indian War had come to an end. However, New York reluctantly agreed to pay for at least some of the soldiers’ needs as they understood they were going to be punished by Parliament unless they acted. The New York Restraining Act was never implemented because the New York Assembly acted in time
  2. The Revenue Act of 1767 – This was the second of the five acts, passed on June 26, 1767. It placed taxes on glass, lead, painters’ colors, and paper. It gave customs officials broad authority to enforce the taxes and punish smugglers through the use of “writs of assistance”, general warrants that could be used to search private property for smuggled goods. There was an angry response from colonists, who deemed the taxes a threat to their rights as British subjects. The use of writs of assistance was significantly controversial, since the right to be secure in one’s private property was an established right in Britain.
  3. The Indemnity Act of 1767 – This act was the (joint) third act, passed on June 29, 1767, the same day as the Commissioners of Customs Act (see below). ‘Indemnity’ means ‘security or protection against a loss or other financial burden’. The Indemnity Act 1767 reduced taxes on the British East India Company when they imported tea into England. This allowed them to re-export the tea to the colonies more cheaply and resell it to the colonists. Until this time, all items had to be shipped to England first from wherever they were made, and then re-exported to their destination, including to the colonies. This followed from the principle of mercantilism in England, which meant the colonies were forced to trade only with England.
    1. The British East India Company was one of England’s largest companies, but was on the verge of collapse due to much cheaper smuggled Dutch tea. Part of the purpose of the entire series of Townshend Acts was to save the company from imploding. Since tea smuggling had become a common and successful practice, Parliament realized how difficult it was to enforce the taxing of tea. The Act stated that no more taxes would be placed on tea, and it made the cost of the East India Company’s tea less than tea that was smuggled via Holland. It was an incentive for the colonists to purchase the East India Company tea.
    1. The Act was passed to aid the prosecution of smugglers. It gave Royal naval courts, rather than colonial courts, jurisdiction over all matters concerning customs violations and smuggling. Before the Act, customs violators could be tried in an admiralty court in Halifax, Nova Scotia, if royal prosecutors believed they would not get a favorable outcome using a local judge and jury. The Vice-Admiralty Court Act added three new royal admiralty courts in Boston, Philadelphia and Charleston to aid in more effective prosecutions. These courts were run by judges appointed by the Crown and who were awarded 5% of any fine the judge levied when they found someone guilty. The decisions were made solely by the judge, without the option of trial by jury, which was considered to be a fundamental right of British subjects. In addition, the accused person had to travel to the court of jurisdiction at his own expense if he did not appear, he was automatically considered guilty

    Boycotts

    Merchants in the colonies, some of them smugglers, organized economic boycotts to put pressure on their British counterparts to work for repeal of the Townshend Acts. Boston merchants organized the first non-importation agreement, which called for merchants to suspend importation of certain British goods effective January 1, 1768. Merchants in other colonial ports, including New York City and Philadelphia, eventually joined the boycott.

    In Virginia, the non-importation effort was organized by George Washington and George Mason. When the Virginia House of Burgesses passed a resolution stating that Parliament had no right to tax Virginians without their consent, Governor Lord Botetourt dissolved the assembly. The members met at Raleigh Tavern and adopted a boycott agreement known as the “Association”.

    The non-importation movement was not as effective as promoters had hoped. British exports to the colonies declined by 38 percent in 1769, but there were many merchants who did not participate in the boycott. The boycott movement began to fail by 1770, and came to an end in 1771.

    Bostón

    The newly created American Customs Board was seated in Boston, and so it was there that the Board concentrated on strictly enforcing the Townshend Acts. The acts were so unpopular in Boston that the Customs Board requested naval and military assistance. Commodore Samuel Hood complied by sending the fifty-gun warship HMS Romney, which arrived in Boston Harbor in May 1768.

    On June 10, 1768, customs officials seized the Liberty, a sloop owned by leading Boston merchant John Hancock, on allegations that the ship had been involved in smuggling. Bostonians, already angry because the captain of the Romney had been impressing local sailors, began to riot. Customs officials fled to Castle William for protection. With John Adams serving as his lawyer, Hancock was prosecuted in a highly publicized trial by a vice-admiralty court, but the charges were eventually dropped.

    Given the unstable state of affairs in Massachusetts, Governor Francis Bernard was instructed to try to find evidence of treason in Boston. Parliament had determined that the Treason Act of 1543 was still in force, which would allow Bostonians to be transported to England to stand trial for treason. Bernard could find no one who was willing to provide reliable evidence, however, and so there were no treason trials. The possibility that American colonists might be arrested and sent to England for trial produced alarm and outrage in the colonies.

    Even before the Liberty riot, the British had decided to send troops to Boston. On June 8, 1768, he instructed General Thomas Gage, Commander-in-Chief, North America, to send “such Force as You shall think necessary to Boston”, although he conceded that this might lead to “consequences not easily foreseen”. It was suggested that Gage might send one regiment to Boston, but the Liberty incident convinced officials that more than one regiment would be needed.

    People in Massachusetts learned in September 1768 that troops were on the way. Samuel Adams organized an emergency, extralegal convention of towns and passed resolutions against the imminent occupation of Boston, but on October 1, 1768, the first of four regiments of the British Army began disembarking in Boston, and the Customs Commissioners returned to town. The “Journal of Occurrences”, an anonymously written series of newspaper articles, chronicled clashes between civilians and soldiers during the military occupation of Boston, apparently with some exaggeration.

    Tensions rose after Christopher Seider, a Boston teenager, was killed by a customs employee on February 22, 1770. Although British soldiers were not involved in that incident, resentment against the occupation escalated in the days that followed, resulting in the killing of five civilians in the Boston Massacre of 5 March 1770. After the incident, the troops were withdrawn to Castle William.

    Partial Repeal

    On the 5th of March 1770— the same day as the Boston Massacre although news traveled slowly at the time, and neither side of the Atlantic were aware of this coincidence—Lord North, the new Prime Minister, presented a motion in the House of Commons that called for partial repeal of the Townshend Revenue Act. Although some in Parliament advocated a complete repeal of the act, North disagreed, arguing that the tea duty should be retained to assert “the right of taxing the Americans”. After debate, the Repeal Act received the Royal Assent on 12 April 1770.

    Historian Robert Chaffin argued that little had actually changed:

    It would be inaccurate to claim that a major part of the Townshend Acts had been repealed. The revenue-producing tea levy, the American Board of Customs and, most important, the principle of making governors and magistrates independent all remained. In fact, the modification of the Townshend Duties Act was scarcely any change at all.

    The Townshend duty on tea was retained when the 1773 Tea Act was passed, which allowed the East India Company to ship tea directly to the colonies. The Boston Tea Party soon followed, which set the stage for the American Revolution.


    On This Day The British repeal hated Townshend Act

    On this fateful day on April 12th, in 1770, the British government moves to mollify outraged colonists by repealing most of the clauses of the hated Townshend Act. Initially passed on June 29, 1767, the Townshend Act constituted an attempt by the British government to consolidate fiscal and political power over the American colonies by placing import taxes on many of the British products bought by Americans, including lead, paper, paint, glass and tea.

    The measure bore the name of its sponsor, Charles Townshend, the chancellor of the Exchequer, who was notoriously conservative in his understanding of colonial rights. Townshend’s annual Revenue Act levied a controversial package of taxes on the colonists, including duties on lead, painters’ colors, paper and tea. The chancellor also undermined the colonial judiciary by increasing the power of the British navy’s vice-admiralty courts over American colonists and initiating an American Board of Customs Commissioners charged with enforcing his new import taxes. These taxes were used at least in part to fund the salaries of colonial governors and judges to ensure their financial, and thus political, independence from the colonial assemblies. Townshend also moved British troops from the western frontier to the eastern seaboard, where they were both less expensive to supply and more troubling to colonists, who feared that they were being asked to cover the expenses of their own military oppression.

    Riotous protest of the Townshend Acts in the colonies often invoked the phrase no taxation without representation. Colonists eventually decided not to import British goods until the act was repealed and to boycott any goods that were imported in violation of their non-importation agreement. Colonial anger culminated in the deadly Boston Massacre on March 5, 1770.

    Also on March 5, Townshend’s successor (he had died soon after proposing the hated act), Lord Frederick North, asked Parliament to repeal the Townshend Acts except for the duty on tea he considered all the duties bad for trade and, thus, expensive for the British empire. However, he wished to avoid the appearance of weakness in the face of colonial protest and thus left the tea tax in place. This strategy successfully divided colonial merchants, eager, for their own enrichment, to resume trade in all British goods barring tea, from colonial craftsmen, who profited from non-importation agreements, and wished to leave them in place as long as the tax on tea remained in effect.


    Ver el vídeo: The Sugar Act of 1764 (Enero 2022).