Vándalos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los vándalos eran una tribu germánica que se menciona por primera vez en la historia romana en el Historia Natural de Plinio el Viejo (77 EC). El historiador romano Tácito también los menciona en su Germania (c. 98 EC), aunque también se refiere a ellos como los "Lugi". Su nombre puede significar "los vagabundos" y tanto Plinio como Tácito lo dieron como "Vandilii". El nombre "vándalo" se ha convertido ahora en sinónimo de destrucción descuidada debido a los relatos de los escritores romanos que describen su comportamiento violento en general y su saqueo de Roma en el 455 EC específicamente.

El historiador Torsten Cumberland Jacobsen, entre otros, ha observado que esta identificación de destrucción desenfrenada con los Vándalos es desafortunada. Jacobsen escribe:

A pesar de la connotación negativa que ahora lleva su nombre, los vándalos se comportaron mucho mejor durante el saqueo de Roma que muchos otros bárbaros invasores. (52)

Entre las muchas otras tribus germánicas, los vándalos fueron parte del movimiento que los historiadores llaman "El vagabundeo de las naciones", que tuvo lugar aproximadamente entre 376-476 EC (aunque generalmente se cree que esto comenzó antes y duró más tarde). en el que se produjeron migraciones a gran escala (a menudo debido a incursiones de los hunos), lo que llevó a las tribus germánicas a un contacto más estrecho con el Imperio Romano y otras culturas.

Los vándalos rompieron la frontera romana en c. 270 d.C. y se convirtió en parte de la historia de Roma desde ese momento hasta la batalla de Tricamarum en el norte de África en 534 d.C., en la que el rey vándalo Gelimer (r. 530-534 d.C.) fue derrotado por el general romano Belisario (l. 505 d.C.). -565 CE) y, después de esto, los Vándalos dejaron de existir como una entidad cohesionada.

Historia temprana

Se cree que los vándalos se originaron en Escandinavia y emigraron a la región de Silesia c. 130 a. C. Se han identificado con la cultura de Przeworsk de la Edad de Hierro de Polonia, aunque, al igual que la identificación temprana de los godos con la cultura de Wielbark de Polonia, esto ha sido impugnado. Jacobsen, en su obra, Una historia de los vándalos, escribe:

Para intentar rastrear el origen de los vándalos, debemos combinar fuentes arqueológicas e históricas, que son inestables y contradictorias en el mejor de los casos. Las fuentes difíciles y escasas significan que cada declaración sobre la historia temprana de los vándalos debe ir precedida de "Creemos que posiblemente ..." y terminar con "... pero tenemos poca o ninguna evidencia real de ello". (3)

Ni siquiera se sabe si "Vándalo" era su nombre original, ya que Tácito se refiere a ellos como Vándalos y Lugi, y los historiadores no están seguros de si los Vándalos eran una tribu dominante de la cual los Lugi eran un subgrupo o si los a toda la tribu se le llamaba simplemente por dos nombres. Cualquiera que sea el caso, parece claro a partir del trabajo de Tácito que había varias tribus germánicas distintas a las que los escritores romanos llamaban "vándalos". En algún momento, la tribu se dividió en unidades separadas (o pudo haber estado separada todo el tiempo y solo decidió separarse), y dos de estas tribus, los Silingi y los Hasdingi, emigraron al sur.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Roma se vio obligada a pedir la paz y reafirmar el tratado de 442 EC, permitiendo a los vándalos hacer lo que quisieran cuando quisieran.

Los vándalos silingi no llegaron muy lejos y permanecieron en Silesia (aproximadamente la Polonia moderna), mientras que los hasdingi habitaban la región de la cordillera de los Sudetes. Los Hasdingi fueron invitados a Dacia por los romanos como aliados durante las Guerras Marcommanicas de 166-180 EC pero, durante y después del conflicto, parecen haber causado más problemas a Roma que brindar asistencia.

Las "fuentes difíciles y escasas" sobre las que escribe Jacobsen entran en juego aquí, ya que, según La historia de Pedro el Patricio, los vándalos eran los aliados de Marco Aurelio mientras que, según Eutropio, eran sus adversarios. El historiador Cassius Dio (l. 155-235 EC) informa que no eran ni unos ni otros sino simplemente agricultores y federados de Roma a quienes, en 171 EC, se les permitió vivir en Dacia bajo el gobierno de sus reyes Raus y Raptus. Si bien, por lo tanto, no está claro exactamente cuál era su relación con Roma al principio, gradualmente se involucraron en hostilidades con Roma.

Guerra con Roma

En ese momento habitaban en la tierra donde ahora viven los Gepidae, cerca de los ríos Marisia, Miliare, Gilpil y Grisia, que excede en tamaño a todos los mencionados anteriormente. Luego tenían al este los godos, al oeste el Marcommani, al norte el Hermunduli y al sur el Hister, que también se llama Danubio. En el momento en que los vándalos vivían en esta región, Geberich, rey de los godos, comenzó la guerra contra ellos en la orilla del río Marisia que he mencionado. Aquí la batalla se prolongó durante un tiempo en igualdad de condiciones. Pero pronto el propio Visimar, el rey de los vándalos, fue derrocado, junto con la mayor parte de su pueblo. Cuando Geberich, el famoso líder de los godos, conquistó y echó a perder a los vándalos, regresó a su propio lugar de donde había venido. Entonces, el resto de los vándalos que habían escapado, reuniendo a un grupo de su gente poco belicosa, abandonaron su desdichado país y le pidieron al emperador Constantino Panonia. Aquí hicieron su hogar durante unos sesenta años y obedecieron los mandatos de los emperadores como súbditos. (83-84)

Los vándalos eran principalmente agricultores que distribuían sus tierras, generalmente en los valles fluviales, para formar una aldea circular. Se ganaban la vida cuidando las cosechas y criando animales para el matadero y también mediante el comercio. Jacobsen escribe: "Las casas eran de una o dos habitaciones, con paredes de madera o mimbre cubiertas de arcilla ... Los vándalos también eran artesanos. Entre las artesanías, la herrería de armas era muy respetada" (6). También eran hábiles en la fabricación de joyas, en cerámica y en tejido. Fueron gobernados por un rey (o dos reyes que probablemente ejercían el mismo poder) y parecen haber tenido una clase alta de nobleza. Jacobsen señala que eran famosos por su habilidad en la equitación y que "un papel importante era cuidar caballos para la guerra" (6).

Los vándalos son descritos por las fuentes antiguas como altos, rubios y apuestos y, aunque ciertamente se hace mención de su vida doméstica y estructura social, el énfasis principal está a menudo en su brutalidad en la guerra. El emperador romano Probo (r. 276-282 d. C.) los derrotó dos veces en 277/278 d. C. y mató a muchos porque no se comportarían de acuerdo con el tratado de paz o porque no dejarían de luchar. Los que sobrevivieron y se sometieron fueron incorporados al ejército romano y enviados a la Gran Bretaña romana.

Constantino el Grande (r. 324-337 EC) aseguró a los Vándalos en Panonia en 330 EC, y coexistieron con sus vecinos romanos excepto en términos de religión. Los vándalos eran cristianos arrianos, mientras que los romanos eran cristianos trinitarios (o nicenos). Las diferencias religiosas causaron problemas entre los vándalos y los romanos, pero estos fueron olvidados, temporalmente, en la invasión de la región por los hunos.

En 376 d. C., cuando los godos bajo Fritigern (m. 380 d. C.) huían de los hunos, se les permitió la entrada al imperio y, por supuesto, a los ciudadanos romanos que vivían en Panonia también se les permitió entrar; los vándalos y muchas otras tribus no lo eran. Las invasiones húnicas continuaron hasta que, en el 406 d.C., hubo una gran población de tribus bárbaras reunidas a lo largo de la frontera romana de la orilla opuesta del río Rin en busca de seguridad dentro de las fronteras del imperio. El general romano Estilicón (l. 359-408 d. C.) había reducido la guarnición que custodiaba la frontera porque necesitaba tantos hombres como pudiera reunir para luchar contra Alarico I (r. 395-410 d. C.) y su ejército gótico.

Una noche de invierno del 406 d.C., los vándalos cruzaron el río helado y se adentraron en el imperio. Devastaron la Galia y procedieron a Hispania, asentando a su gente en ambas regiones. Las hostilidades entre los vándalos, los francos, los romanos y otras tribus continuaron hasta c. 420 EC, cuando los vándalos capturaron muchos de los puertos más importantes de Hispania y pudieron construir una armada para defenderlos de Roma.

En este momento, Gunderic (l. 379-428 EC) era rey tanto de los vándalos como de los alanos y pudo mantener a raya a los romanos. Sin embargo, tuvo menos éxito contra los visigodos de Hispania que ya habitaban la región cuando llegaron los vándalos. Gunderic murió en 428 EC y fue sucedido por su medio hermano, Gaiseric (r. 428-478 EC, también conocido como Genseric), quien se convertiría en el mayor rey vándalo y uno de los monarcas más efectivos del mundo antiguo.

El reinado de Gaiseric

Mientras los vándalos consolidaban su poder en España y luchaban contra los visigodos, el Imperio Romano sufría sus problemas habituales con las intrigas cortesanas. El emperador en el oeste fue Valentiniano III (r. 425-455 d.C.), que era solo un niño, y el poder real estaba en su madre, Galla Placidia (l. 392-450 d.C.) y el general Flavius ​​Aetius (l. 391 d.C.). -454 CE). Los romanos generalmente favorecían a Aecio o Galla, y los dos trabajaban casi constantemente tratando de idear planes para frustrar las esperanzas del otro.

C ª. 428 EC, Aecio ideó un plan por el cual un rival suyo, Bonifacio (que gobernó en el norte de África, m. 432 EC), fue acusado de traición contra Valentiniano III y Galla Placidia. Aecio solicitó que Galla enviara a buscar a Boniface para que viniera del norte de África y respondiera a los cargos mientras, al mismo tiempo, enviaba un mensaje a Boniface de que Galla planeaba ejecutarlo cuando llegara. Cuando Bonifacio envió un mensaje a Galla de que no vendría, Aecio declaró que esto era prueba de su traición.

En este punto, afirma el historiador Procopio, Bonifacio invitó a los vándalos de España al norte de África como aliados contra una invasión romana. Bonifacio, como Galla pronto reconocería, era inocente de los cargos y, como controlaba seis provincias del norte de África y el poderío militar para defenderlas, no habría tenido necesidad de un acuerdo con los vándalos. Aun así, como Aecio y Galla eran enemigos formidables, Bonifacio podría haber enviado la invitación a Gaiseric para reunir tantos hombres como pudiera.

Otro relato de la invasión de los vándalos al norte de África sugiere que Gaiseric había resultado herido en una caída de un caballo y estaba cojo y, por lo tanto, decidió emprender la guerra por mar, lo que lo llevó a invadir para establecer una base naval en Cartago. Los historiadores han argumentado a favor y en contra de estas dos afirmaciones y continúan haciéndolo. Lo más probable es que Gaiseric simplemente quisiera una patria para su pueblo que fuera rica en recursos y libre de visigodos, por lo que aprovechó la confusa situación de los romanos e invadió cuando sintió que Bonifacio no podía hacer nada al respecto (o simplemente aceptó la invitación de Bonifacio con un plan en mente para tomar la provincia). El norte de África era el principal proveedor de cereales del Imperio Romano y, si Gaiseric lo controlaba, podría negociar eficazmente con los romanos en su beneficio.

Cualesquiera que sean sus razones, Gaiseric llevó a 80.000 de su gente desde España al norte de África en 429 EC. Los historiadores continúan debatiendo si el número era 80.000 o 20.000, pero el erudito Walter A. Goffart (siguiendo a historiadores anteriores) señala:

Que Geiseric condujo a 80.000 vándalos y pueblos asociados desde España a África en 429 ha sido llamado la única información cierta que tenemos sobre el tamaño de los grupos bárbaros en la era de las invasiones. La certeza surge de que está avalada por informantes aparentemente independientes, uno latino y otro griego. (231)

Una vez en África, si se acepta la afirmación de que Bonifacio lo invitó, se volvió contra su anfitrión y dirigió sus fuerzas contra el ejército imperial. Tomó la ciudad de Hipona (donde San Agustín era obispo en ese momento) después de un asedio de catorce meses y, pocos años después, tomó Cartago. Continuó con una serie de victorias, conquistando ciudades hasta que fue dueño del norte de África y los vándalos tuvieron su propia patria, para gran consternación de Roma. El erudito Roger Collins escribe: "La determinación de recuperar África dominó la política imperial occidental durante los siguientes quince años" (90). Sin embargo, los romanos fracasaron en esto hasta después de la muerte de Gaiseric.

El saqueo de Roma

Desde su puerto de Cartago, los vándalos ahora lanzaron su flota a voluntad y controlaron el mar Mediterráneo, que antes había sido de Roma. La armada de Gaiseric saqueó todos los barcos que se cruzaron en su camino y asaltó las costas. Los planes e intentos de los romanos para expulsar a Gaiseric y su gente del norte de África fracasaron, por lo que, en 442 EC, los romanos reconocieron al reino vándalo como una entidad política legítima y se firmó un tratado entre Gaiseric y Valentiniano III.

En el 455 EC, Valentiniano asesinó a Aecio y luego fue asesinado poco después por Petronio Máximo. Gaiseric afirmó que esto anulaba el tratado de 442 EC, que solo había sido válido entre él y Valentiniano. Navegó hacia Italia con su flota, aterrizó sin oposición en Ostia y marchó sobre Roma. Los romanos reconocieron que su fuerza militar era inadecuada para enfrentarse a los vándalos y, por lo tanto, confiaron en las habilidades diplomáticas del Papa León I (sirvió 440-461 EC) y lo enviaron a reunirse con Gaiseric y suplicar misericordia.

Leo le dijo a Gaiseric que era libre de saquear la ciudad, pero le pidió que no la destruyera ni dañara a los habitantes, y Gaiseric estuvo de acuerdo. Esto fue una gran ventaja para Gaiseric en muchos puntos, pero principalmente porque Italia estaba sufriendo una hambruna y, cuando aterrizó en Ostia, Gaiseric reconoció que su ejército no podría afectar un asedio prolongado de la ciudad porque no tendrían nada para comer y Los muros de Roma eran formidables. Su asentimiento a la solicitud de Leo, entonces, fue más un acto de prudencia y prudencia que misericordia.

Los vándalos se llevaron cualquier cosa de valor, desde tesoros personales hasta adornos en edificios y estatuas, pero no destruyeron la ciudad y pocas personas resultaron dañadas, aparte de Petronio Máximo, quien fue asesinado por una turba romana cuando intentó huir y fue atrapado fuera de las paredes. Los vándalos saquearon la ciudad y luego regresaron a sus barcos y navegaron a casa, llevándose consigo una serie de rehenes de alto perfil, incluida la viuda de Valentiniano III y sus hijas. Collins escribe:

El saqueo de Roma de 455 tuvo el efecto inmediato de hacer que la amenaza vándalo a Italia pareciera mucho más amenazante que [otras amenazas]. A pesar de que los vándalos regresaron inmediatamente a África con su botín, todo el episodio trajo a casa en un día que parece que no se había apreciado previamente lo vulnerable que era Italia, y Roma en particular, a las incursiones marítimas. (88)

Al darse cuenta de que ya no podían permitirse el lujo de tolerar a los vándalos en el norte de África, los romanos reunieron sus fuerzas y lanzaron un ataque en 460 EC. Gaiseric, que siempre estuvo atento a los movimientos militares romanos, lanzó un ataque preventivo y destruyó o capturó la mayor parte de la flota romana. En 468 EC, las mitades oriental y occidental del imperio se unieron contra los vándalos y enviaron toda su flota contra ellos. Gaiseric sorprendió a los romanos y los derrotó, destruyendo 600 de sus barcos y capturando otros. Roma se vio obligada a pedir la paz, y el actual emperador, Ricimer, tuvo que aceptar los términos de Gaiseric, que eran simplemente una reafirmación del tratado de 442 EC, permitiendo a los vándalos hacer lo que quisieran cuando quisieran.

Muerte de Gaiseric y conflicto con Roma

Gaiseric murió pacíficamente por causas naturales en 478 EC. Mientras él había gobernado, los vándalos estaban seguros pero, después de su muerte, el reino de los vándalos comenzó a declinar. Fue sucedido por su hijo Hunérico (r. 478-484 EC), quien dedicó más tiempo y energía a perseguir a los cristianos trinitarios en su reino que a cualquier otra cosa. Cuando murió en 484 EC, fue sucedido por su sobrino Gunthamund (r. 484-496 EC), quien puso fin a las persecuciones de los trinitarios por parte de los cristianos arrianos y recordó a los obispos y clérigos católicos que habían ido al exilio. Gunthamund murió en 496 EC y fue sucedido por Thrasamund (r. 496-523 EC), quien gobernó efectivamente hasta 523 EC cuando murió y fue sucedido por el hijo de Huneric, Hilderic (r. 523-530 EC).

Gaiseric había organizado un sistema de sucesión mediante el cual el varón más anciano de una familia ascendería para gobernar tras la muerte del rey. Esperaba que esto evitara problemas de sucesión, lo que hizo, pero también garantizaba que los reyes tomarían el trono a edades cada vez más avanzadas. Hilderic tenía alrededor de sesenta años cuando se convirtió en rey, y los que lo siguieron tenían el mismo rango de edad. El historiador Guy Halsall escribe: "La edad de los últimos reyes vándalos explica sin duda su falta de vigor para tratar los problemas que acosan a su reino" (295).

Los moros se levantaron contra los reinos vándalos del norte y derrotaron a las fuerzas de Hilderic en algún momento hacia el final de su reinado (la fecha se desconoce). El sobrino de Thrasamund, Gelimer, se cansó del manejo inepto del reino de Hilderic y lo hizo encarcelar, junto con su familia, luego de esta derrota por parte de los moros. Sin embargo, no fue solo la falta de habilidad militar de Hilderic lo que molestó a Gelimer, sino su adopción del cristianismo trinitario. Gelimer, como Gaiseric y la mayoría de los vándalos, era un cristiano arriano. Gelimer tomó el trono y comenzó a restablecer las persecuciones de los cristianos trinitarios de la época de Hunérico.

Sus políticas anti-trinitarias enfurecieron al emperador de la Roma Oriental Justiniano I (r. 527-565 EC), quien le envió una carta duramente redactada solicitando que detuviera las persecuciones de inmediato y protestando por el trato de Hilderic. Gelimer respondió que "nada era más deseable que un monarca se ocupara de sus propios asuntos" y continuó gobernando a su antojo. Justiniano, que era un trinitario devoto y enemigo de la creencia arriana, vio en la respuesta de Gelimer una excusa para invadir el norte de África y finalmente expulsar a los vándalos: organizaría una especie de cruzada para salvar a los trinitarios en el norte de África de las persecuciones de Gelimer. (aunque esta afirmación está en disputa y algunos estudiosos señalan que Justiniano I solo quería recuperar los puertos romanos perdidos en la costa). El historiador J.F.C. Fuller escribe:

Trabajador insaciable y centralizador, Justiniano fue llamado "el emperador que nunca duerme". Se consideraba a sí mismo no solo como heredero de los Césares, sino también como el jefe supremo de la Iglesia, y durante su reinado mantuvo dos ideas fijas: una era la restauración del Imperio Occidental y la otra la supresión de los arrianos. herejía. De ahí que todas sus guerras occidentales tomaran el carácter de cruzadas, porque sentía que su misión era llevar a los pueblos paganos al redil cristiano ... Buen juez de hombres, eligió a Belisario, un joven oficial de su guardaespaldas, para comandar el Ejército del Este. (307)

La batalla final con Roma

Belisario desembarcó en el norte de África con una flota de 500 barcos, 20.000 marineros, 10.000 de infantería, 5.000 de caballería y 92 buques de guerra más pequeños remados por 2.000 esclavos. Gelimer, mientras tanto, no sabía que el ejército incluso había abandonado Constantinopla. Cuando escuchó que el ejército bizantino estaba a diez millas de Cartago, en el desfiladero de Ad Decium, hizo que Hilderic y su familia, y cualquier amigo y partidario de Hilderic que pudiera encontrar, fueran ejecutados para que el antiguo rey no pudiera ser devuelto al trono. Gelimer decidió entonces un ataque de tres frentes que destruiría al ejército invasor. Fuller escribe:

El plan de operaciones de Gelimer era demasiado complicado: decidió, una vez que su enemigo había entrado en el desfiladero de Ad Decium, lanzar un ataque combinado contra él desde tres direcciones. Mientras [su hermano] Ammatus salió de Cartago y se enfrentó a la camioneta bizantina, él mismo con el cuerpo principal iba a caer sobre la parte trasera del cuerpo principal del enemigo, y al mismo tiempo su sobrino, Gibamund, debía moverse por las colinas. desde el oeste y atacar el flanco izquierdo del enemigo. Procopio expresa su asombro de que el ejército de Belisario haya escapado a la destrucción. Pero, debido a que la sincronización correcta era el requisito previo para el éxito, en una época sin reloj hubiera sido una casualidad que las tres columnas se hubieran conectado simultáneamente. (312)

Ammatus atacó antes de que las otras dos fuerzas estuvieran en posición y murió. Después de su caída, sus tropas huyeron presas del pánico y fueron abatidas por el ejército bizantino. Gibamund luego atacó el flanco izquierdo y fue rápidamente derrotado por la caballería hun de Belisarius. Gelimer llegó tarde y erró por completo la retaguardia del enemigo, encontrando solo el campo de batalla lleno de cuerpos y su hermano muerto. Sin embargo, sus fuerzas aún superaban en número a las de Belisario, y si hubiera ido en busca de los bizantinos en ese momento, es posible que hubiera ganado la guerra. Sin embargo, estaba tan angustiado por la muerte de Ammatus que se negó a hacer avanzar a su ejército hasta que le hubiera dado un entierro adecuado con todos los ritos. Este retraso permitió a Belisario llegar a Cartago y tomarla sin esfuerzo.

Gelimer marchó sobre Cartago con un ejército enorme y puso sitio. Destruyeron el acueducto y cortaron el suministro de agua a la ciudad, por lo que Belisario, aunque muy superado en número, sintió que no tenía más remedio que marchar y enfrentarse a las fuerzas de Gelimer en el campo. Se reunieron en Tricameron, en diciembre de 533 EC, y Belisarius tuvo cuidado en la colocación de sus tropas para ocultar su menor número. Ordenó que la batalla comenzara con una carga de caballería, que rompió las líneas vándalas y las dispersó en una hora.

Cuando la caballería derribó a los vándalos que huían, Belisario movió su infantería hacia arriba, y Gelimer, según Procopio, miró a las fuerzas bizantinas que marchaban hacia él y "sin decir una palabra ni dar una orden, saltó sobre su caballo y se puso en fuga. en el camino que conduce a Numidia "(IV.iii. 20). Cuando su rey huyó del campo, el ejército vándalo entró en pánico, rompió filas y trató de salvarse como pudo.

Cuando el ejército bizantino llegó al campamento vándalo, estaba desierto, rompieron filas y comenzaron a saquearlo. Procopio observa que, si Gelimer solo hubiera pensado un poco en el asunto, "o hubiera tenido un gramo de coraje", simplemente habría retirado su ejército más allá del campamento, lo habría dejado como cebo para el enemigo, y "una vez que hubieran caído sobre él, hubiera caído sobre ellos y recuperado su campamento y su reino ". Esta es la táctica que Belisario temía que Gelimer estuviera, de hecho, empleando y trató de organizar a sus hombres en caso de que ocurriera un ataque sorpresa durante la noche. Sin embargo, no hubo ningún ataque, y al día siguiente Belisario envió a sus hombres en busca de Gelimer, quien finalmente fue capturado en marzo de 534 d.C. y devuelto encadenado a Constantinopla como parte del triunfo de Belisario.

El fin de los vándalos

El reino vándalo del norte de África había caído y, con él, los vándalos se dispersaron. Muchos romanos se habían casado con mujeres vándalas y las habían traído de regreso a Constantinopla, muchos otros vándalos murieron en las batallas de Ad Decium y Tricameron, y otros fueron asesinados por los moros. Los conflictos entre los cristianos trinitarios y los cristianos arrianos estallaron nuevamente después de la derrota de Gelimer y el regreso de Belisario a Constantinopla, y sin un gobierno firme, los dos grupos se mataron hasta que los moros, viendo una oportunidad, atacaron desde el sur y destruyeron grandes franjas de la población.

Justiniano había derrotado a los vándalos y devuelto el norte de África al redil romano, pero, como observa Fuller, "cinco millones de africanos fueron consumidos por las guerras y el gobierno del emperador Justiniano" (316). Los vándalos que sobrevivieron continuaron viviendo bajo el dominio romano en el norte de África o emigraron a Europa, pero nunca volvieron a formar un grupo étnico cohesionado.


Reino de los vándalos

los Reino de los vándalos (Latín: Regnum Vandalum) o Reino de los vándalos y alanos (Latín: Regnum Vandalorum et Alanorum) fue establecido por el pueblo vándalo germánico bajo Gaiseric. Gobernó en el norte de África y el Mediterráneo 435–534 d. C.

En 429 d.C., los vándalos, que se estima en 80.000 personas, habían cruzado en barco desde Hispania al norte de África. Avanzaron hacia el este, conquistando las regiones costeras de lo que hoy es Marruecos, Argelia y Túnez. En 435, el Imperio Romano, que entonces gobernaba el norte de África, permitió que los vándalos se establecieran en las provincias de Numidia y Mauritania cuando quedó claro que el ejército vándalo no podía ser derrotado por las fuerzas militares romanas. En 439 los vándalos renovaron su avance hacia el este y capturaron Cartago, la ciudad más importante del norte de África. El reino incipiente luego conquistó las islas de Mallorca, Sicilia, Cerdeña y Córcega bajo el dominio romano en el Mediterráneo occidental. En la década de 460, los romanos lanzaron dos expediciones militares infructuosas por mar en un intento de derrocar a los vándalos y recuperar el norte de África. La conquista del norte de África por parte de los vándalos fue un golpe para el asediado Imperio Romano Occidental, ya que el norte de África era una importante fuente de ingresos y un proveedor de cereales (principalmente trigo) para la ciudad de Roma.

Aunque principalmente recordado por el saqueo de Roma en 455 y su persecución de los cristianos de Nicea a favor del cristianismo arriano, los vándalos también fueron mecenas del saber. Los grandes proyectos de construcción continuaron, las escuelas florecieron y el norte de África fomentó a muchos de los escritores y científicos naturales más innovadores del Imperio Romano Occidental de habla latina tardía. [5]

El Reino Vándalo terminó en 534, cuando fue conquistado por Belisario en la Guerra Vándalica y se incorporó al Imperio Romano de Oriente (o Imperio Bizantino). Los vándalos supervivientes se asimilaron a la población indígena africana o se dispersaron entre los territorios bizantinos. [6]


Los vándalos de la historia

SI NO APRENDEN nada más, los estudiantes de James Loewen en la Universidad de Vermont tienen claro una cosa: la historia de Estados Unidos no es nada de lo que presumir.

¿Por qué Estados Unidos pudo crecer de unas pocas colonias que se aferraban precariamente a la costa atlántica a la república más poderosa, próspera y democrática que el mundo ha conocido? ¿Porque sus fundadores fueron estadistas de carácter y perspicacia excepcionales? ¿Porque la cultura estadounidense valoraba la libertad y el espíritu empresarial? ¿Porque esta fue la primera nación dedicada a la proposición de que todos los hombres son creados iguales?

James Loewen destroza la historia de Estados Unidos

En la historia de Estados Unidos, como lo enseña Loewen, Abraham Lincoln es un racista, Patrick Henry es un hipócrita y Thomas Jefferson es ambos. La Compra de Luisiana es un pacto de saqueadores, Woodrow Wilson es un segregacionista rugiente y los colonos de Jamestown son caníbales. "En lo que se ha metido Estados Unidos es en el excepcionalismo estadounidense, la idea de que somos diferentes a otros países", resopla Loewen. Pero "todo eso equivale a ... etnocentrismo estadounidense, porque nuestra historia es tan sangrienta como la de Rusia o la de Gran Bretaña.

Eso sí, dice Loewen, haciendo una pausa en su ataque a Estados Unidos, "no estoy diciendo que debamos atacar a Estados Unidos". Por supuesto no.

En la historia de los Estados Unidos, como lo enseña Loewen, Abraham Lincoln es un racista, Patrick Henry es un hipócrita y Thomas Jefferson es ambos. La Compra de Luisiana es un pacto de saqueadores, Woodrow Wilson es un segregacionista rugiente y los colonos de Jamestown son caníbales. "En lo que se ha metido Estados Unidos es en el excepcionalismo estadounidense, la idea de que somos diferentes a otros países", resopla Loewen. Pero "todo eso equivale a ... etnocentrismo estadounidense, porque nuestra historia es tan sangrienta como la de Rusia o la de Gran Bretaña.

Los revisionistas como Loewen están en todas partes estos días, vándalos de la historia pegando una acusación de los pecados de Estados Unidos en cada página de la historia estadounidense. Loewen puede considerarse a sí mismo como un revolucionario, pero su enfoque inmaculado de no dejar imágenes para enseñar historia no es nuevo. Es trillado, el dogma imperante en innumerables departamentos de historia y asociaciones académicas.

Richard Bernstein, un periodista consumado, describe en su libro reciente Dictadura de la virtud lo que encontró en la convención de 1987 de la Asociación Histórica Estadounidense. "Los invariables temas subyacentes fueron la represión inherente a la vida estadounidense y los sufrimientos de grupos que afirman ser víctimas de esa represión ... La historia de los Estados Unidos fue la historia del sufrimiento de todos menos del establishment blanco".

Un ejemplo, bien documentado por Bernstein, es el trabajo que los vándalos de la historia hicieron en Cristóbal Colón. Cuando terminaron de prepararse para el quincuagésimo centenario del desembarco de Colón en 1992, no quedaba nada del valiente Almirante del Mar del Océano. Se había transformado en un monstruo genocida y traficante de esclavos.

Este frenesí por reventar íconos, poner de relieve las injusticias de la civilización occidental, enseñar el pasado como una letanía de minorías perseguidas y mujeres oprimidas, pasa por los Estándares Nacionales para la Historia de Estados Unidos y del Mundo emitidos recientemente. Estas normas consideran apropiado referirse 19 veces a Joseph McCarthy y 17 veces al Ku Klux Klan, pero ni una sola vez a Paul Revere, Thomas Edison o el Discurso de Gettysburg. El tema de la "diversidad" aparece ocho veces en los estándares de la historia de los Estados Unidos el tema de la "libertad", cero veces. La "ciencia" existe sólo como una carrera de la que se excluyó a las mujeres. Etcétera.

Para los verdaderos amantes de la historia, todo esto es un poco exasperante.

Will Fitzhugh, editor de la estimada Concord Review, escribe que los revisionistas "parecen tener como misión hacer que los jóvenes varones blancos se sientan culpables por el racismo, la homofobia y los descendientes de europeos. Sí, hay mucha culpa y vergüenza que esparcir entre todos". de los grupos e individuos de la tierra. También hay mucho de lo que enorgullecerse ". Pero esa noción, que la nuestra es una historia para inspirar orgullo, es justo lo que Loewen y los revisionistas rechazan.

"Me pregunto si alguna vez han considerado la historia que cuentan a sus propios hijos sobre su propio pasado. O las historias que todos los pueblos cuentan sobre su pasado. ¿Piensan que los jefes de las aldeas africanas llenan sus historias con las cosas vergonzosas, vergonzosas y tontas hechas por ¿Creen que los padres deberían obsequiar a sus hijos con historias de sus faltas, errores de juicio y casos de cobardía o deshonestidad?

"Por supuesto que los libros de historia están incompletos. Por supuesto que están escritos por personas que quieren enfatizar los logros de aquellos que han ido antes y que son dignos de recordar. No podemos estudiar las historias individuales de todas las personas que alguna vez vivieron, por triunfalmente revisionistas que sean. Nos puede hacer sentir. Los estudiantes deben ser animados a darse cuenta de que todo pueblo ha pecado y que la construcción de cualquier institución es difícil, y que la paz y el buen gobierno no llegan a nadie sin sacrificio y esfuerzo sorprendente ".

El daño que hacen los revisionistas, escribe Fitzhugh, "consiste en alentar a los estudiantes a pensar que si se arman con algunas críticas sobre el racismo, el sexismo, el etnocentrismo, en realidad no necesitan saber mucha historia".

(Jeff Jacoby es columnista de The Boston Globe.)

Temas relacionados: Educación, Historia reciba lo último por correo electrónico: suscríbase a la lista de correo gratuita de jeff jacoby


Vándalos / Historia

los Vándalos eran una tribu germánica oriental. Fueron prominentes en el siglo V EC, incluido el saqueo de Roma en 455 EC. Probablemente se originaron en el sur de Escandinavia y cruzaron el Báltico hasta la Europa continental. They crossed the frozen River Rhine at the end of AD 407, along with other barbarian peoples. Allied to a Sarmatian tribe called the Alans, they swept through Gaul (modern France) and the Iberian Peninsula. They seized Roman ships and in 427 crossed to North Africa under their formidable leader, Gaiseric. North African grain was the lifeblood of the (Western) Roman Empire, and the Vandal seizure of this best agricultural land, and their piracy/raiding in the Mediterranean, had a devastating effect. The Eastern Roman Empire fought a terrible war to regain North Africa, which succeeded, but at great cost.

Andalusia in Spain is named after them, as from a Moorish/Arabic perspective it was ‘Al Andalus’: the Land of the Vandals (the invaders having crossed from there to Africa).

The modern term of vandal, along with the word vandalism, is named after this tribe.


Gaiseric

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Gaiseric, also spelled Genseric, (died 477), king of the Vandals and the Alani (428–477) who conquered a large part of Roman Africa and in 455 sacked Rome.

Gaiseric succeeded his brother Gunderic at a time when the Vandals were settled in Baetica (modern Andalusia, Spain). In May 428 Gaiseric transported all his people, purported by him to number 80,000, to Africa. Evidently he was invited to Africa by the governor, Count Bonifacius, who wished to use the military strength of the Vandals in his struggle against the imperial government.

Gaiseric caused great devastation as he moved eastward from the Strait of Gibraltar across Africa. He turned on Bonifacius, defeated his army in 430, and then crushed the joint forces of the Eastern and Western empires that had been sent against him. In 435 Gaiseric concluded a treaty with the Romans under which the Vandals retained Mauretania and part of Numidia and became foederati (allies under special treaty) of Rome.

In a surprise move on Oct. 19, 439, Gaiseric captured Carthage, thus throwing off Roman overlordship and striking a devastating blow at imperial power. In a 442 treaty with Rome the Vandals were recognized as the masters of proconsular Africa, Byzacena, and part of Numidia. Gaiseric’s fleet soon came to control much of the western Mediterranean, and he annexed the Balearic Islands, Sardinia, Corsica, and Sicily.

His most famous exploit, however, was the capture and plundering of Rome, June 455. Subsequently the King defeated two major efforts of the Romans to overthrow him, that of the emperor Majorian in 460 and that led by Basiliscus in 468. He was succeeded by his son Huneric.


Anglo-Saxons and Britain Vandals in Spain (407 to 429 AD)

One group of people with Eastern Germanic heritage were called the Vandals. These people were originally from Jutland, and they settled in areas between the Vistula and Oder rivers during the first century AD where it is listed on the Biblical Timeline with World History. Based on historians, these people had wagons as their home, and they travelled from one pasture to another. When they remained in the Danube region, they provided troops and military reinforcements for the Romans. They also adopted Arianism or the heretical form of Christianity.

Key Facts about the Vandals and Anglo-Saxons

Tacitus first used the word Vandilii to describe this group of Germanic people that were from the ancestry of East Germans. During the Marcomannic War of 166 AD, these people decided to live in a place that is now referred to as Silesia. By the third century, or the time when the Roman Empire was experiencing great crisis due to invasions from its opponents, the Vandals joined forces with the Samaritans to conquer the frontier of the Roman Empire along the upper areas of the Rhine River.

Estos artículos están escritos por los editores de La asombrosa línea de tiempo de la Biblia
Vea rápidamente 6000 años de la Biblia y la historia mundial juntos

Formato circular único - ver más en menos espacio.
Aprenda hechos que no puedes & # 8217t aprender solo leyendo la Biblia
Diseño atractivo ideal para su hogar, oficina, iglesia & # 8230

The Anglo-Saxons, on the other hand, were people who remained in Great Britain since the fifth century. They also included a few other groups from Germanic tribes who stayed on the southern portion of the island along with their descendants.

The early parts of the Anglo-Saxon era included medieval Britain’s history from the end of the Roman’s reign. This period was also considered as the migration period because of massive human migration throughout Europe beginning 400 AD. These migrants included those with Germanic ancestry including the Anglos, Saxons, Suebi, Goths, Franks, and Lombards. However, these people were eventually defeated by the Slavs, Huns, Avars, Alans and Bulgars.

Vandals Joined Forces with Other Tribes

In 406, the Vandals decided to join forces with some of the freed slaves from Pannonia, as well as with a few other barbarian tribes. These people included some Goths, Suevi and nomadic Alans that bravely overcame the frozen Rhine into the Roman Gaul. Their reason for following this route was to save themselves from the attack of the Huns.

After these people have conquered France, they decided to remain in the southern part of Spain after crossing the Pyrenees. The Vandals also lived in the countryside, yet it left several towns with their native population. These people also seized the Roman ships, and they succeeded in piratical raids to the coasts of Greece and various parts of the Mediterranean.

Downfall of the Empire

By 409 AD, the Roman empire began to fall apart because of a lack of control from its emperor. It was at this time that some of Emperor Constantine’s army were in Spain, and that made it difficult for his army to reach Gaul quickly. Eventually, the Germans residing at the western part of the Rhine river revolted against him, and a number of invaders from the eastern portion of the river finally reached Gaul. At that time, Britain no longer had any form of protection or troops after it had succumbed to massive raids by the Saxons from 408 to 409 AD.


Vándalos

Coming from Jutland, which is modern-day Denmark, the Vandals were one of the strongest Germanic tribes that were a threat to the Roman Empire. After departing their homeland, they set forth to the Valley of Odra River, in the 5th century BC. By the 2nd century AD, the Vandals started settling along the coast of the Danube River. This was also the time when they began their attempts of invading Rome.

Estos artículos están escritos por los editores de La asombrosa línea de tiempo de la Biblia
Vea rápidamente 6000 años de la Biblia y la historia mundial juntos

Formato circular único - ver más en menos espacio.
Aprenda hechos that you can’t learn just from reading the Bible
Diseño atractivo ideal para su hogar, oficina, iglesia & # 8230

Conquest of Spain and Other Nations

In 409 AD where it is located on the Bible Timeline Chart, aggressive and powerful Vandals invaded a huge portion of Spain. They also looted various cities to obtain necessary resources for survival. They arrived in Spain after crossing the Rhine River in 406 AD. However, the Vandals faced great pressure from the Romans residing in that area and the Visigoths also caused them to flee eventually from Spain and head off to the African province. While in North Africa, the Vandals elected a leader to rule over them. Gaiseric, who was a crippled man and son of a slave, was noted as their new ruler. Despite his physical condition, he was a brilliant person who was a skilled conspirator. He also possessed an extraordinary ability in politics. For half a century, Gaiseric was able to foil the plans of various Germanic kings and Roman diplomats all because of his ingenious treaties that led to the success of the Vandals.

Under the Leadership of Gaiseric

During the year 429 AD, Gaiseric successfully brought his people to the African coast after crossing the Strait of Gibraltar. Slowly, the Roman cities soon fell into the hands of the aggressive Vandals as numerous places were looted and sacked by this powerful tribe. The locals are residing at Hippo, the city invaded by the Vandals, fled to obtain refuge and support from Augustine, their bishop. However, the bishop soon died in his beloved city during the Vandal’s invasion that lasted for 14 months. It did not take long before Hippo finally surrendered and succumbed to the barbarian conquerors.

While cleaning up of the city was still being undertaken, Gaiseric decided to start another project. He aimed to construct a fleet that would propel him to his great dream of sailing to the Mediterranean Sea and discovering more lands to invade. The Vandals decided to settle in Hippo and live among the locals of the city. Meanwhile, they assigned Roman bureaucrats to handle intricate administrative tasks. The relationship between the Arian Vandals and the Romans were hardly any better. Gaiseric was also unable to check for any animosity, and violence broke out because of his successors’ prejudicial acts. Thus, the Vandals persecuted a majority of the Romans. This resulted in scores of martyrs of the Catholic Church, who died because of their refusal to denounce their faith.

Cruelty and destruction were only one of the reasons for the degeneration of the Vandals after the reign of Gaiseric. The armies became more and more disorganized as they were lured by luxuries produced by their rich land. They have also become more corrupt, and they failed to lead the people in an organized manner. Hence, the Vandals quickly succumbed to the Eastern Roman Empire’s army during the battle in 533. After their defeat, the Vandals no longer became a distinct tribe, and they joined with a diverse local population and lived a common life. They did not leave any significant legacy to the world, and they remained bitter and hungry for justice.


Would you like to support Flashbak?

Please consider making a donation to our site. We don't want to rely on ads to bring you the best of visual culture. You can also support us by signing up to our Mailing List. And you can also follow us on Facebook, Instagram and Twitter. For great art and culture delivered to your door, visit our shop.

The Shop – Free shipping on all prints

Sandwiches on Sale in London. 1972

Become A Subscriber – Your Support Really Matters

If you enjoy what we do and want to help us move away from relying on ads, please consider becoming a patron with a recurring monthly subscription of your choosing.


Teens Destroy 320,000,000 Years Of History In A Few Seconds, And The Way It Looks Now Infuriates Everyone

Rokas Laurinavičius
BoredPanda staff

Wind, rain, and ice have been sculpting the Brimham Rocks for the last 320 million years. It has even become a National Trust landmark and an Area of Outstanding Natural Beauty, drawing visitors to admire the outdoors of North Yorkshire, England. Earlier this month, however, some vandals have damaged it in a few mindless seconds.

&ldquoAt around 8.45pm on Friday, 1 June a group of five young people were seen pushing a rock at the top of one of the crags,&rdquo North Yorkshire Police said. &ldquoThis resulted in the rock falling from the crag causing damage to the crag face. The damage this has caused is irreplaceable and it is now in a potentially dangerous condition.&rdquo

&ldquoThe incident has not only caused considerable damage to both the rock and the crag face, but those responsible also put themselves in danger and have created a potential hazard for other visitors to Brimham Rocks.&rdquo

Helen Clarke, from the National Trust, added: &ldquoIt might have been fun for some people. Actually, it is just completely pointless and needless.&rdquo


Vándalos

los Vándalos were an East Germanic tribe. They entered the late Roman Empire during the 5th century. The Vandals may have given their name to the region of Andalusia, which according to one of several theories of its etymology was originally called Vandalusia or land of the Vandals. This would be the source of Al-Andalus — the Arabic name of Iberian Peninsula, [1] in the south of present-day Spain, where they settled before pushing on to create a Vandal Kingdom in North Africa.

The Goth Theodoric the Great, king of the Ostrogoths and regent of the Visigoths, was allied by marriage with the Vandals, as well as with the Burgundians and the Franks under Clovis I.

Byzantine Empire forces under Justinian I conquered the Vandalic African kingdom in 534.


The Vandals

One of the enduring bands on the SoCal punk scene, the Vandals have made a career out of being the jokers in the deck. Unapologetically devoted to silly and/or tasteless humor along with crunchy guitars, aggressive but hook-infused tunes, and revved-up rhythms, the Vandals have been together since 1980, and despite personnel changes and occasional downtime, they've continued to crank out tight and snarky punk rock for almost 40 years. They also managed to do so on their own terms, building a sizable following without dealing with major labels and releasing much of their material on their own Kung Fu Records imprint. After establishing their creative template on 1990's Fear of a Punk Planet and cutting fan favorites like 1998's Hitler Bad, Vandals Good and 2000's Look What I Almost Stepped In . , the Vandals have rarely gone out of their way to break new ground, but they can slip into metal and punk styles when they feel like it, and their catalog includes detours into fractured country music (1989's Slippery When Ill, later reworked into The Vandals Play Really Bad Original Country Tunes) and Christmas carols (1996's Christmas with the Vandals: Oi to the World).

The Vandals were founded in Huntington Beach, California -- also home to the Crowd and T.S.O.L. -- by guitarist Jan Nils Ackerman in 1980. Their inaugural lineup was completed by vocalist Stevo, bassist Steve Pfauter, and drummer Joe Escalante. Their riotous early shows around Orange County got them banned from several venues, but also worked up enough buzz that their 1982 debut EP, Peace Thru Vandalism, was released by Bad Religion's Epitaph label. It featured signature early numbers like "Anarchy Burger (Hold the Government)," the local radio hit "Urban Struggle," and "The Legend of Pat Brown," about a real-life roommate of Escalante's who went after some undercover cops with his car at a Vandals show in Costa Mesa. The following year they appeared as themselves in director Penelope Spheeris' punk drama Suburbia.

The Vandals continued to play around Orange County when they could over the next few years, including a tongue-in-cheek benefit show for the Young Republicans in 1984. The following year they issued their first full-length LP, When in Rome Do as the Vandals, on the small National Trust label it featured new bass player Chalmer Lumary, as well as the local radio hits "Lady Killer" and "Mohawk Town." Substantial personnel shifts ensued over the next few years ex-Fallen Idols singer Dave Quackenbush joined up later in 1985, and Escalante switched from drums to bass. More members came and went guitarist Warren Fitzgerald came on board in 1987, and drummer Josh Freese joined in 1989, completing a new Vandals lineup that would endure for over a decade.

The album Slippery When Ill, a snarky piss-take on country music that was later reissued under the title The Vandals Play Really Bad Original Country Tunes, was released in 1989. The group subsequently signed with punk indie Triple X, with which they made their first big splash via 1991's Fear of a Punk Planet. With their back catalog out of print, the Vandals next re-recorded much of the band's early material on the 1994 live album Sweatin' to the Oldies. In the meantime, Fitzgerald moonlighted as the guitarist for Oingo Boingo until that group's dissolution in late 1995. Freese also began to branch out with recording sessions for Suicidal Tendencies and Infectious Grooves by the late '90s, he had become an accomplished session drummer for a wide variety of pop and alt-rock acts, and also served stints in Guns N' Roses (the inactive, studio-bound incarnation) and Maynard James Keenan's prog-metal side project A Perfect Circle.

With the California punk revival in full swing by 1994, the Vandals switched over to the Offspring's new imprint, Nitro Records, for which they cut two albums -- 1995's Live Fast Diarrhea and 1996's The Quickening. Later in 1996, Escalante and Fitzgerald formed their own label, Kung Fu, which was designed to ensure the band's financial independence in the wake of their growing cult popularity on the punk scene. They inaugurated the label at the end of the year with the holiday album Christmas with the Vandals, and soon set about signing other acts as well. The Vandals returned to Nitro for the 1998 set Hitler Bad, Vandals Good, and completed their contract with 2000's Look What I Almost Stepped In. Having built up Kung Fu into a viable enterprise, they subsequently left Nitro to stick with their own label. Meanwhile, Fitzgerald embarked on another side gig, playing lead guitar with the newly electrified Tenacious D on their 2001 debut album. Freese's session career was also booming by this time, and although he remained a studio regular, he was often replaced during live gigs by a rotating cast of four to five drummers, the most prominent of whom was Brooks Wackerman (later of Bad Religion).

Now firmly committed to Kung Fu, the Vandals returned in 2002 with Internet Dating Superstuds, and showed off their skills on stage with 2004's Live at the House of Blues. That same year, the group also presented fans with a new studio album, Hollywood Potato Chip. The album caused legal troubles for the band shortly after its release when the original cover, which included a Vandals logo which resembled the logo for the celebrated Hollywood trade paper Variety, led to Variety filing suit against the band. The Vandals soon reworked the cover with a different logo and settled the case, but Variety sued them again in 2010 after third party sources continued to post the old cover on line despite the group's efforts. Escalante, who is a lawyer, represented the Vandals in court, and after Variety finally settled with the band and dropped their suit in 2012, he told a reporter the experience was "the worst thing that's ever happened to me, and to the band, and the hardest thing I've ever done. However, the crash course in federal court litigation made me a better lawyer."

While the Vandals continued to tour and do festival dates on a regular basis, following the Hollywood Potato Chip lawsuits, the band didn't release any new material, though Kung Fu did issue The Japanese Remix Album in 2005, which featured electronic remixes of Vandals tracks by producer and DJ Shingo Asari. In 2008, the group released a digital collection titled BBC Sessions and Other Polished Turds, which gathered together seven tracks cut for U.K. radio sessions and ten covers and rarities. The BBC Sessions album would be issued on CD in 2009, and in 2019, Kung Fu re-released it in CD, LP, and digital formats.


Ver el vídeo: Vandalos I (Mayo 2022).