Podcasts de historia

Educación y derechos civiles

Educación y derechos civiles

La educación desempeñó un papel muy importante en la historia de los derechos civiles posterior a 1945. Se dedicó mucho tiempo y esfuerzo a la educación, creyendo que en una democracia era justo y justo que todas las personas, independientemente del color de la piel, deberían tener derecho a una educación decente. Este tema de los derechos civiles y la educación llegó a los titulares internacionales con el asunto que tuvo lugar en Little Rock High School en 1957. Pero la educación debía permanecer a la vanguardia de los derechos civiles incluso después de este evento.

En 1945, las dos áreas donde la segregación y el racismo se aplicaron más obviamente fueron en la vivienda y en la educación. En los estados del sur, los afroamericanos vivían en las zonas más pobres con las peores instalaciones. Lo que hicieron fue simbólico que tenían los trabajos peor pagados que solo podían permitirse las instalaciones más básicas. Las escuelas peor financiadas también se encontraban en estas áreas, por lo que la separación entre la educación y el estándar general de estilo de vida en Estados Unidos es clínica: las dos deben considerarse como una en su conjunto. Este problema tampoco se limitó a los estados del sur.

En el sur, la filosofía general que se había desarrollado desde la guerra civil, era que si los afroamericanos se mantenían mal educados, permanecerían "en su lugar" en la sociedad. Un "niño" educado podría convertirse en un peligro. También se creía en algunas áreas que los afroamericanos no eran lo suficientemente inteligentes como para merecer una educación. La sombra de "Jim Crow" se proyecta sobre la educación en el sur. El resultado de esto estuvo muy relacionado con la pobreza en la que se encontraban la mayoría de los afroamericanos: sin una buena educación, nadie podría avanzar en la sociedad del sur. Por lo tanto, una educación deficiente garantizaba un estilo de vida pobre para los afroamericanos.

Hubo algún movimiento después de la Segunda Guerra Mundial con respecto a las actitudes. El horror de los campos de exterminio en Europa y el absurdo absurdo del racismo científico habían movido gradualmente algunos sectores de la sociedad del sur. Todo el elemento del negro que iguala el atraso se debilitó aunque no se extinguió. El servicio militar de los afroamericanos había hecho que los hombres jóvenes fueran más asertivos y el NAACP se basó en este desarrollo.

"Pasé cuatro años en el ejército para liberar a un grupo de holandeses y Franceses, y me ahorcan si voy a dejar que la versión de Alabama de los alemanes me patean cuando llego a casa. No sirreee-bob! yo entró en el ejército un negro; Voy a salir como un hombre. Cabo en el ejército de los Estados Unidos.

En 1896, la Corte Suprema había establecido el fallo de "separado pero igual" en educación. Esto nunca se aplicó en su totalidad en el sur, solo lo fue el "separado". Esto se había aplicado a las escuelas y colegios de educación superior. Uno de los líderes pioneros en derechos civiles fue el abogado Thurgood Marshall.

Marshall había sido rechazado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Maryland por motivos raciales: no aceptaban afroamericanos allí. Se graduó de la Universidad de Lincoln en Pensilvania (una universidad para estudiantes negros con un personal docente totalmente blanco). Después de su rechazo de la Universidad de Maryland, Marshall fue a la Facultad de Derecho de la Universidad de Howard. Para 1938, era el principal asesor legal de la NAACP.

Después de sus experiencias, Marshall centró sus atenciones en "separados pero iguales" en las universidades de educación superior. El sur difícilmente podría afirmar tener instalaciones iguales en la educación superior. Ninguna universidad negra ofreció ningún curso que conduzca a un doctorado. Solo dos ofrecieron cursos de medicina. Ninguna universidad solo para negros ofreció ingeniería o arquitectura. La ley solo se podía estudiar en una o dos universidades. Tales cursos se encontraron en numerosas universidades solo para blancos. Marshall lideró la campaña para rectificar esto bajo la ley con una campaña para pacientes usando la Corte Suprema y las directivas previamente establecidas. También usó lo que estaba en la Constitución.

En junio de 1950, la Corte Suprema emitió dos directivas.

El estado de Texas había establecido una escuela de derecho "solo para negros". Sus instalaciones eran pobres, solo tres salones de clase y tres maestros. La Corte Suprema ordenó al estado que admitiera a un estudiante afroamericano en una escuela de derecho solo para blancos.
Oklahoma también fue prohibido por la Corte Suprema de segregar instalaciones dentro de su escuela de posgrado de educación. De acuerdo con el pedido, la universidad hizo que los afroamericanos usaran bibliotecas, cafés, etc. separados y durante las conferencias tuvieron que sentarse en un área del salón de clases marcada como "Reservado para los colores".

Las dos decisiones marcan la pauta para el futuro de los establecimientos de educación superior. La Corte Suprema había aplicado la ley tal como la veían y no había un cuerpo más alto o más poderoso en Estados Unidos que la Corte Suprema. Sin embargo, lo que se dijo en Washington DC no se aplicó necesariamente en el estado donde debía aplicarse. ¿Qué pasa si ese estado decidió ignorar un fallo de la Corte Suprema y continuar como antes? ¿Cómo podría la Corte Suprema hacer cumplir sus decisiones?

Thurgood Marshall luego dirigió su atención al tema molesto de las escuelas públicas segregadas. 21 estados estadounidenses tenían escuelas segregadas a las que asistía aproximadamente el 40% de los niños en edad escolar. El norte no podría pretender tener instalaciones separadas pero iguales. Para el sur, cualquier afirmación de que sus escuelas estaban separadas pero iguales era absurda.

Carolina del Sur gastó 3 veces más en escuelas solo para blancos que en escuelas solo para negros. También gastó 100 veces más en el transporte de escolares blancos que en niños afroamericanos. Por lo tanto, los niños blancos podían ir a las mejores escuelas, ya que fueron transportados allí con el costo pagado por el estado, pero los niños afroamericanos se limitaron a las escuelas dentro de su área que estaban subfinanciadas, simplemente porque el estado se negó a financiar su transporte. a otras escuelas. El valor de la propiedad escolar blanca en Carolina del Sur era seis veces mayor que la propiedad escolar negra. Las cifras fueron peores para Mississippi y en este estado el año escolar para los afroamericanos fue más corto; los maestros pagaban menos y los libros que usaban eran los que las escuelas blancas ya no necesitaban.

En su causa para librar al sur de tales abusos, el NAACP necesitaba la ayuda de las personas que vivían en la comunidad donde ocurrieron dichos abusos. Para los afroamericanos, ayudar a la NAACP de manera tan abierta en el sur de cada localidad estaba lleno de peligros. El atreverse a sugerir que el statu quo debería invertirse era inaceptable para los blancos en el sur. Levi Pearson, un agricultor afroamericano en Carolina del Sur, fue una de esas personas que habló en contra de la segregación de las escuelas y ayudó a la NAACP. El banco local se negó a adelantarle el crédito para que no pudiera permitirse comprar fertilizantes; los granjeros blancos locales que siempre le habían prestado equipo en el momento de la cosecha se negaron a hacerlo y su cosecha se pudrió en el campo. Se dispararon en la casa donde vivía. Para muchos, esto habría sido suficiente para alejarse del problema y volver al anonimato. Para hombres como Pearson, fue un tratamiento como este lo que lo estimuló.

En 1953, cinco casos contra la segregación en las escuelas llegaron a la Corte Suprema. Estos involucraron las políticas educativas de Kansas, Virginia, Delaware, Washington DC y Carolina del Sur. Un caso fue presentado por Levi Pearson. Esta serie de casos judiciales condujo a una de las decisiones de derechos civiles más famosas de la década de 1950: Brown contra la Junta de Educación de Topeka.

El reverendo Oliver Brown vivía en Topeka, Kansas, y tenía una hija de ocho años que tuvo que viajar 21 cuadras para llegar a su escuela a pesar de que había una a solo 7 cuadras de su casa. El más cercano a su casa era solo para niños blancos. Su escuela era decididamente inferior a la más cercana a ella. Esto no fue "separado sino igual". Estaba separado y se sabía que era inferior.

El jefe de la Corte Suprema en este momento era el liberal Earl Warren. Como jefe de la judicatura de California durante la Segunda Guerra Mundial, fue responsable de internar a japoneses-estadounidenses después del ataque a Pearl Harbor. Fueron obligados a vivir en malas condiciones y fueron etiquetados como no confiables para Estados Unidos. En años futuros, Warren dejó en claro que creía que había hecho un mal juicio y que lamentaba lo que había hecho.

Cuando se trataba de abusos contra los derechos civiles, había prometido hacer lo que pudiera para deshacer abusos flagrantes como los que se encuentran en la educación. Sin embargo, tuvo que conseguir otros miembros de la Corte Suprema a bordo y esto fue difícil. Había quienes creían que forzar una decisión hacia el sur solo empeoraría las cosas; jueces como Felix Frankfurter y Robert Jackson. Argumentaron que, aunque estos abusos eran claros, cualquier imposición de la ley sobre las tradiciones del sur vería el movimiento de los derechos civiles retrasado. Argumentaron que la persuasión era el único método que tendría éxito, no la aplicación de la ley. ¿Qué haría la Corte Suprema si los estados se negaran a aceptar una decisión que prohibiera la segregación en las escuelas?

Warren persuadió a los miembros de la Corte Suprema de que su manera, la promoción legal de la igualdad social, era la mejor y el 17 de mayo de 1954, la Corte Suprema prohibió la segregación en las escuelas.

"En el campo de la educación pública, la doctrina de separar pero igualNo tiene lugar. Las instalaciones educativas separadas son inherentemente desiguales. (Segregación) genera un sentimiento de inferioridad (entre los estudiantes) como a su estado dentro de la comunidad que puede afectar sus corazones y mentes de una manera improbable que se deshagan nunca ". Madriguera

La decisión tomó por asalto a Estados Unidos, de una forma u otra. Los oponentes de Warren llamaron al 17 de mayo "Black Monday".

El "Defensor de Chicago", un periódico afroamericano, calificó la decisión como "la segunda proclamación de emancipación ... más importante para nuestra democracia que la bomba atómica o la bomba de hidrógeno".

El estado de la Corte en Estados Unidos le dio a la decisión un enorme reconocimiento. Nunca hubo un momento en que no se hubiera actuado sobre un fallo de la Corte Suprema y muchos no esperaban que esto cambiara, a pesar de que algunos estados del sur se consideraban extremos en su racismo. La decisión de Warren otorgó legitimidad judicial al movimiento de derechos civiles: aquí estaba el órgano judicial más poderoso de América (algunos argumentarían que era el órgano más poderoso de América) dando su aparente apoyo al fin de los abusos que parecían trascender el sur. La decisión Brown v Topeka le dio a todo el movimiento de derechos civiles una nueva chispa de vida. "Sin Brown, el movimiento de derechos civiles no habría sido lo mismo". (Patterson)

Algunos estados del sur cumplieron con la ley y declararon públicamente que no harían nada para interferir con el fallo. El gobernador de Alabama, Jim Folson, dijo: "Cuando la Corte Suprema habla, esa es la ley". Su equivalente en Arkansas dijo: "Arkansas obedecerá la ley. Siempre lo ha hecho ”. A fines de 1957, 723 distritos escolares del sur habían desagregado sus escuelas.

Sin embargo, no todos los afroamericanos estaban contentos con la decisión de Warren. Sintieron que los afroamericanos, al ir a escuelas desagregadas, enfrentarían la segregación dentro de esas escuelas y sufrirían en consecuencia. O que los afroamericanos en esas escuelas se congregarían juntos y no con niños blancos. Entonces, ¿qué habría logrado la decisión? Desegregación en teoría pero no en realidad.

Algunos, como Zora Neale Hurston, creían que a los niños afroamericanos les iría mejor en las escuelas solo para negros por las mismas razones expuestas anteriormente. Ella sentía que la hostilidad de las escuelas desagregadas hacia los niños afroamericanos los detendría. Al proporcionar instalaciones y financiamiento equitativos a las escuelas blancas, sintió que los niños afroamericanos en sus propias escuelas progresarían más a medida que el ambiente fuera mejor, sin tensiones subyacentes, etc. Hurston señaló que la desagregación no era integración.

¿Podría la desegregación deshacer de repente los pensamientos en las mentes de las personas de la noche a la mañana?

“¿Cuánta satisfacción puedo obtener de una orden judicial para alguien? asociarme conmigo, ¿quién no desea que esté cerca de ellos?Zora Hurston

Otros críticos de la decisión de Warren consideraron que era incorrecto suponer que los niños tenían un rendimiento inferior en las escuelas solo para negros. Es muy posible que no lo estuvieran haciendo tan bien como podrían con la financiación adecuada, pero la premisa de que las escuelas solo para negros eran inherentemente inferiores enojó a algunos.

La investigación de Jencks y Mayer indica que, aunque las escuelas pueden haber sido desagregadas teóricamente por la decisión de Warren, el carácter real de las escuelas del sur no cambió, lo que respalda las palabras de Hurston. Puede que se haya impuesto la desagregación en las escuelas del sur, pero no hizo mucho para cambiar el patrón general de la sociedad en el sur. Los niños afroamericanos en estas escuelas desagregadas tendían a permanecer juntos. La integración con niños blancos era rara. Pequeños ghettos crecieron en las escuelas del sur, exactamente como había sucedido en los pueblos y ciudades donde vivían.

Hubo personas en el sur que se opusieron rotundamente a la decisión de Warren. En algunos estados, como Mississippi, la decisión dio un impulso adicional a aquellos racialmente más extremos que otros. Los moderados raciales dieron paso a estos extremistas. El senador James Eastland de Mississippi, afirmó que los comunistas estaban detrás de la decisión. Él creía que los afroamericanos no instigaron la acción, sino que fueron conducidos por aquellos "que tienen la intención de derrocar las instituciones estadounidenses".

Los líderes políticos de Carolina del Sur y Georgia declararon públicamente que no se adherirían a la decisión.

"No creo que los negros y los blancos se asocien entre sí socialmente o en nuestros sistemas escolares, y mientras sea gobernador, no sucederá aquí ". Gobernador Herman Talmadge, Georgia.

¿Por qué y cómo podrían estos estados ignorar tan descaradamente un fallo de la Corte Suprema?

La decisión de 1954 fue seguida por el silencio. No se habían dado órdenes durante un tiempo en el que la desegregación debería tener lugar. De hecho, después de la decisión de Warren, no salió mucho más de la Corte Suprema sobre este tema durante el resto del año. Esto fue suficiente para alentar a algunos políticos del sur a quebrantar la ley. Warren había estado muy interesado en no dar un cronograma inmediato para la desagregación, ya que no quería ser visto como intimidante en el sur. Era consciente de la fuerte creencia en los derechos estatales en el sur y no quería ser visto como el uso de un poder federal de brazo fuerte para imponer decisiones a los estados.

Algunos creen que la postura adoptada por el presidente Eisenhower alentó a los que estaban en contra de la desagregación. Sintió que la compulsión federal sería contraproducente ya que cualquier cambio tenía que venir de las localidades. También era muy consciente de la cultura del sur, ya que muchos de sus amigos eran sureños que se referían abiertamente a los afroamericanos como "oscuros". Eisenhower nunca respaldó públicamente la decisión de Warren, pero afirmó que tenía el deber de aceptarla. Él creía que la desegregación educativa conduciría a la desintegración social:

"Cualquier persona que intente decirme que puede hacer estas cosas por la fuerza (desegregación) es simplemente una locura ". Eisenhower

En mayo de 1955, la Corte Suprema finalmente se ocupó del tema de la implementación. Para entonces, el sentimiento contra la Corte Suprema había crecido y también el resentimiento contra la decisión Brown v Topeka. También se hizo evidente que simplemente llevar a cabo la decisión estaba plagado de complejidades. Por esta razón, la Corte Suprema se retiró efectivamente contra la ejecución. No logró establecer una definición estándar de una escuela desagregada: ¿era aceptable una relación 90/10 de blanco a negro? ¿Debería ser 50/50? Nadie tomó una decisión sobre esto. El Tribunal también se negó a establecer un calendario para la desegregación. Declaró que:

"(Los distritos escolares) deben hacer un comienzo rápido y razonable hacia total aceptación (con) toda la velocidad deliberada ".

Aunque esto estaba abierto a interpretación (¿qué es "rápido y razonable"?), Lo que se conoce como "Marrón II"Provocó indignación en los estados del sur. 1955 fue un año de mucha violencia. Ocho afroamericanos fueron linchados solo en este año, de un total de once durante toda la década de 1950. En 1956, una joven mujer afroamericana, Autherine Lucy, casi fue linchada cuando intentó inscribirse en la Universidad de Alabama. La universidad la expulsó y ella tuvo que huir del área. La Universidad de Alabama solo comenzó a desagregarse en 1963 a pesar de todas las decisiones de la Corte Suprema. Esto mostró la gran debilidad de la Corte: ¿qué pasaría si los estados no implementaran sus fallos? ¿Qué se puede hacer al respecto?

También en 1956, una muchedumbre de 2,000 blancos detuvo a los niños afroamericanos que ingresaban a una escuela en Clinton, Tennessee. La desagregación solo se llevó a cabo aquí después de la intervención de la Guardia Nacional, que usó tanques y otros vehículos militares para garantizar que los niños negros pudieran llegar a su escuela, aunque es difícil imaginar lo que sintieron estos niños una vez dentro de la escuela. El mismo tipo de obstrucción ocurrió en Mansfield, Texas, donde los Rangers de Texas fueron utilizados para implementar la ley. En todos estos casos, el gobierno federal no hizo nada al afirmar que se trataba de asuntos internos del estado a ser resueltos por los estados, a pesar de que estaban ignorando las decisiones de la Corte Suprema que tuvieron un impacto federal.

El tema de la desegregación en las escuelas reunió a la mayoría de los políticos del sur. Afirmaron que el gobierno federal se estaba imponiendo en áreas de las que no tenía conocimiento y que se estaban violando los derechos estatales garantizados por la Constitución. Este fue el enfoque más común de los políticos que jugaron con la conocida hostilidad hacia el gobierno federal que existía en el sur. No es casualidad que Georgia, en 1956, adoptó una nueva bandera del estado, una que tenía en ella la insignia de batalla confederada. En marzo de 1956, 22 senadores del sur y 82 representantes emitieron el "Meridional Manifiesto"Que afirmó que la Corte Suprema abusó de su poder judicial y que aquellos que firmaron el documento harían todo lo posible para revocar la decisión de Brown v Topeka y que harían todo lo posible para detener la desegregación forzada de escuelas en el sur .

Los blancos menos educados en el sur recurrieron al KKK: el reclutamiento al KKK aumentó dramáticamente después de 1955. Sus métodos para aterrorizar a los afroamericanos eran más básicos: quema de casas, violencia contra individuos, quema de iglesias, etc. La idea era conseguir a los afroamericanos. mantener sus 'propias' escuelas para que la desagregación pueda existir en el libro de estatutos, pero que los afroamericanos permanezcan en escuelas solo para negros y rechacen ir a escuelas mixtas.

Los estados del sur hicieron todo lo posible para evitar la decisión de Warren. Los niños blancos que querían asistir a escuelas privadas recibieron subvenciones estatales para hacerlo. A los maestros que declararon que deseaban trabajar en escuelas no segregadas se les revocó su licencia de enseñanza. Se usaron leyes de "colocación de alumnos" por las cuales los niños tomaron exámenes que fueron evaluados por psicólogos y estos "profesionales" colocaron a los niños en la escuela apropiada dependiendo de los resultados de los exámenes. El peor ejemplo de evitar a Warren vino en el Condado de Prince Edward, Virginia. Aquí, todas las escuelas públicas se cerraron y solo se permitieron las escuelas privadas. Cuando las familias afroamericanas se negaron a aceptar las escuelas ofrecidas a sus hijos, esos niños no recibieron educación. Esto continuó durante tres años.

Tales abusos solo podían resolverse en los tribunales y esto llevó tiempo. Las escuelas fueron desegregadas teóricamente en 1954.

Para 1962, todavía existían escuelas solo para blancos (y, por lo tanto, escuelas solo para negros) en Mississippi, Carolina del Sur y Alabama.

Para 1964, menos del 2% de los niños afroamericanos asistían a escuelas multirraciales en los once estados asociados con el sur. Muchas universidades permanecieron solo para blancos y estas universidades tenían muy pocos maestros afroamericanos en su personal.

El norte no podría afirmar que está libre de este tipo de abuso. Para 1968, más del 30% de todos los niños afroamericanos fueron a escuelas públicas que eran 90% no blancas. La segregación fue de facto, pero no fue tan abierta como en el sur. Los afroamericanos se habían segregado efectivamente probablemente por las razones identificadas por Zora Neale Hurston. La ingeniería social era un tema sobre el cual ni siquiera la Corte Suprema podía hacer leyes.

El ejemplo más famoso de un distrito escolar, políticos locales, gente local, etc. que se negó a aceptar la decisión de Warren tuvo lugar en Little Rock, Arkansas, en 1957.