Adicionalmente

La Comisión Electoral de 2001.

La Comisión Electoral de 2001.

La Comisión Electoral de 2001 examinó la participación electoral más baja en las elecciones de junio de 2001. En esta elección, solo el 59.4% de los que tenían derecho a votar lo hicieron. La cifra electoral de 1997 fue del 71,4%. Muchos sienten que la política británica sufre en consecuencia cuando las personas parecen mostrar tanta apatía y todo el principio de la democracia se ve amenazado.

La Comisión Electoral concluyó que la baja participación no era una señal de que la gente ya no se preocupara por la política; de hecho, muchos de los que no votaron declararon que les importaba mucho la política en Gran Bretaña. Llegó a la conclusión de que la culpa radicaba en un fracaso de toda la campaña electoral para "conectarse con el electorado".

La Comisión propuso varias formas de mejorar la participación en futuras elecciones.

1. La estructura electoral debe permitir "abstención positiva"Mediante el cual una entrada en una papeleta de votación permitiría a los votantes votar por" ninguno de los anteriores ".

2. Voto obligatorio, como en Australia. Una encuesta realizada por MORI indicó que el apoyo o no a esto estaba ligeramente a favor de no presentarlo.

3. Más estímulo para registrarse, especialmente en las grandes ciudades donde fue más fácil para los votantes potenciales no registrarse. La Comisión sugirió que los agentes inmobiliarios y los prestamistas hipotecarios podrían proporcionar a los compradores de viviendas formularios de registro.

4. Elección de fecha fija. Esto eliminaría la capacidad de un gobierno de fijar la fecha de una elección, que generalmente era cuando la situación en Gran Bretaña se adaptaba al partido en el poder (como un buen crecimiento económico, bajas hipotecas, oposición en desorden, etc.)

5. Mejor paga para aquellos que hacen el recuento después de que las casillas de votación hayan cerrado. La Comisión no explicó cómo esto podría aumentar la participación electoral.

6. Voto por internet. Casi el 50% de los jóvenes de entre 18 y 24 años que fueron consultados dijeron que tendrían más probabilidades de votar si podían usar Internet para hacerlo. Esto ayudaría a abordar la baja participación en este grupo de edad.

7. Votación telefónica. El 66% de los encuestados declararon que votarían si pudieran hacerlo por teléfono.

8. Mayor uso del voto por correo. Esto, como reconoció la Comisión, podría generar más fraude.

La Comisión afirmó que, independientemente de las mejoras que se realicen en la forma en que las personas pueden votar, muchas no votarán si se sienten excluidas por el sistema y si una campaña electoral no logra despertar el interés en los posibles votantes, entonces todas las reformas imaginables no ayudarán.