Podcasts de historia

El espectador

El espectador

El espectador, un periódico semanal, fue iniciado por Robert Stephen Rintoul en 1828. El objetivo de Rintoul era producir una revista de lo que él llamó "radicalismo educado". El espectador Estuvo de acuerdo con Lord John Russell y los intentos de su gobierno Whig de introducir una reforma parlamentaria y apoyó la Ley de Reforma de 1832.

En 1861, Richard Holt Hutton se convirtió en editor adjunto y copropietario de la revista. La revista se volvió gradualmente más conservadora y en la década de 1880 fue un fuerte oponente de William Gladstone y sus propuestas para el gobierno autónomo irlandés.

Con el nombramiento de Herbert Asquith como editor, El espectador se volvió más liberal en sus puntos de vista. En las décadas de 1950 y 1960, la revista se opuso a la pena capital y abogó por la reforma de la ley homosexual.

Entre los colaboradores de la revista se encuentran Ernst Toller, Graham Greene, Lytton Strachey, Evelyn Waugh, John Arlott y Peter Quennell. El espectador es ahora la revista más antigua de publicación continua en idioma inglés.


El primer número del Spectator

los Espectador se publicó por primera vez el 1 de marzo de 1711.

Richard Steele y Joseph Addison, amigos de la escuela en Charterhouse, crearon un nuevo género literario en la época de la reina Ana. En 1709 Steele lanzó el Tatler, con noticias, chismes, reseñas y ensayos tres días a la semana, a lo que contribuyó Addison. Funcionó hasta principios de 1711 y Addison y Steele iniciaron el Espectador el primer jueves del mes de marzo siguiente.

Con un número de alrededor de 2.500 palabras, salió todos los días excepto los domingos. El número 1, después de una cita en latín de Horace, consistió enteramente en una introducción de Addison como "Sr. Spectator". 'He observado', comenzó, 'que un lector rara vez examina un libro con placer hasta que sabe si el escritor del mismo es un hombre negro o rubio, de una disposición apacible o colérica, casado o bachiller, con otros Particularidades de la naturaleza semejante ... "En consecuencia, proporcionó una biografía de su yo ficticio y observó que vivía en el mundo" más como un espectador de la humanidad que como una de las especies ".

En el n. ° 2, Steele presentó a los amigos del Sr. Spectator, que aparecerían en números posteriores. El más recordado de ellos es Sir Roger de Coverley, supuestamente nieto del hombre que inventó la danza country. Un escudero conservador a la antigua, era completamente adorable, pero sus puntos de vista no podían tomarse en serio en el mundo whig moderno. Steele involucró actualmente a Sir Roger con una mujer de la calle en una visita a Londres, lo que molestó a Addison, quien lo mató.

Swift y Pope contribuyeron a la Espectador, que se concentraba en ensayos, como el de Addison sobre Fama, Celos, Justicia poética. Hubo comentarios sobre modales y costumbres sociales de la época con una burla no poco cariñosa de las modas pasajeras. Addison también escribió piezas religiosas serias y crítica literaria.

Spectator escribió en la segunda semana: "Me esforzaré por animar la moralidad con el ingenio y templar el ingenio con la moralidad". Así lo hizo y la revista se hizo muy respetada. Funcionó para 555 números hasta diciembre de 1712.


Una breve historia de los deportes de espectadores

La mayoría (pero no todos) de los deportes que son súper populares entre el público de hoy fueron inventados, mejorados y regulados en las escuelas privadas independientes de la Gran Bretaña victoriana, es decir, lo que en Inglaterra todavía se llaman 'las escuelas públicas', como opuesto a los estatales. El más popular de todos, el fútbol, ​​se jugaba a principios de la Inglaterra medieval y siempre ha sido un juego casi exclusivamente para la clase trabajadora.

Sin embargo, el cricket, el rugby, el boxeo, el tenis sobre hierba y el atletismo fueron aficionados y alentados (quizás exagerados) en el espíritu de las escuelas públicas. Muchas, si no todas, las mejores escuelas privadas británicas consideraron el éxito en los deportes como más importante y significativo que el éxito escolar, y los líderes y autoridades de la escuela casi siempre fueron elegidos entre los atletas.

El críquet se jugó en Inglaterra desde principios del siglo XIII y se extendió como un proceso natural por todo el Imperio Británico, especialmente India (que entonces incluía a Pakistán), el Caribe y Australasia. El deporte estuvo gobernado hasta 1970 por el MCC (Marylebone Cricket Club), fundado en Lord's en Londres en 1787: el MCC asumió la responsabilidad de codificar el juego y por primera vez permitió los bolos por encima del brazo en 1864. El primer evento internacional no tomó lugar hasta 1877, cuando se jugó el 'Test Match' entre el equipo inglés (también conocido como el MCC) y Australia. Estos dos países fueron los líderes en el cricket hasta 1945, alcanzando un pico a principios de los años treinta, cuando la práctica del "bodyline bowling" (el jugador de bolos apuntando al bateador en lugar de a los portillos) se volvió universal (aunque nunca necesariamente popular).

Los "aficionados" (deportistas no remunerados) y los "profesionales" (que ganaban dinero en el juego) permanecieron hasta 1962, después de lo cual todo el cricket de primera clase se volvió completamente profesional. Los días de W.G. Grace y otros grandes jugadores de críquet "aficionados" habían desaparecido.

No todo el mundo sabe que las reglas esenciales del Fútbol Asociación se establecieron en Cambridge en 1843, pero la Asociación de Fútbol (FA) no se fundó en Inglaterra hasta 20 años después. En 1940 había cuarenta mil clubes de fútbol en él. La FIFA se inventó en Francia y significa Fédération Internationale de Football Assocation - una espantosa mezcla de lenguajes que nunca ha sido cuestionada ni corregida. En la década de 1950, el fútbol era principalmente profesional, aunque los jugadores no estaban bien pagados, y ciertamente no para los estándares millonarios de hoy. Las multitudes de fútbol (espectadores) alcanzaron la marca de diez mil en la década de 1880, y al menos ciento veinte mil (dependiendo del tamaño del estadio) en los años 20. Las apuestas por los resultados (grupos de fútbol) estaban muy extendidas en la década de 1890. La longitud de los pantalones cortos que usan los jugadores de fútbol ha variado mucho entre las décadas.

El rival del fútbol de clase media y alta era el rugby, un juego de aficionados que comenzó en la Escuela de Rugby en 1823. La forma de la pelota y las reglas son completamente diferentes al fútbol. La gente consideraba el rugby o el rugger un "deporte de toff", pero se hizo enormemente popular en la clase trabajadora de Gales. Este juego basado en la velocidad personal, el tamaño, la fuerza, las agallas y la precisión de las patadas se extendió rápidamente a otros países como Francia, Escocia, Gales (por supuesto), Sudáfrica, Nueva Zelanda y muchos países de América del Sur, en particular Uruguay. Pero como deporte espectador, el rugger nunca ha igualado al fútbol.

Los norteamericanos inventaron su propia versión y la llamaron fútbol americano, y los australianos se mantuvieron más cerca de las reglas inglesas pero hicieron el juego más violento. Inglaterra inevitablemente ideó una variante más de clase trabajadora, llamándola Rugby League, que era profesional. El juego original se llamó Rugby Union para mostrar la diferencia, y tuvo que esperar mucho tiempo antes de convertirse en algo más que puramente amateur.

El primer Campeonato Mundial de Tenis fue organizado por All England Juego de croquet Club (mis iniciales) en Wimbledon (Londres) en 1877. El juego se había desarrollado a partir del tenis real o real, que era tan antiguo que era el favorito de Enrique V y Enrique VIII (cuando era joven) y de muchas otras regalías europeas. El tenis en Wimbledon, así como en cualquier otro lugar del mundo, se volvió enormemente popular debido a la cobertura televisiva. Lo mismo sucedió con las carreras de caballos, conocidas como & # 8216el deporte de los reyes & # 8217. Las apuestas, naturalmente, tuvieron mucho que ver con eso.

El atletismo y el boxeo han existido, por supuesto, durante treinta siglos o más, pero los primeros Juegos Olímpicos "modernos" con estos deportes y muchos más se organizaron en 1896. Han tenido lugar cada cuatro años (más menos, aunque las guerras han interrumpido el proceso ) desde la onda cerebral original del barón Coubertin. Una de las diferencias esenciales es que el atletismo solía ser practicado solo por hombres, debidamente desnudos. Esto no se consideraba decente en la época victoriana.

El automovilismo fue tremendamente popular entre todas las clases casi tan pronto como se inventó el automóvil en la década de 1930, estuvo dominado por Mercedes-Benz, Alfa-Romeo, Bugatti y Ferrari, aunque los automóviles Bentley de Gran Bretaña ganaron Le Mans seis veces después, los automóviles Jaguar. dominó las carreras de coches de salón durante muchos años en los años 50 y principios de los 60. Los autos de carreras puros de un solo asiento de hoy son milagros de la ingeniería y se han mantenido notablemente seguros considerando que pueden alcanzar casi 300 mph en recta.

El ciclismo también se hizo popular en Francia, Italia y España entre las guerras y todavía emociona a millones en la tele. Lamentablemente, el ciclismo profesional ha producido el flagelo moderno, ciclistas de `` ejercicio '' totalmente peligrosos para el público, vestidos de la cabeza a los pies como avispas de colores, los ciclistas invariablemente de peor genio que los avispones, pero equipados con un vocabulario muy colorido y siempre obsceno. los automovilistas que intentan (normalmente) evitar matarlos.

El béisbol se basó en los estadounidenses en los deportes escolares de niñas británicos, y se ha convertido en el deporte número uno en los EE. UU., Profesional desde 1868. El baloncesto, el único deporte internacional que se originó en los Estados Unidos, se creó en 1891. Fue un éxito instantáneo en las escuelas secundarias y universidades, y ha seguido siéndolo. También es muy popular en España, cuyo pasatiempo verdaderamente nacional, las corridas de toros, ha sufrido una tremenda caída de popularidad. La caza de animales a caballo solía ser el deporte número uno entre las clases más altas de Europa, pero ha perdido popularidad desde que los gobiernos comenzaron a prohibirlo. Hay muchos otros deportes verdaderos, como la natación, el lacrosse, el tiro con arco, etc., que nunca se han convertido en verdaderos deportes para espectadores, en los que la maldita televisión nunca los ha tomado en serio.


The Spectator (Reino Unido)

Estas fuentes de medios tienen un sesgo de leve a moderadamente conservador. A menudo publican información fáctica que utiliza palabras cargadas (redacción que intenta influir en una audiencia mediante el uso de apelar a las emociones o los estereotipos) para favorecer causas conservadoras. Por lo general, estas fuentes son confiables para obtener información, pero pueden requerir una mayor investigación. Ver todas las fuentes del centro derecho.

  • En general, calificamos a The Spectator UK Right-Center como sesgado en función de la selección de la historia y las posiciones editoriales que favorecen moderadamente a la derecha. También los calificamos principalmente de hechos en los informes, en lugar de altos, debido a artículos engañosos y algunas verificaciones de hechos fallidas con respecto al cambio climático.

Reporte detallado

Calificación de sesgo: CENTRO DERECHO
Informes de hechos: MAYORMENTE FACTUAL
País: Reino Unido (35/180 Libertad de prensa)
Tipo de medio: Revista
Tráfico / Popularidad: Tráfico medio
Calificación de credibilidad de MBFC: ALTA CREDIBILIDAD

Historia

The Spectator es una revista conservadora británica semanal. Se publicó por primera vez el 6 de julio de 1828, lo que la convierte en la revista de publicación continua más antigua en idioma inglés. La revista cubre páginas de política, cultura, actualidad y artes sobre libros, música, ópera y reseñas de cine y televisión.

Muchos editores anteriores de The Spectator han tenido carreras como políticos conservadores. Estos incluyen a Boris Johnson (1999-2005) y otros ex miembros del gabinete Iain Macleod, Ian Gilmour y Nigel Lawson. El editor actual es Fraser Nelson.

The Spectator también tiene versiones de EE. UU. Y Australia.

Financiado por / Propiedad

The Spectator es actualmente propiedad de David y Frederick Barclay, quienes también son dueños del periódico de derecha The Daily Telegraph a través de Press Holdings. Los ingresos se generan a través de suscripciones de pago y la venta de anuncios clasificados.

Análisis / Sesgo

En resumen, The Spectator cubre principalmente la política y la cultura con un sesgo de tendencia a la derecha en la selección de historias. Los titulares y artículos suelen contener un lenguaje moderadamente cargado que favorece a la derecha como este: la estrategia Brexit de Theresa May ha humillado a Gran Bretaña y la vergonzosa decisión de Cambridge de rescindir la beca de visita de Jordan Peterson. La información contenida en los artículos generalmente se envía de manera adecuada a medios de comunicación confiables o mediante citas directas. The Spectator también ha publicado artículos engañosos sobre el cambio climático.

Editorialmente, The Spectator es generalmente euroescéptico en su perspectiva, favoreciendo los lazos estrechos con los Estados Unidos en lugar de con la Unión Europea y apoyando a Israel. En la política británica, generalmente se oponen firmemente al Partido Laborista y favorecen al Partido Conservador y, a menudo, critican a la Primera Ministra del Partido Conservador, Theresa May, por no ser lo suficientemente fuerte en el Brexit.

Verificaciones de hechos fallidas

En general, calificamos a The Spectator UK Right-Center como sesgado en función de la selección de la historia y las posiciones editoriales que favorecen moderadamente a la derecha. También los calificamos principalmente de hechos en los informes, en lugar de altos, debido a artículos engañosos y algunas verificaciones de hechos fallidas con respecto al cambio climático. (D. Van Zandt 1/12/2016) Actualizado (17/9/2019)


El Museo Copeland brilla en la historia negra

VSU & # 8217s Copeland African American Museum (CAAM) presenta diferentes artefactos en Thaxton Hall con nuevos horarios para el Mes de la Historia Negra.

CAAM tiene una amplia variedad de preciosos artefactos de ascendencia afroamericana que ayudan a crear la herencia que existe hoy. Esto incluye cartas de personajes históricos, instrumentos que fueron tocados por artistas genuinos y clips de eventos que allanaron la forma en que vivimos hoy.

Más artefactos incluyen, entre otros, los guantes de boxeo autografiados de Muhammad Ali que comenzaron su carrera, una carta mecanografiada por Martin Luther King, Jr. y un breve guión escrito por Tupac.

La misión de CAAM es honrar y preservar los artefactos históricos que muestran cómo la cultura afroamericana se ha beneficiado de los tiempos actuales. Al mostrar los diferentes tipos de historia, CAAM espera fomentar conversaciones que involucren a personas diversas.

El viaje del CAAM comenzó en 2016 cuando el Dr. Roy Copeland y su esposa, la Dra. Cheryl Copeland, crearon un espacio donde las personas pueden llenarse de historia estadounidense y recibir educación sobre las contribuciones que los afroamericanos han hecho a la cultura.

Recorrer CAAM lo ayudará a aumentar su conocimiento, así como a mejorar su comprensión general de la diversidad y su importancia para la sociedad actual.

“La importancia es tener un museo tangible y cercano, porque somos muy raros”, dijo TaMara Tolbert, una estudiante de posgrado que trabaja en el museo. “No hay muchos museos exclusivamente afroamericanos y especialmente en un campus universitario, por lo que nuestro deber es continuar buscando conocimiento, obtener un conocimiento profundo sobre las cosas que la gente ha hecho por nosotros hoy y provocar una conversación sobre dónde estamos ahora, de dónde venimos y todo el camino que podemos recorrer ".

Tolbert dijo que el museo rota sus artículos para que la gente los vea cada seis meses, por lo que están animando a la gente a ver lo que se muestra ahora antes de que cambie en marzo.

Los efectos que ha tenido COVID-19 para el CAAM es que deben limitar la cantidad de personas, lo que limita la cantidad de influencia y educación que brinda el museo.

Aunque, cumplir con las reuniones de no más de 10 personas no es algo malo. Al hacer esto, y mantener la distancia de seis pies entre sí, permite realizar recorridos más personales para unas pocas personas a la vez en lugar de para un grupo grande.

Los recorridos son pequeños e íntimos y ofrecen una forma de hacer preguntas. También existe la posibilidad de aprender algunos secretos y datos divertidos que el CAAM normalmente no comparte.

A la facultad del museo también le gusta asegurarse de que se informe a los estudiantes de VSU sobre eventos futuros, horas de operación y cambio de artefactos.

CAAM envió un correo electrónico a todos los estudiantes de VSU, incluido un volante con respecto a sus horas de operación, medios de comunicación social e instrucciones sobre cómo reservar un lugar de estacionamiento.

CAAM está en el campus de Thaxton Hall, suite 200. Puede encontrar Thaxton Hall en 2525 N. Patterson St. El horario de atención es de 10 a.m. a 2 p.m. de lunes a jueves y de 10 a.m. a 1 p.m. el viernes.

Durante el Mes de la Historia Negra, el museo ha ampliado su horario de sábado y domingo de 10 a.m. a 2 p.m.

Si desea llamar y hacer una reserva de recorrido o programar una cita para un recorrido en grupo, llame a la oficina del museo al (229) 245-2448.

La entrada es gratuita y abierta al público, lo que significa que no es necesario ser estudiante de VSU para recibir una buena lección de historia.

Para estacionar en el campus norte de VSU, debe enviar un correo electrónico a [email protected] al menos 24 horas antes de la fecha de recorrido deseada para que pueda recibir su pase de estacionamiento. Una vez que tenga un pase en su correo electrónico, imprímalo, complételo y colóquelo en su tablero.

Escrito por Madison Gruber, redactora. Foto cortesía de Bailey Storey.


Podcast n. ° 167: Cuando ver a la gente caminar era el deporte favorito de Estados Unidos y el espectador n. ° 8217


Los deportes para espectadores son una industria multimillonaria. Cientos de millones de personas ven deportes en todo el mundo, ya sea en televisión o en persona, y la vida personal de los atletas es pasto de las noticias y los programas de televisión. Los profesionales estrella ganan enormes salarios, además de ganar mucho más con acuerdos de patrocinio.

Pero, ¿qué es interesante es que la manía de hacer dinero del mundo deportivo actual se inició en el siglo XIX con el fascinante deporte lleno de acción de & # 8230.walking?

En Peatonalismo El escritor Matthew Algeo echa un vistazo al deporte olvidado del peatón o la marcha competitiva. Durante el siglo XIX, fueron las rodillas de abejas absolutas. Decenas de miles de personas llenarían las arenas para ver a hombres con bigotes competir por gigantescos días de pago caminando en círculos durante seis días seguidos. Si bien la historia del peatón es interesante en sí misma, Algeo también muestra cómo sentó las bases para los deportes de espectadores modernos.

En el podcast de hoy & # 8217s, Algeo y yo discutimos algunos de los personajes más interesantes y más grandes que la vida que compitieron en este deporte de antaño, así como las formas en que dio origen a la industria del deporte impulsada por el dinero de hoy. ¡Creo que usted encontrará la conversación de cualquier cosa menos peatonal!

Mostrar lo más destacado

  • Cómo una apuesta en las elecciones presidenciales de 1860 inició la locura del peatón
  • Las locas distancias que atravesarían los caminantes
  • La superestrella del peatón que usa blusa y lleva bastones
  • Cómo ocurrió el primer escándalo de dopaje en el deporte durante una carrera a pie del siglo XIX
  • Las extrañas reglas del peatón
  • Cómo los peatones profesionales allanaron el camino para el atleta profesional mega-pagado
  • Por qué ver a la gente caminar durante días y días era tan popular en el siglo XIX
  • Cómo el peatón fue el primer deporte en Estados Unidos en romper la & # 8220 barrera del color & # 8221
  • Por qué declinó el peatonalismo
  • ¡Cómo tú también puedes participar hoy en una carrera de peatones de antaño!
  • ¡Y mucho más!

Peatonismo fue una lectura divertida y fascinante. Me encontré riendo a carcajadas en varios puntos. Además, al llevar un microscopio a un deporte olvidado del siglo XIX, Algeo puede mostrar a los lectores las corrientes culturales del siglo XIX que dieron lugar a muchos aspectos de los deportes de espectadores modernos.

¡Escuche el Podcast! (¡Y no olvides dejarnos una reseña!)

Transcripción

Brett McKay: Brett McKay aquí, y bienvenido a otra edición del podcast Art of Manimony. Hoy en día, los deportes son una industria multimillonaria: fútbol, ​​baloncesto, fútbol, ​​béisbol. Me refiero a miles y miles y miles de personas que vienen a ver estos deportes. Los ven por televisión. Los atletas están ganando millones de dólares, cientos de millones de dólares. Hay un salario más los acuerdos de patrocinio que lo acompañan. Aquí está la cosa. Toda esta mega industria del deporte que tenemos hoy comenzó con el deporte súper emocionante que sucedió en el siglo XIX de la caminata competitiva. Sí, hablo en serio.

Mi invitado de hoy desenterró este deporte olvidado hace mucho tiempo que realmente dio inicio a la era del deporte moderno. Su nombre es Matthew Algeo. Escribió un libro llamado & # 8220Pedestrianism: When Watching People Walk Was America & # 8217s Favorite Spectator Sport & # 8221 & # 8217s una mirada fascinante a un fragmento perdido de la historia estadounidense que tiene una influencia más amplia en el deporte actual. Todo lo que sabemos sobre el deporte hoy en día con los acuerdos de patrocinio, salarios súper altos, pagos súper altos, miles de personas viendo un deporte, todo comenzó con la caminata competitiva, lo cual es realmente extraño.

Ocurrió a finales del siglo XIX en una época que me gusta. Es cuando el boxeo estaba comenzando a crecer, John L. Sullivan. Teddy Roosevelt estaba llegando al poder. Tuvo el auge de los medios de comunicación, el auge de la cultura del consumidor, y todas estas cosas se unieron en torno a la marcha competitiva. Bueno, hoy en el podcast, Matthew Algeo y yo hablamos de este deporte olvidado hace mucho tiempo y cómo influye en el deporte de hoy. Es una mirada realmente divertida e interesante a un fragmento olvidado de la historia. Sin más preámbulos, & # 8220Pedestrianism & # 8221 con Matthew Algeo. Matthew Algeo, bienvenido al espectáculo.

Matthew Algeo: Gracias. Gracias por invitarme.

Brett McKay: Bueno, de nada. La razón por la que te invité es porque olvidé dónde me enteré de tu libro, pero habla de este deporte oscuro del que no sabía nada a pesar de que Gilded Age American es una de mis partes favoritas de la historia estadounidense. Tienes el aumento de la lucha por los precios. Tenemos a John L. Sullivan, la cabecera de nuestro sitio web, Teddy Roosevelt, todo esto, pero no tenía idea de que un deporte llamado peatonalismo, que básicamente es caminar, era el deporte más popular en Estados Unidos para unos 40 años. Tengo curiosidad, ¿cómo se encontró con este trozo de historia estadounidense olvidada?

Matthew Algeo: Sí, definitivamente se ha olvidado. De hecho, estaba investigando un libro hace unos ocho o nueve años sobre la fusión en 1943 de los Steelers y los Eagles. Es posible que se dé cuenta de esto. Fueron los Steagles durante una temporada porque en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, los equipos tenían tan pocos jugadores que tuvieron que fusionar dos equipos, por lo que fusionaron a los Steelers y los Eagles. Estaba escribiendo un libro sobre los Steagles. Mientras investigaba ese libro, investigué un poco sobre la historia de los deportes de espectadores en los Estados Unidos. Soy como tú, soy un gran admirador de la Edad Dorada. Amo la década de 1890, la de 1880.

Me quedé asombrado al darme cuenta de que, cuando investigaba la historia de los deportes para espectadores, en las décadas de 1880 y 1890, este deporte de peatones era el deporte para espectadores más popular en los Estados Unidos. Miles, decenas de miles de personas llenaban las arenas para ver a los chicos caminar por una pista de tierra durante días seguidos. Esta fue la cosa más fascinante y fascinante que estaba sucediendo en la Edad Dorada. La gente apuesta por esto. Lo digo en serio, es gracioso en este momento que tenemos toda esta controversia sobre los deportes de fantasía y las apuestas en línea con los deportes de fantasía. Quiero decir que este era el deporte de fantasía original. La gente apostaría por cualquier cosa sobre estos tipos. ¿Quién sería el primero en caminar 100 millas? ¿Quién sería el primero en abandonar la carrera? Fue como el deporte para espectadores más asombroso en los Estados Unidos durante, como dijiste, un período de tiempo muy corto, pero durante ese período de tiempo en las décadas de 1880 y 1890, gobernó.

Brett McKay: Sí, como escribiría el New York Times al respecto. The National Police Gazette, hemos hablado un poco sobre eso en el programa y en el sitio web antes, estaban & # 8230

Matthew Algeo: Ellos lo amaron.

Brett McKay: Les encanta el peatonismo.

Matthew Algeo: Les encanta.

Brett McKay: Era como si un fenómeno de la naturaleza fuera realmente a lo que se reducía.

Matthew Algeo: Bueno, una de las formas más populares de peatonismo fue la carrera de seis días. Los chicos caminaban durante seis días a partir de & # 8230 usted no podía & # 8217t porque en ese entonces, por supuesto, los domingos no podía & # 8217t tener ningún entretenimiento.

Brett McKay: Sí, leyes azules.

Matthew Algeo: Blue Laws, exactamente. Entonces, las carreras comenzarían justo después de la medianoche del lunes por la mañana y luego continuarían hasta la medianoche del sábado por la noche, por lo que duraron seis días. Durante este tiempo tendrías los periódicos cubriendo el evento. Estarían publicando actualizaciones en toda la ciudad en vallas publicitarias, y la gente simplemente las seguiría. Tendrían ediciones adicionales de los periódicos publicados para mostrar quién estaba al frente, quién lideraba a esa hora del día, el lunes por la mañana, el martes por la tarde, el miércoles por la tarde. Realmente fue un fenómeno cultural asombroso en ese momento.

Brett McKay: Dijiste que era un juego de alto riesgo, como que se gastaba mucho dinero & # 8230 Nosotros & # 8217 hablaremos de cuánto valían las carteras para estas competiciones, era una locura, pero el juego estaba involucrado. Lo gracioso del peatón es que se inició con una apuesta. Cuéntenos un poco sobre la historia de cómo se inició el peatón.

Matthew Algeo: Seguro. Fueron las elecciones presidenciales de 1860. Por supuesto, Abraham Lincoln fue el candidato republicano en 1860. Había otros tres candidatos, el Partido Demócrata estaba dividido. Había un tipo en Boston, un tipo llamado Edward Payson Weston. Apostó a un amigo a que Lincoln perdería las elecciones en 1860. Por supuesto, Lincoln gana las elecciones en 1860. Los términos de la apuesta, sin embargo, eran inusuales. Weston tuvo que caminar de Boston a Washington a tiempo para ver la inauguración de Lincoln en marzo de 1861, por lo que Weston hizo esta caminata. Es la mitad del invierno. Camina desde Boston a Washington. Realmente llamó la atención de la nación. Se convirtió en una figura muy popular en los medios. Los periódicos cubrieron esta caminata: ¿Weston llegaría a Washington a tiempo para ver la inauguración de Lincoln & # 8217?

Weston llegó en realidad unas cuatro horas tarde a la inauguración. No ganó la apuesta. Bueno, perdió la apuesta. No cumplió la apuesta, pero se convirtió en una sensación tal que la gente de todo el país quería ver caminar a Weston. Quiero decir que te sorprende, pero la gente salió solo para verlo caminar por su ciudad cuando estaba haciendo esta caminata de Boston a Washington. Pensó que tendría que haber una forma de monetizar esto, así que comenzó a actuar en la carretera. Caminó adentro, en pistas de patinaje rodantes. Trató de caminar 100 millas en 24 horas, ese tipo de cosas. Así fue como se convirtió en un peatón muy famoso. Comenzó toda la idea de la marcha competitiva en los Estados Unidos.

Brett McKay: En realidad era un showman, lo que me pareció realmente interesante. No era realmente un gran atleta, supongo que era un atleta porque era capaz de hacer estas cosas, pero aportó un poco de espectacularidad al deporte.

Matthew Algeo: Me gusta decir que era el Ab- & # 8230 Era el Abraham Lincoln. Fue el Muhammad Ali de la década de 1870. Comprendió instintivamente la conexión entre entretenimiento y deportes. Por ejemplo, caminaría 100 millas en 24 horas, lo cual es realmente una hazaña increíble. Es difícil hacerlo incluso hoy, pero, cuando lo hizo, vestía abrigos largos de terciopelo y siempre llevaba un bastón. Llevaba sombrero de copa y siempre llevaba corbata o corbata. Entendió que tenías que tocar para la multitud. Quiero decir que fue casi un adelanto de su tiempo en la forma en que él entendió que realmente tenías que entretener al mismo tiempo que realizabas una hazaña atlética. Como digo, se parece mucho a Muhammad Ali.

Brett McKay: Esto fue durante la Edad Dorada. Esto es realmente cuando los medios de comunicación estaban comenzando. Supongo que fue una de esas primeras personas que comprendió intuitivamente el poder de los medios de comunicación. Creo que Teddy Roosevelt fue el primer presidente que realmente entendió el poder de los medios de comunicación. Supongo que Weston fue el primer atleta que entendió el poder de los medios de comunicación que lo catapultó a la fama y la riqueza.

Matthew Algeo: Es gracioso. Actualmente estoy trabajando en un libro sobre Roosevelt y cómo interpretó a los medios. Weston realmente interpretó muy bien a los medios. No lo digo de forma negativa. Sabía que la imagen de la portada del periódico era más dramática si llevaba un abrigo largo y suelto y llevaba su bastón con la parte superior dorada. Realmente entendía cómo funcionaba el entretenimiento, cómo funcionaban los deportes, cómo funcionaban los negocios. Fue uno de los primeros atletas que realmente se interesó, invirtió en su propio negocio. Negoció sus propios contratos. Esto era inaudito en ese momento. La mayoría de los atletas fueron guiados por tipos que se aprovecharon de ellos, pero Weston no era así. Era una especie de la primera generación de atletas que realmente sabía cómo capitalizar su fama.

Brett McKay: ¿Cómo pasó? ¿Cómo comenzó Weston haciendo esta apuesta básicamente para caminar hasta Washington, DC y transformarse en esta cosa donde había ligas competitivas? Había partidos y había dinero en juego. ¿Cómo sucedió esa transición? Aquí & # 8217s el otro & # 8230 ¿por qué sucedió? ¿Qué fuerzas culturales estaban ocurriendo en ese momento que permitieron que el peatón fuera el deporte para espectadores más popular en Estados Unidos?

Matthew Algeo: Bueno, en realidad, una de las cosas fue que el patinaje sobre ruedas se hizo muy popular. Se inventó el patín de ruedas, el tipo que conocemos hoy con las cuatro ruedas en la parte inferior que puedes inclinarte y girar, y aparecieron pistas de patinaje sobre ruedas en todo el país. Estos fueron realmente los primeros espacios públicos cerrados, por lo que había estos lugares que estaban sentados allí sin nada que hacer excepto patinar. Weston, que acababa de caminar de Boston a Washington, se dio cuenta de que todas estas personas querían verlo caminar. Todas estas pistas de patinaje sobre ruedas estaban ahí, así que él iba a una pista de patinaje sobre ruedas y montaba una pista. Pueden ser 50 vueltas a una milla. Eran pequeñas pistas de patinaje sobre ruedas. Iba allí y le cobraba a la gente 10 centavos por ir a verlo caminar 100 millas en 24 horas, ese tipo de cosas.

Fue esta extraña convergencia de espacios interiores y Weston, gente como él, viendo cómo podían capitalizar estos espacios públicos interiores por primera vez. También hay que recordar que en ese momento, estamos hablando de después de la Guerra Civil, por primera vez la gente tiene un poco de dinero extra en el bolsillo. Usted ve la industrialización llegando. La gente tiene un poco de tiempo extra en sus manos, tiempo extra, dinero extra. Estas pistas de patinaje rodantes cubiertas, Edward Payson Weston viajando por todo el país caminando 100 millas en 24 horas por todo el país y todas estas cosas se unieron y convirtieron lo que era esta extraña apuesta de que podía caminar desde Boston a Washington en un deporte profesional.

Brett McKay: Supongo que en ese momento el béisbol apenas estaba comenzando, así que eso no fue un factor. No estaban compitiendo con el béisbol. Las peleas de premios estaban por ahí, pero ese era un deporte clandestino y menospreciado, así que caminar & # 8230

Matthew Algeo: Tú también & # 8230

Brett McKay: Oh, adelante.

Matthew Algeo: & # 8230 tengo que recordar que el béisbol tenía mala reputación. El boxeo, por supuesto, tenía mala reputación. El peatón era un deporte sano. Estaba caminando. ¿Qué podría ser más saludable que caminar? Entonces, realmente fue este vacío el que Weston llenó cuando comenzó a recorrer el país organizando estas exhibiciones ambulantes que decían que se podía traer a la familia. Era entretenimiento familiar, 5 o 10 centavos por persona, y podías llevar a la familia a verlo. Nunca llevarías a la familia a ver a John L. Sullivan. Incluso el béisbol en ese momento tenía mala reputación. Así que realmente fue el primer entretenimiento familiar, entretenimiento masivo en los Estados Unidos en las décadas de 1870, 1880 y 1890.

Brett McKay: Besides having these exhibitions where people would pay to watch, it evolved to becoming a sport where there were like belts. They created a belt system like prize fighting. Can you talk a little bit about what I thought was just mind boggling was the amount of money the purses that these walkers, these pedestrians could win? Can you talk a little bit about some of the prizes that were won by some of these athletes?

Matthew Algeo: You’ve got Weston, and he’s going out. He’s walking these exhibitions. Of course, people see how much money he’s making, and competitors arise naturally. The biggest competitor was a guy named Daniel O’Leary. He was an Irish immigrant, and he figured if Weston can walk 100 miles in 24 hours, I can walk 105 miles in 24 hours. Eventually they met in a race, and it was a six-day race as we mentioned earlier. That was as long as you could race. The first big race was in Chicago. This sort of morphed into these six-day races involving all sorts of competitors, from the United States and from Great Britain.

As you mentioned, the payouts on these races were tremendous, because, think about it, it’s a six-day race. You’re at the first Madison Square Garden. They might have 10,000 seats, but it’s continuous. It’s for six days, and so people are coming and going constantly. You could have 500,000 people maybe come and see this race over the course of a week because you might come in and see it for five minutes and leave. Everybody was paying 50 cents or $1.00 a ticket. The winner of the race might receive $25,000, $30,000, $40,000, which today is a million dollars. I mean this is for six days’ work. Whoever won would get a million dollars for six days’ work. This actually stands up to what you see for professional athletes today because a million dollars for a week is $50 million for a year. That’s a pretty good baseball player right there even today.

Brett McKay: Besides the payouts, did some of these athletes get sponsorship deals like modern athletes do?

Matthew Algeo: Sí. What was interesting, you mentioned the Police Gazette before. You guys know all about the Police Gazette, but they were one of the big sponsor because they covered the races. People who subscribed to the Police Gazette loved pedestrianism. They had a guy that they paid, I think, $2,000 to wear a shirt that just had the Police Gazette logo on it during a race. I mentioned Dan O’Leary earlier. He was the spokesperson for a brand of salt. “When I need to re-salt, I use Tiger Salt.” These guys, they were some of the first athlete spokesmen in the United States. It’s the beginning of this whole sports industrial complex.

Brett McKay: There were also the first on sports cards, like the cigarette cards.

Matthew Algeo: Yeah, yeah, yeah. Cigarette cards really came out … started beginning in the 1870s and 1880s. I’ve got a couple of them. Some of the first athletes featured on these sporting cards were pedestrians. Frank Hart who was actually one of the first famous black athletes in the United States … He was an African American who won a couple major pedestrian events. He’s probably the first African American ever featured on a trading card in the United States. All these guys are forgotten now. Nobody remembers them. That’s probably why nobody’s buying my book. I really think that they were a huge part of American sports history, and I really think they need to be remembered.

Brett McKay: Tell us a little more about Frank Hart, because I thought this was really interesting. This was before, I guess, Plessy v. Ferguson.

Matthew Algeo: Sí.

Brett McKay: People always had this idea that sports has always been segregated, but there was a time right before Plessy v. Ferguson when separate but equal was the law of the land where you had black athletes who were competing and doing really well in competitive sports in America. Can you tell us a little bit more about Frank Hart?

Matthew Algeo: There were even black baseball players in the 1880s and 1890s. You’re right. Plessy v. Ferguson ended everything. It ended any kind of integration that was going on. The beauty of pedestrianism was that anybody who could walk could do it, and almost everybody can walk. Black people can walk. Chinese people can walk. White people can walk. It was amazing the variety of people you had in pedestrian events because anybody who could walk could take part. It didn’t matter what your race was, what your color was.

People tend to forget this that in the Gilded Age, you had this weird period between Reconstruction and Plessy v. Ferguson, as you mentioned, where there was a wide-open field, really. I make the argument in the book that things were a lot better for African American athletes between Reconstruction and Plessy versus Ferguson than they were between Plessy and Jackie Robinson. I mean black people could take part in sporting events with white people. Frank Hart was one of those people, an African American, who took part in these events, and he won several six-day races. His picture was on the front page of the New York newspapers. It was amazing for an African American at that time to do what he did. It’s a shame that it really ended with Plessy versus Ferguson.

Brett McKay: He won a lot of money, too.

Matthew Algeo: These guys won so much money. You really don’t appreciate but winning $12,000, $15,000 in 1889 was like winning half a million dollars today. Really for six days work, you could take half a million dollars home. If these guys won two races a year, they won a million dollars a year. I mean it was amazing.

Brett McKay: I guess something we really haven’t talked about is how these races actually went down. A lot of them were six-day races, but they weren’t walking continuously for six days. How did the whole walking match occur, and what were some of the rules that governed these events?

Matthew Algeo: For a walking match, strictly, one foot had to be on the ground at all times, heel, toe, heel, toe, just like today. In the Olympics you have 10, 50 kilometer walking matches. You see the way people walk, that funny, swiveling in their hips kind of walk. That’s how people walked. The match would begin, as a I mentioned earlier, right after midnight on Monday morning. Typically it would continue right up until midnight on Saturday night. There would be tents erected in the middle of the track. There’d be a dirt track on the floor. It’d be maybe an eighth or a seventh of a mile around. It’d be inside an arena. Almost always these were indoor events. Whoever walked the most miles over those six day would be the winner. You could stop whenever you wanted. You could go rest in your tent. Most people ate while they walked. They might eat some greasy eel broth or something like that. It wasn’t really the kind of nutrition that people take today. Whoever walked the most miles in six days was the winner. That was the most common race, the six-day race.

Brett McKay: I thought it was really interesting how they kept themselves … some of the things they did. You mentioned the greasy eel broth, but I guess champagne was a really popular drink to keep you going.

Matthew Algeo: They thought alcohol was a stimulant, and so a lot of guys would drink a lot of alcohol and then sometimes literally fall off the track. It was just amazing. It took them a while to figure out that you probably shouldn’t be drinking during the race. The guys who took it most seriously, really, they did training. I tend to make fun of them or whatever, but the guys who were very serious about it, they did a lot of training. They did a lot of running, a lot of jogging, that sort of thing. I mean they were athletes on a par with the athletes of today.

Brett McKay: Speaking of how pedestrianism really laid the foundation of modern sport in America, you talked about how pedestrianism had America’s first doping scandal. I thought this was really funny, too.

Matthew Algeo: Sí. Edward Payson Weston, who we had mentioned earlier, he took part in a race in the UK. It was discovered that he was chewing coca leaves. This was, of course, a stimulant, but at the time there were no rules. I mean this was one of the problems with pedestrianism and one of the reasons it died is that there was no governing body of pedestrianism. There was no commissioner of pedestrianism. There was nobody to really take control of the sport, and so when Weston was found to be chewing these coca leaves, there was nobody to enforce any rule to say it was wrong. There’s nobody to tell him that he should be expelled from the sport, that sort of thing. So it really went by that Weston got away with this. He later insisted that it gave him no competitive advantage. Of course, that’s what everybody says when they chew coca leaves, I guess.

Brett McKay: When they get caught, right?

Matthew Algeo: Sí.

Brett McKay: You mentioned there was a lack of an organizing body that led to the decline, but what other factors led to the decline of pedestrianism? Why was it forgotten from American history?

Matthew Algeo: Wow. Well, baseball really … I mentioned that pedestrianism had no commissioner. Well, in 1876, the owners of baseball teams organized the National League and baseball really became the American pastime within 10, 20 years of that. They had a commissioner. They could oversee the sport. They could wipe out gambling. They could maintain the integrity of the sport. Pedestrianism had nothing like that. Also the invention of the bicycle. Remember the old time 19th century bicycles was that kind with the big, huge front wheel …

Brett McKay: Yeah, that hipsters drive around in.

Matthew Algeo: .. and that tiny back …? Exactamente. I saw that on Gawker recently. Anyway, yes, the hipsters who drive these big bicycles around, but those are very hard to race. They weren’t very nimble. The invention of the safety bicycle in the 1880s, that’s the bicycle we drive today, with the two same-sized wheels and the drive chain. Well, that was much more interesting to watch race for six days than people walking around a track. So the combination of baseball and the bicycle really eliminated pedestrianism from the sporting scene in the United States. People just stopped watching it. Moved on to other sports, moved onto more interesting things. As for why they’re forgotten, I don’t know. I mean why would you remember people who walked? No lo sé.

Brett McKay: Excuse me, I thought it was interesting, too, towards the end of its heyday, like moral crusaders started going after pedestrianism much in the same way they went after prize fighting or bull fighting or cock fighting.

Matthew Algeo: One of the most entertaining things about watching a six-day race was going into watch day number five or six because the competitors would be so bedraggled. They would be so wore out they’d almost be dead on their feet. That was the exciting thing was to go watch these people after five or six days of continuously walking, what they would look like, how they would behave. So there were morality crusaders, and they were aligned with the temperance movement who came in and said this making fun of these people. It’s like exhibitionism. It’s immoral to watch these people after five or six days. So the weight of this crusade came down on pedestrianism, and it really had a hard time recovering from that.

Brett McKay: We forgot about pedestrianism, but it did lay the groundwork for modern sports as far as its connection to mass media, its connection to gambling, the connection to athletic sponsorships. I’m curious, I think you mentioned the Olympic walking. Is that a remnant of pedestrianism?

Matthew Algeo: It is. Walking is one of the very few sports that has been in the Olympics continuously since the very first Olympics in, what was it, 1896, I forget. I don’t think it’s a stretch to say, pedestrianism really you see it more in even major league baseball or the NFL where the idea of capitalizing on an athletic event. Pedestrianism was one of the first sports to figure out a way to monetize itself. There were sponsorships. There were championships. There all sorts of different ways to make money. That’s all what sports is about today is making money. Pedestrianism was the first sport, I really think … because the other sports were under the radar, boxing and baseball. They were either for gentlemen or for ruffians, but pedestrianism was the first sport that was for the general populous, and they figured out a way to make money.

Brett McKay: I’m curious writing this book, did you start walking more? Because I’m going to try doing one of those feats. Did you start walking more? Because after reading it, I was like, “I’m going to start walking more.”

Matthew Algeo: I encourage you to attend a 24-hour race. I actually did a 24-hour race. People came up to me and said, “Have you ever done this?” “No, no, no, no, no.” Actually last year in October I did a 24-hour race in New Jersey, and I walked it, just walk your 24 hours, see how far you go. I did 51 miles, so I am proud to say that, yes, after all that I was inspired to attempt a 24-hour race.

Brett McKay: There you go. I’m going to have to give that a try. I’m going to do it.

Matthew Algeo: But that’s half, that’s half of what Weston did, or O’Leary did, or Frank Hart did. They would walk 100 miles in a day.

Brett McKay: That’s crazy.

Matthew Algeo: Your basic walking speed is about 4 miles an hour so just go walk but not stop for 24 hours, and you’re not at 100 miles.

Brett McKay: All right. Well, I’m going to give it a try. I’m going to challenge everyone out there who’s listening to go try it this, too. We get some records on here, so we can beat Weston.

Matthew Algeo: It’s really cool. The races are a lot of fun. It’s really cool. The ultramarathons are not for regular people, but 24-hour races, those kinds of races, a regular person can do it because there’s no ‘did not finish.’

Brett McKay: Sí.

Matthew Algeo: Everybody finishes, so it’s really a lot of fun.

Brett McKay: Very good. Well, Matthew Algeo, thank you so much for your time. This has been an absolute pleasure.

Matthew Algeo: Oh, Brett, I really enjoyed it. Thank you for inviting me.


Hamilton College Cemetery

The Board of Trustees established the Cemetery in August of 1820. Prior to then, the Old Burying Ground on Kirkland Avenue was where many Hamilton-connected people were buried. In 1855, the Cemetery was enlarged when Professor Edward North donated half an acre of land.

Professors, presidents, alumni, their spouses and children lie buried on the eastern slope of College Hill amidst the trees, red shale paths, and shrubs adjacent to Bristol Center and Morris House.

Here are some of the prominent people interred there.

Azel Backus served as Hamilton’s first president from 1812–1816 he died of typhus on December 16, 1816, after attending to a student with the disease. Backus was buried in the Old Burying Ground on Kirkland Avenue.

Professor Seth Norton succeeded Backus as acting president before dying two years later. In 1820, their bodies were exhumed and reburied in the newly established College Cemetery.

When Samuel Kirkland died in 1808, he was buried behind his mansion on Harding Road. Oneida Chief Schenando, upon his death in 1816, was buried beside Kirkland, as was his wish. In 1856, the bodies of Kirkland and Schenando, as well as Kirkland’s daughter, Eliza, who died in 1819, were disinterred and transferred to their present sites in the College Cemetery. Famous Hamilton graduate Gerrit Smith was present at that ceremony. A new monument for Schenando was dedicated in 1999.
Many other notable administrators

and faculty members are buried in the cemetery, including Professor of Classics Edward North, Class of 1841 and Hamilton’s longest-serving faculty member at 58 years, and President Melancthon Woolsey Stryker, Class of 1872 and Hamilton’s longest-serving president between 1892 and 1917.

Elihu Root, Class of 1864, had an illustrious career as a lawyer, US Senator, diplomat, Secretary of State, and Secretary of War. In 1912, he was awarded the Nobel Peace Prize. Root was also a long-time Hamilton trustee, board president, and generous graduate whose father and grandfather had taught math and science at Hamilton. Originally they came from nearby Vernon.

Root owned much of the land in the College area, and his former summer home

on the south side of College Hill Road now houses administrative offices. This house is listed on the National and State Registers of Historic Places.

Other Hamilton deans and presidents buried there are Dean Frank Ristine (1884–1958), Dean Winton Tolles (1906–1980), Dean Arthur Percy Saunders (1869–1953), President Frederick Carlos Ferry (1868–1956), President Henry Davis (1771–1852), President Robert McEwen (1906–1967), President Simeon North (1802–1884), and Trustee Chair Clark Hayes Minor (1875–1967).

Numerous members of the Root family are interred at the cemetery along with the prominent Elihu Root. Among them include his brothers Oren Root Jr. (1838–1907) and Edward Walstein Root (1841–1870), and his father Oren Root (1803–1885). Including spouses and children, some 21 members of the Root family are buried in the College Cemetery.

Professors from more recent years buried here include Edgar B. Graves (1898–1983), David Maldwyn Ellis (1914–1982), John S. Gambs (1889–1986), Lawrence K. Yourtee (1917–1997), David R. Millar (1932–1993), G. Harvey Cameron (1902–1977), John Mattingly (1902–1994), Thomas McNaughton Johnston (1904–1986), Franklin Hunt (1907–1993), and Sidney Wertimer (1920–2005).

Alexander Woollcott, Class of 1909, became a literary and drama critic and writer in New York City in the 1920s and 1930s. Woollcott founded the Charlatans theater group, which still performs today. He also joined Dorothy Parker and other literary figures at the Algonquin Round Table, a hotel meeting place in the city. He wrote for the New York Times y el Neoyorquino as a commentator and critic and also was on the radio in the 1930s.

Other notables are: Samuel Eells (1810–1842), an early student of the College and founder of Alpha Delta Phi fraternity Greg Batt, legendary hockey coach (1925–1985) artists William C. Palmer (1906–1987) and James Penney (1910–1982) Wallace B. Johnson (1892–1967), College Secretary G.H.F. Peters (1813–1890), Director of the Litchfield Observatory David Ellis, historian (1914–1999) Walter Pilkington, College Librarian 1952–1976 (1910–1983) and Charles Avery, chemistry profess or and early pioneer in daguerreotypes (1795–1883).

Greek columns from the former Truax Hall adorn a section of the cemetery. Truax was razed to make way for the Burke Library in 1970. The columns survive on an inscribed stone base in the cemetery.


History of tin foil

It crinkles, hurts to chew on and can even be made into a hat to ward off alien mind probes.

Tin foil may not be the most exciting kitchen accessory, but junior Kylie Woodford said it plays an important role in the kitchen at Mancino’s Grinders and Pizza. Woodford, a Mancino’s employee, said the restaurant uses tin foil on a regular basis to wrap up leftovers.

“It’s very versatile and very nice to use and also inexpensive,” she said. “I’m a tin foil fan.”

Actually, the “tin foil” used in homes and restaurants is not tin at all. Tin foil was originally used for industrial purposes such as lining cigarette packages, said Pat Schweitzer, an Alcoa spokesperson. However, Reynolds Wrap foil has been made of aluminum since 1926.

“‘Tin foil’ is just carried over from days when it was used for other more industrial uses,” Schweitzer said, adding that all household foil is now aluminum. Today Reynolds Wrap is made of 99 percent alloy aluminum iron and silicon add strength and puncture resistance in the remaining one percent. Reynolds Wrap is now owned by Alcoa, which purchased the popular brand name six years ago.

Schweitzer said aluminum foil went on the market as a household product in the 1940s, when a Reynolds Wrap sales representative used an extra roll of foil from his car to save his family’s Thanksgiving Dinner. His wife could not find a pan for the turkey and the representative doubted there would be any pans left in the store on Thanksgiving Day, Schweitzer said.

“He wrapped the turkey up in the foil and it turned out perfectly,” she said.

The European Aluminum Foil Association claims aluminum foil is an ideal product for protecting food because it is malleable it does not absorb grease, oil or water it does not react with most common compounds and it is sterile, tasteless and odor-free.

Aluminum foil is more effective than plastic wrap when freezing food because of its ability to hold moisture. Woodford finds aluminum foil works especially well in wrapping Mancino’s Grinders, or submarine sandwiches, according to Alcoa’s corporate Web site.

“It seems to work best with Grinders,” she said. “It doesn’t make them soggy or anything.”

Aluminum foil’s shiny and dull side comes from rolling two sheets of aluminum together, Schweitzer said. The bright side gets its shine from coming into contact with the company’s heavy rollers during manufacturing. When it comes to cooking, freezing and storing food with the standard foil, Schweitzer said there is no significant difference between the two sides. However, she does suggest facing the dull (and non-stick) side inward if using Reynolds Wrap Release Non-Stick Foil.

Both Reynolds Wrap Aluminum and Release Non-Stick Foil are kosher and recyclable, according to Alcoa’s Web site.

Woodford also uses aluminum foil often at home, especially when baking.

“I always line my pan with tin foil,” she said. “It’s easy to clean up things don’t stick to it at all. Then I don’t have to wash the dishes like crazy.”

Schweitzer said though Reynolds Wrap’s most common use is for food preparation and storage, it comes in handy in many other circumstances as well.

She recommends using aluminum foil on the grill and in the oven to prevent food, such as baked potatoes, from charring and drying out. Aluminum foil also works well as a wrap for storing paintbrushes between uses and as a liner between garden rows to thwart weeds, Schweitzer said.

Woodford finds aluminum foil also improves the reception on her television.

“I have some tin foil on my TV antennas,” she said. “It seems to work pretty well.”


The Spectator Project is an interactive hypermedia environment for the study of The Tatler (1709-1711), El espectador (1711-14), and the eighteenth-century periodical in general. The most innovative feature of the project developed out of the object of study itself. The format, style, and even the content of The Tatler y el Espectador were immediately and closely imitated in hundreds of periodicals in Europe and the Americas. The Spectator Project will allow users to compare imitated and imitating formats and passages of text through the means of hyperlinks. A footnote will appear, for example, in the text of Marivaux's Le Spectateur français or Eliza Haywood's The Female Spectator, and the user will click on it to bring up the passage in the Spectator that it derives from. While there are editions of eighteenth-century periodicals on-line and in CD-ROM format, none have linked multiple periodicals together for the purpose of studying their complex interrelation. While many scholarly web projects simply make their material more widely available--in itself, a laudable goal--this feature makes our project an interpretive editorial apparatus, and one which is based on the special capabilities of the digital environment.

The limits imposed on the study of periodicals through reprint editions and even through primary documents are extensive. Reprint editions, including the definitive edition of El espectador (ed., D.F. Bond, 5 volumes (Oxford: Oxford University Press, 1965)), are generally hardcover, multi-volume series, and are often out-of-print, so they are rarely owned by scholars. (Versions of The Tatler y El espectador currently in print are selected editions, and include less than one-fifth of the entire series.) Consequently, simply making El espectador accessible in its entirety will provide a useful resource.

The obstacles to scholarly study of the eighteenth-century periodical in book form, however, extend far beyond their availability. Book editions of periodicals are limited in precisely those ways that inhibit the most innovative aspects of the scholarly work that is currently being done on them. Since very few are facsimile editions, they do not reproduce the periodicals' format or typography, and they exclude elements of the originals (such as advertisements) regarded as extra-textual. Most importantly, the kind of editorial apparatus that is possible in a book cannot demonstrate the level of imitation and appropriation that takes place between the periodicals of Addison and Steele and those periodicals that follow. Scholars studying original documents or microfilms of eighteenth-century periodicals (and particularly those working in languages other than English) may not be aware, for example, that a given passage imitates and alters a passage from the Espectador, and, of course, will not have the guidance of an editorial apparatus. This last point is particularly important, as the reprinting of periodical essays in modern editions lags far behind scholarly interest in the periodical. Even in scholarly editions, footnotes are limited in their capacity to document the passages imitating Addison and Steele beyond reproducing a few lines of the Tatler o la Espectador.

While the Spectator Project will assuage all of these difficulties, it will also allow the user to manipulate the texts. Users can conduct complex structured searches of this large corpus and to access critical materials that elucidate both the periodicals and the contexts of their production and reception. Researchers working on topics ranging from the history of literary criticism to the consumption of snuff and caffeine in the Augustan era can search hundreds of issues of El espectador in a matter of seconds, producing a ranked survey of every mention of their topic of study. Soon, users will be able to consult maps of Queen Anne's London (with special sections on both the London book trade and the haunts of Addison and Steele's persona, "Mr. Spectator," glossaries of terms from eighteenth-century dictionaries, formats of both the original periodicals and bound volumes through the nineteenth century, and other ancillary materials.


Introducción

los Swiss Spectator focuses on the history and culture of Switzerland, a remarkable country with a robust business environment, a relatively well-functioning (direct) democracy and respect for the rule of law.

It features an overview of the country’s museums and exhibitions, cultural events, monuments, rich cultural heritage, commemorations and magnificent nature. The relationship between Switzerland and the European Union is also covered.

The country’s surrounding regions have always played a crucial role in Swiss history and culture: Northern Italy (Valley of Aoste, Lombardy and Vinschgau (Venosta), Eastern France (Franche-Comté, Alsace, Haute-Savoie and Savoie), Southern Germany (Lake Constance region) and Austria (Vorarlberg).

Four periods and subjects are covered: the Roman Empire and the process of romanisation, the Middle Ages (from the Kingdoms of Burgundy to the sixteenth century), the long nineteenth century (1815-1918), and Switzerland’s multicultural, multilinguistic and cosmopolitan aspects.

Eventos

VR-Climbing the Matterhorn

The project (Red Bull the Edge: A Matterhorn VR experience) is the result of an innovative and long-term collaboration between Swiss and international pioneers. They developed the idea of the Geneva film producers Stefan Lauper and Consuelo Frauenfelder. Thanks to a completely new 3D technology, an agency transformed the drone footage into an interactive and &hellip Read more » “VR-Climbing the Matterhorn”

Conmemoraciones

The Cardinal and Absinthe

The famous Brasserie du Cardinal de Fribourg is located at the foot of Neuchâtel Castle between the city’s old mills and the bed of the Seyon. The interior of the current restaurant has retained most of its Art Nouveau decor from 1905. It is typical of the Belle Époque: a unique imaginary pattern of coloured &hellip Read more » “The Cardinal and Absinthe”

Monumentos

The Abbey of St. Maurice

The Abbey of St. Maurice (canton of Valais), the oldest monastery in the West, an uninterrupted functioning abbey and laus perennis (perpetual hymn), was founded in 515 by Sigismund (? – 524), king of the Burgundian kingdom (443-534). The martyrdom of Saint Maurice and his Christian companions of the Roman Theban legion lies at the &hellip Read more » “The Abbey of St. Maurice”

Multicultural and Cosmopolitan Switzerland

The origin of the French, German, Italian and Romansh languages and cultures will be addressed. The Roman Empire and the Middle Ages are the crucial periods. The contributions also pay attention to the multicultural, multilingual and cosmopolitan society.

Agenda

Consortages de bisses

The consortages de bisses emerged in Valais during the Middle Ages around the management of common resources such as water, mountain pastures or forests. The current and future challenges related to natural resources have revived interest in this collective governance, in which the users manage the common goods. The exhibition “CONSORTAGES: Together, what future for &hellip Read more » “Consortages de bisses”

Constitution and Democracy

The Great Constitution of 1848

The Constitution of 1848 marked the beginning of a rapid development of the new Swiss Confederation in almost all areas. 1815-1848 The confederation of sovereign cantons in 1815 became a federal state of three political layers: the federal level, the cantons and the municipalities. The principle of sovereign cantons remained unchanged with one important difference: &hellip Read more » “The Great Constitution of 1848”

Últimas noticias

The Alabama, Putin, Biden and Geneva

Joe Biden (1942), President of the United States, and Vladimir Putin (1952), President of Russia, will meet in Geneva on 16 June 2021. The venue for the meeting is La Grange Park. The city has a long reputation for dispute resolution and meetings between leaders of the great powers. One of the first cases was &hellip Read more » “The Alabama, Putin, Biden and Geneva”

Nature and Tourism

The Hagneck canal

The rivers and lakes in the Three-Lakes area (das Drei-Seen-Land, le Pays des Trois-Lacs) were ingeniously adjusted in the years 1868-1891 and 1962-1971 in the Juragewässerkorrektion/ la correction des eaux du Jura. It was and is a unique pioneering project for the development of the region. Between 1868 and 1891, the water level of the &hellip Read more » “The Hagneck canal”


Ver el vídeo: IDLES - THE BEACHLAND BALLROOM Official Video, Pt. 1 (Diciembre 2021).