Nuevo

El presidente Trump se retira del acuerdo nuclear con Irán - Historia

El presidente Trump se retira del acuerdo nuclear con Irán - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

8 de mayo de 2018

El presidente Trump se retira del acuerdo nuclear con Irán

Triunfos y Netanyahu

El 8 de mayo, cuatro días antes de su fecha límite autoimpuesta, el presidente Trump anunció que sacaría a Estados Unidos del acuerdo internacional que ralentizó el programa nuclear iraní. Trump actuó en contra del consejo de casi todos los aliados de Estados Unidos con la excepción de Israel. Trump había calificado el acuerdo como un acuerdo terrible y se comprometió a ponerle fin. Mantuvo su promesa de campaña al poner fin al acuerdo y volver a imponer la sanción a Irán, exigiendo que aceptaran un acuerdo mucho más estricto que el que firmaron.



El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el martes que Estados Unidos se retira del acuerdo nuclear con Irán.

El presidente hizo el anuncio durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Trump calificó el acuerdo de 2015, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) como un & quot; vergüenza & quot; que & quot; nunca debería haberse alcanzado & quot.

"Después de que se levantaron las sanciones, la dictadura utilizó sus nuevos fondos para construir misiles con capacidad nuclear, apoyar el terrorismo y causar estragos en todo el Medio Oriente y más allá".

Trump criticó las disposiciones de extinción del JCPOA. "El acuerdo fue tan mal negociado que incluso si Irán cumple plenamente, el régimen aún puede estar al borde de una ruptura nuclear en un corto período de tiempo". Las disposiciones sobre la extinción del acuerdo son totalmente inaceptables ".

También afirmó que las disposiciones de inspección del acuerdo son demasiado débiles y que no logró restringir el programa de misiles balísticos de Irán y su apoyo al terrorismo.

Trump citó la presentación del primer ministro israelí Binyamin Neyanyahu del archivo nuclear de Irán la semana pasada como prueba de que no se puede confiar en que Irán cumpla con sus compromisos bajo el JCPOA o que abandone su deseo de desarrollar armas nucleares.

"La semana pasada, Israel publicó documentos de inteligencia ocultos durante mucho tiempo por Irán que muestran de manera concluyente al régimen iraní y su historial de búsqueda de armas nucleares".

Dijo que Estados Unidos restablecería las sanciones e Irán. "Estaremos instituyendo el más alto nivel de sanciones nucleares".

"No permitiremos que los ciudadanos estadounidenses sean amenazados con la destrucción, y no permitiremos que un régimen que canta 'muerte a Estados Unidos' obtenga acceso a las armas más mortíferas" de la Tierra ".


El presidente Trump retira a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán

WASHINGTON - (AP) & # x2014 El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el martes que Estados Unidos se retirará del histórico acuerdo nuclear con Irán, declarando que él & # x2022; una apuesta por hacer el mundo más seguro pero asestando un duro golpe a los aliados y profundizando el aislamiento del presidente & aposí en el escenario mundial.

"Estados Unidos no hace amenazas vacías", dijo en un discurso televisado desde la Sala Diplomática de la Casa Blanca.

Trump dijo que el acuerdo de 2015, que incluyó a Alemania, Francia y Gran Bretaña, fue un & quot; un trato unilateral quothorrible que nunca debería haberse hecho & quot ;, agregó que Estados Unidos & quot; instituirá el nivel más alto de sanción económica & quot ;.

Trump y una decisión fraudulenta significan que Irán y un gobierno fracasado ahora deben decidir si seguir a Estados Unidos y retirarse o intentar salvar lo que queda del acuerdo. Irán ha ofrecido declaraciones contradictorias sobre lo que puede hacer & # x2014 y la respuesta puede depender exactamente de cómo Trump salga del acuerdo.

Un funcionario informado sobre la decisión dijo que Trump actuaría para volver a imponer todas las sanciones a Irán que se habían levantado en virtud del acuerdo de 2015, no solo las que enfrentan una fecha límite inmediata.

Los partidarios de tratar de arreglar el acuerdo esperaban que Trump eligiera un enfoque fragmentado que le dejara más espacio para dar marcha atrás y quedarse si podía asegurar las restricciones adicionales sobre Irán que las naciones europeas han intentado sin éxito negociar con Trump. Aún así, la administración planeó permitir un período de gracia de al menos tres meses y posiblemente hasta seis meses para que las empresas y los gobiernos puedan cerrar las operaciones que violarían las sanciones impuestas por Estados Unidos, dijeron las autoridades.

Mientras los funcionarios de la administración informaron a los líderes del Congreso sobre los planes de Trump y aposs el martes, enfatizaron que, al igual que con un importante acuerdo comercial con Asia y el pacto climático de París que Trump ha abandonado, sigue abierto a renegociar un acuerdo mejor, dijo una persona informada sobre las conversaciones.

El acuerdo con Irán, alcanzado en 2015 por Estados Unidos, otras potencias mundiales e Irán, levantó la mayoría de las sanciones estadounidenses e internacionales contra el país. A cambio, Irán acordó restricciones a su programa nuclear que imposibilitaban la producción de una bomba, junto con inspecciones rigurosas.

En un estallido de diplomacia de último minuto, interrumpido por una visita de Gran Bretaña y un diplomático de alto nivel, el acuerdo y los miembros europeos de aposs cedieron a muchas de las demandas de Trump y aposs, según funcionarios, diplomáticos y otros informados sobre las negociaciones. Sin embargo, aún se fueron convencidos de que era probable que volviera a imponer las sanciones.

Trump habló con el presidente francés Emmanuel Macron y el líder chino Xi Jinping sobre su decisión el martes. El secretario de Relaciones Exteriores británico viajó a Washington esta semana para hacer un llamado de último minuto a Estados Unidos para que permanezca en el acuerdo, según un alto diplomático británico. El diplomático, que habló bajo condición de anonimato, dijo que el objetivo británico seguirá siendo defender y mantener el acuerdo.

Horas antes del anuncio, los países europeos se reunieron para subrayar su apoyo al acuerdo. Altos funcionarios de Gran Bretaña, Francia y Alemania se reunieron en Bruselas con Irán y un subsecretario de Relaciones Exteriores para Asuntos Políticos, Abbas Araghchi.

Si el acuerdo fracasa, Irán sería libre de reanudar las actividades de enriquecimiento prohibidas, mientras que las empresas y los bancos que hacen negocios con Irán tendrían que luchar para liberarse o entrar en conflicto con los EE.UU. público y explicar sus complejas ramificaciones financieras.

En Irán, muchos estaban profundamente preocupados por la forma en que Trump y una decisión fraudulenta podrían afectar a la economía que ya estaba en apuros. En Teherán, el presidente Hassan Rouhani trató de calmar los nervios, sonriendo mientras aparecía en una exposición petrolera. No nombró a Trump directamente, pero enfatizó que Irán continuaba buscando el & quot; compromiso con el mundo & quot.

"Es posible que enfrentemos algunos problemas durante dos o tres meses, pero pasaremos por esto", dijo Rouhani.

En el escenario más probable, Trump permitiría que las sanciones contra Irán y un banco central de la cadena de suministro de petróleo & # x2014 con el objetivo de apuntar a las exportaciones de petróleo & # x2014 se reanuden, en lugar de renunciar a ellas una vez más el sábado, la próxima fecha límite para la renovación, dijeron personas informadas sobre Trump y aposs. deliberaciones. Luego, la administración daría a quienes están haciendo negocios con Irán un período de seis meses para cerrar el negocio y evitar violar esas sanciones.

Dependiendo de cómo lo venda Trump & # x2014 ya sea como una retirada irreversible de Estados Unidos o como una última oportunidad para salvarlo & # x2014, el acuerdo podría fortalecerse durante esos seis meses en un último esfuerzo para persuadir a Trump de que cambie de opinión. Los primeros 15 meses de la presidencia de Trump & aposs han estado llenos de muchas de esas & quot; últimas oportunidades & quot; para el acuerdo con Irán en el que él & aposs apuntó la decisión durante unos meses más, y luego otro.

Incluso Trump y un secretario de Estado de los fósiles y la agencia de la ONU que monitorea el cumplimiento nuclear están de acuerdo en que Irán, hasta ahora, ha cumplido con su parte del trato. Pero el acuerdo y los críticos de aposs, como Israel, los estados del Golfo Pérsico y muchos republicanos, lo dicen y apostan por un obsequio a Teherán que finalmente allana el camino hacia un Irán con armas nucleares varios años en el futuro.

Irán, por su parte, ha sido tímido al predecir su respuesta a la retirada de Trump. Durante semanas, Irán y un ministro de Relaciones Exteriores fraudulento habían estado diciendo que una reimposición de las sanciones de Estados Unidos anularía el acuerdo y dejaría a Teherán sin otra opción que abandonarlo también. Pero el lunes, Rouhani dijo que Irán podría seguir adelante si la Unión Europea, cuyas economías hacen mucho más negocios con Irán que con Estados Unidos, ofrece garantías de que Irán seguirá beneficiándose.

Para los europeos, la retirada de Trump & aposs constituye una prueba desalentadora de que tratar de apaciguarlo es inútil.


La controversia en torno al acuerdo con Irán, explicada

Irán y Estados Unidos han sido enemigos durante décadas. Los dos países tienen una historia extremadamente compleja que involucró un golpe de estado orquestado por la CIA en la década de 1950, un monarca títere pro estadounidense que fue derrocado en 1979 a través de la revolución islámica y la infame crisis de rehenes en la embajada de Estados Unidos en Teherán que siguió al levantamiento. .

Las constantes amenazas de los líderes iraníes contra Israel, el principal aliado de Estados Unidos en el Medio Oriente, y los cánticos de "muerte a Estados Unidos" en las calles iraníes tampoco han ayudado en nada.

En este contexto, existe una desconfianza masiva hacia Irán en los EE. UU. (Y viceversa), y Washington ha temido durante mucho tiempo lo que podría suceder si el régimen iraní desarrollara un arma nuclear. Irán hizo grandes avances en este sentido en la década de 2010, de ahí los esfuerzos de la administración Obama para orquestar el acuerdo nuclear. Cuando el pacto se resolvió finalmente en 2015, fue ampliamente celebrado como un importante logro diplomático.

Pero muchos líderes (principalmente conservadores) en Washington todavía sentían que el acuerdo nuclear de Irán no fue lo suficientemente lejos como para limitar la capacidad del país para desarrollar armas nucleares.

Esto se debe a que el acuerdo con Irán contiene cláusulas de extinción o partes del acuerdo que finalmente expirarán. Según el acuerdo, las restricciones sobre las centrifugadoras de Irán desaparecen después de 10 años (en 2025) y las limitaciones sobre el enriquecimiento de uranio desaparecen cinco años después de eso (2030). Por lo tanto, algunos temieron que una vez que expiren estas restricciones, Irán podría desarrollar rápidamente un arma nuclear.

"Para mí está claro que no podemos evitar una bomba nuclear iraní bajo la estructura en descomposición y podrida del acuerdo actual", dijo Trump en mayo de 2018. "El acuerdo con Irán es defectuoso en su esencia. Si no hacemos nada, sabremos exactamente qué es". pasará."

En términos más generales, Trump, entre otros, argumentó que el acuerdo no hizo lo suficiente para abordar el comportamiento regional de Irán o su programa de misiles.

Estados Unidos también se ha enfrentado a la presión de evitar el compromiso con Irán por parte de su principal aliado en la región. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, también se ha opuesto abiertamente al acuerdo y ha pedido que no se restaure.

Arabia Saudita, un socio de seguridad cercano de los EE. UU. Que también ve a Irán como una amenaza, también ha criticado el acuerdo e instó a los EE. UU. A consultar a los estados del Golfo en cualquier esfuerzo por revivir el acuerdo.


Trump retira a Estados Unidos del acuerdo con Irán

Michael C. Bender

Michael R. Gordon

Rebecca Ballhaus

WASHINGTON - Estados Unidos está saliendo del acuerdo nuclear iraní, dijo el martes el presidente Donald Trump, desmantelando la iniciativa de política exterior más destacada de su predecesor y oponiéndose a los llamamientos de algunos de los aliados más cercanos de Estados Unidos.

Hablando en la Sala Diplomática de la Casa Blanca, Trump pronunció duras palabras sobre el acuerdo de 2015 para frenar y monitorear la actividad nuclear de Irán, calificándolo de "horrible", "unilateral" y "desastroso". El presidente dijo que planeaba instituir sanciones contra Irán y dijo que Estados Unidos sancionaría a cualquier nación que ayude a Teherán a obtener armas nucleares, así como a las empresas y bancos estadounidenses y extranjeros que continúen haciendo negocios con el país.

Después de un discurso televisado de 11 minutos en el que explicaba su decisión, Trump se sentó en un escritorio y firmó una orden para retirar a Estados Unidos del pacto mientras el vicepresidente Mike Pence, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el asesor de seguridad nacional John Bolton observaban desde el otro lado del país. habitación.

Funcionarios de la administración dijeron que las sanciones a Irán suspendidas en virtud del acuerdo volvieron a entrar en vigor de inmediato, lo que significa que cualquier nuevo contrato y trato financiero está prohibido. Dijeron que las empresas y los bancos tienen 90 o 180 días para liquidar los lazos existentes, dependiendo del tipo particular de transacción.

Si bien complació a Israel y Arabia Saudita, la decisión de Trump inyectó una nueva fuente de tensión en los tensos lazos transatlánticos. En una declaración conjunta redactada enérgicamente, los líderes de Gran Bretaña, Francia y Alemania rechazaron la conclusión del presidente, anunciaron que aún estaban comprometidos con el acuerdo nuclear e instaron a Irán a que se mantuviera en cumplimiento.

Continúe leyendo su artículo con una membresía WSJ


El acuerdo nuclear de Irán está en equilibrio mientras la República Islámica vota

ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 10 de abril de 2021 publicada por el sitio web oficial de la oficina de la presidencia iraní, el presidente Hassan Rouhani, segunda a la derecha, escucha al jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, mientras visita una exposición de las nuevas tecnologías de Irán. logros nucleares en Teherán, Irán. Mientras Irán se prepara para votar el viernes 18 de junio de 2021 por un nuevo presidente, su arruinado acuerdo nuclear para las potencias mundiales pende de un hilo mientras los diplomáticos intentan encontrar una manera de que tanto Estados Unidos como Teherán vuelvan a firmar el acuerdo. (Oficina de la presidencia iraní a través de AP, archivo)

DUBAI - El arruinado acuerdo nuclear de Irán con las potencias mundiales está en juego mientras el país se prepara para votar el viernes por un nuevo presidente y los diplomáticos continúan con los esfuerzos para lograr que tanto Estados Unidos como Teherán vuelvan a firmar el acuerdo.

El acuerdo representa el logro característico de los ocho años en el cargo del relativamente moderado presidente Hassan Rouhani: suspender las sanciones aplastantes a cambio de un estricto control y limitación de las reservas de uranio de Irán.

El colapso del acuerdo con la decisión del presidente Donald Trump de retirar unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo en 2018 se convirtió en una serie de ataques y enfrentamientos en todo el Medio Oriente. También llevó a Teherán a enriquecer uranio a los niveles de pureza más altos hasta ahora, apenas por debajo de los niveles de grado de armas.

Dado que los analistas y las encuestas sugieren que un candidato de línea dura que ya ha sido blanco de las sanciones estadounidenses ganará la votación del viernes, es posible que se vuelva al acuerdo, pero es probable que no conduzca a una mayor distensión entre Irán y Occidente.

"Ciertamente no es tan complejo como redactar un acuerdo desde cero, que es lo que hicieron las partes que resultó en el acuerdo de 2015", dijo Henry Rome, analista senior que se centra en Irán en el Grupo Eurasia. "Pero todavía hay muchos detalles que deben resolverse".

Añadió: "Creo que hay mucha política interna que entra en esto y un interés de los de línea dura, incluido el líder supremo, para garantizar que su candidato favorito gane sin interrupciones significativas en ese proceso".

El acuerdo de 2015, que vio a los iraníes salir a las calles en celebración, marcó un giro importante después de años de tensiones entre Irán y Occidente por el programa nuclear de Irán. Teherán ha insistido durante mucho tiempo en que su programa tiene fines pacíficos. Sin embargo, las agencias de inteligencia de Estados Unidos y la Agencia Internacional de Energía Atómica dicen que Irán siguió un programa organizado de armas nucleares hasta 2003.

Para aliviar la amenaza vista por Occidente, Irán acordó en virtud del acuerdo limitar su enriquecimiento de gas de uranio a solo un 3,67% de pureza, que puede usarse en plantas de energía nuclear pero está muy por debajo de los niveles de grado de armas del 90%. También impuso un límite estricto a las existencias de uranio de Irán a solo 300 kilogramos (661 libras). Teherán también se comprometió a utilizar solo 5.060 de sus centrifugadoras de primera generación, los dispositivos que hacen girar el gas uranio para enriquecerlo.

Antes del acuerdo, Irán se había estado enriqueciendo hasta en un 20% y tenía una reserva de unos 10.000 kilogramos (22.046 libras). Esa cantidad en ese nivel de enriquecimiento redujo el llamado tiempo de "ruptura" de Irán: cuánto tiempo le tomaría a Teherán ser capaz de producir suficiente uranio apto para armas para una bomba atómica.

Antes del acuerdo, los expertos estimaban que Irán necesitaba de dos a tres meses para llegar a ese punto. Según el acuerdo, los funcionarios estiman ese período en alrededor de un año. El acuerdo también sometió a Irán a algunos de los controles más estrictos jamás realizados por la AIEA para monitorear su programa y garantizar su cumplimiento.

Sin embargo, lo que el acuerdo no hizo fue involucrar el programa de misiles balísticos de Irán o el apoyo de Teherán a grupos militantes en la región, como el Hezbolá libanés o el Hamas palestino, que Occidente y sus aliados han designado como organizaciones terroristas. En ese momento, la administración Obama sugirió que podrían surgir más negociaciones del acuerdo. Sin embargo, Trump entró en la Casa Blanca con la promesa de "romper" el acuerdo en parte por eso, lo que finalmente hizo en 2018.

En el tiempo transcurrido desde entonces, Irán ha roto todos los límites que acordó en virtud del acuerdo. Ahora enriquece pequeñas cantidades de uranio hasta un 63% de pureza. Hace girar centrifugadoras mucho más avanzadas. El OIEA no ha podido acceder a sus cámaras de vigilancia en los sitios nucleares iraníes desde fines de febrero, ni a los datos de sus monitores de enriquecimiento en línea y sellos electrónicos, lo que obstaculiza la capacidad de monitoreo del organismo de control nuclear de la ONU. Irán también reinició el enriquecimiento en una instalación subterránea reforzada y está construyendo más salas de centrifugado bajo tierra, después de dos ataques que se sospecha fueron llevados a cabo por Israel.

Si el programa nuclear de Irán permanece sin control, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, advirtió que podría reducir el tiempo de "ruptura" de Teherán a "una cuestión de semanas". Eso ha preocupado a los expertos en no proliferación.

"Creo que para la comunidad internacional, y específicamente para Estados Unidos, volver a poner el programa nuclear en una caja es fundamental", dijo Sanam Vakil, subdirector del programa de Chatham House para Oriente Medio y África del Norte que estudia Irán. "Es importante porque más allá del acuerdo nuclear, los negociadores esperan en última instancia alargar y fortalecer el acuerdo. Y, por lo tanto, ni siquiera puede llegar allí hasta que se estabilice el acuerdo actual ".

Desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo, sus diplomáticos han estado trabajando con otras potencias mundiales para encontrar una manera de devolver tanto a Estados Unidos como a Irán al acuerdo en las negociaciones en Viena. No ha habido directamente entre Estados Unidos e Irán en esas negociaciones, aunque se han llevado a cabo conversaciones por separado que involucran un posible intercambio de prisioneros.

En las elecciones presidenciales del viernes en Irán, el líder judicial de línea dura, Ebrahim Raisi, parece ser el favorito. Ya ha dicho que quiere devolver a Irán al acuerdo nuclear para aprovechar sus beneficios económicos. Pero dadas sus declaraciones beligerantes anteriores hacia los EE. UU., Parece poco probable una mayor cooperación con Occidente en este momento.

Mientras tanto, no está claro cuándo se llegará a un acuerdo en Viena. Y aunque Irán ha superado todos los límites del acuerdo, aún puede hacer más para aumentar la presión sobre Occidente. Esos pasos podrían incluir el uso de más centrifugadoras, aumentar aún más el enriquecimiento, reiniciar una instalación que produce plutonio como subproducto o abandonar un tratado de no proliferación nuclear.

"Es una herramienta muy fina", dijo Rome. "El liderazgo político iraní puede decidir muy específicamente qué tipo de señal quiere enviar, si ese es el tipo de máquinas que usa, la velocidad de producción, la cantidad de producción para enviar un mensaje a Occidente sobre el grado de presión que quiere ejercer ".

Siga a Jon Gambrell en Twitter en www.twitter.com/jongambrellAP.

Copyright 2021 The Associated Press. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido sin permiso.


Trump dice que se retira de Estados Unidos por acuerdo nuclear con Irán

WASHINGTON - El presidente Donald Trump anunció el martes que Estados Unidos se retirará del histórico acuerdo nuclear con Irán, lo que asesta un duro golpe a los aliados de Estados Unidos y potencialmente profundiza el aislamiento del presidente en el escenario mundial.

"Estados Unidos no hace amenazas vacías", dijo en un discurso televisado.

La decisión de Trump significa que el gobierno de Irán debe decidir ahora si sigue a Estados Unidos y se retira o intenta salvar lo que queda del acuerdo. Irán ha ofrecido declaraciones contradictorias sobre lo que puede hacer, y la respuesta puede depender exactamente de cómo Trump salga del acuerdo.

Trump dijo que actuaría para volver a imponer todas las sanciones a Irán que se habían levantado en virtud del acuerdo de 2015, no solo las que enfrentan una fecha límite inmediata. Esto se había conocido informalmente como la "opción nuclear" debido a la casi certeza de que tal movimiento arruinaría el trato.

Los partidarios de arreglar el acuerdo esperaban que Trump eligiera un enfoque fragmentado que le dejara más espacio para revertirse y permanecer en el acuerdo si podía asegurar las restricciones adicionales que las naciones europeas intentaron sin éxito negociar con él.

Aún así, la administración planeó permitir un período de gracia de al menos tres meses y posiblemente hasta seis meses para que las empresas y los gobiernos puedan cerrar las operaciones que violarán las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Un proceso de retiro más lento podría permitir más espacio para que Trump revierta el rumbo más tarde y decida quedarse, si asegura las restricciones adicionales sobre Irán que las naciones europeas intentaron negociar sin éxito para evitar que se retirara. De hecho, cuando los funcionarios de la administración informaron a los líderes del Congreso sobre los planes de Trump el martes, enfatizaron que, al igual que con un importante acuerdo comercial con Asia y el pacto climático de París que Trump ha abandonado, sigue abierto a renegociar un acuerdo mejor, dijo una persona informada sobre las conversaciones. .

El acuerdo, alcanzado en 2015 por Estados Unidos, otras potencias mundiales e Irán, levantó la mayoría de las sanciones estadounidenses e internacionales contra el país. A cambio, Irán acordó restricciones a su programa nuclear que imposibilitaban la producción de una bomba, junto con inspecciones rigurosas.

En un estallido de diplomacia de último minuto, interrumpido por una visita del principal diplomático de Gran Bretaña, los miembros europeos del acuerdo cedieron a muchas de las demandas de Trump, según funcionarios, diplomáticos y otros informados sobre las negociaciones. Sin embargo, aún se fueron convencidos de que era probable que volviera a imponer las sanciones.

Macron iba a tener una conferencia telefónica con la primera ministra británica Theresa May y la canciller alemana Angela Merkel aproximadamente media hora antes del anuncio de Trump.

Trump habló con el presidente francés Emmanuel Macron y el líder chino Xi Jinping sobre su decisión el martes. Macron apoya enérgicamente el acuerdo y trató de persuadir a Trump de que se mantuviera comprometido con él durante una visita a Washington el mes pasado.

El secretario de Relaciones Exteriores británico viajó a Washington esta semana para hacer un lanzamiento de último minuto a Estados Unidos para permanecer en el acuerdo, según un alto diplomático británico. El diplomático, que habló bajo condición de anonimato, dijo que el objetivo británico seguirá siendo defender y mantener el acuerdo.

Horas antes del anuncio, los países europeos se reunieron para subrayar su apoyo al acuerdo. Altos funcionarios de Gran Bretaña, Francia y Alemania se reunieron en Bruselas con el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán para Asuntos Políticos, Abbas Araghchi.

Si el acuerdo fracasa, Irán sería libre de reanudar las actividades de enriquecimiento prohibidas, mientras que las empresas y los bancos que hacen negocios con Irán tendrían que luchar para liberarse o entrar en conflicto con los EE.UU. público y explicar sus complejas ramificaciones financieras, dijeron funcionarios estadounidenses y otros, que no estaban autorizados a hablar antes de un anuncio y solicitaron el anonimato.

Con mucha anticipación, Trump anunció en Twitter que revelaría su decisión a las 2 p.m. en la Casa Blanca.

En Irán, muchos estaban profundamente preocupados por cómo la decisión de Trump podría afectar a la economía que ya estaba en apuros. En Teherán, el presidente Hassan Rouhani trató de calmar los nervios, sonriendo mientras aparecía en una exposición petrolera. No nombró a Trump directamente, pero enfatizó que Irán continúa buscando "compromiso con el mundo".

"Es posible que enfrentemos algunos problemas durante dos o tres meses, pero pasaremos por esto", dijo Rouhani.

En el escenario más probable, Trump permitiría que las sanciones al banco central de Irán, destinadas a apuntar a las exportaciones de petróleo, se reanuden, en lugar de renunciar a ellas una vez más el sábado, la próxima fecha límite para la renovación, dijeron personas informadas sobre las deliberaciones de Trump. Luego, la administración daría a quienes están haciendo negocios con Irán un período de seis meses para cerrar el negocio y evitar violar esas sanciones.

Dependiendo de cómo lo venda Trump, ya sea como una retirada irreversible de Estados Unidos o como una última oportunidad para salvarlo, el acuerdo podría fortalecerse durante esos seis meses en un último esfuerzo para persuadir a Trump de que cambie de opinión. Los primeros 15 meses de la presidencia de Trump han estado llenos de muchas de esas "últimas oportunidades" para el acuerdo con Irán, en el que ha castigado la decisión durante unos meses más, y luego otro.

Otras sanciones estadounidenses no requieren una decisión hasta más tarde, incluidas aquellas sobre empresas, sectores e individuos iraníes específicos que volverán a su lugar en julio a menos que Trump firme otra exención. Una medida el martes para restaurar esas sanciones antes de la fecha límite sería la medida más agresiva que Trump podría tomar para cerrar la puerta a permanecer en el acuerdo.

Incluso el secretario de Estado de Trump y la agencia de la ONU que monitorea el cumplimiento nuclear están de acuerdo en que Irán, hasta ahora, ha cumplido con su parte del trato. Pero los críticos del acuerdo, como Israel, los estados árabes del Golfo y muchos republicanos, dicen que es un regalo a Teherán que en última instancia allana el camino hacia un Irán con armas nucleares varios años en el futuro.

Irán, por su parte, ha sido tímido al predecir su respuesta a la retirada de Trump. Durante semanas, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán había estado diciendo que una reimposición de las sanciones de Estados Unidos anularía el acuerdo y dejaría a Teherán sin otra opción que abandonarlo también. Pero el lunes, Rouhani dijo que Irán podría seguir adelante si la Unión Europea, cuyas economías hacen mucho más negocios con Irán que con Estados Unidos, ofrece garantías de que Irán seguirá beneficiándose.

Para los europeos, una retirada de Trump también constituiría una prueba desalentadora de que tratar de apaciguarlo es inútil.

Los tres miembros de la UE del acuerdo, Gran Bretaña, Francia y Alemania, insistieron desde el principio en que no se podía reabrir. Pero acordaron discutir un acuerdo "adicional" que no cambiaría el acuerdo nuclear subyacente, pero agregaría nuevas restricciones a Irán para abordar lo que Trump había identificado como sus deficiencias. Trump quería disuadir el programa de misiles balísticos de Irán y otras acciones desestabilizadoras en la región. También quería inspecciones nucleares más rigurosas y una extensión de las restricciones al enriquecimiento y reprocesamiento iraní en lugar de permitir que se eliminen gradualmente después de aproximadamente una década.

Negociar un acuerdo adicional, en lugar de revisar el acuerdo existente, tuvo el beneficio adicional de no requerir el consentimiento formal de Irán o de los otros miembros restantes: Rusia y China. La idea era que incluso si se resistían a las imposiciones de Occidente, era probable que Irán cumpliera de todos modos para seguir disfrutando de un lucrativo alivio de las sanciones.

Aunque EE. UU. Y los europeos lograron avances en las inspecciones y los misiles balísticos, hubo desacuerdos sobre la extensión de la vigencia del acuerdo y cómo activar sanciones adicionales si se descubre que Irán viola las nuevas restricciones, dijeron funcionarios estadounidenses y diplomáticos europeos. Los europeos acordaron aún más concesiones en los últimos días de negociación antes de la decisión de Trump, agregaron los funcionarios.

Haga clic aquí para ver más historias y videos sobre el presidente Donald Trump.


Triturando el legado de Obama

En ocasiones, Trump ha enmarcado su oposición al acuerdo con Irán en términos muy personales. En repetidas ocasiones se ha burlado del exsecretario de Estado John Kerry, uno de los artífices del acuerdo, incluyendo comentarios sobre un accidente de bicicleta que lo dejó con una pierna rota.

Según un informe, los esfuerzos de Kerry & # x27 para llegar a los iraníes en los últimos días ayudaron a empujar al presidente hacia el abandono del acuerdo. El presidente tuiteó al respecto el martes, por lo que el tema ciertamente estaba en su mente.

"¡John Kerry no puede olvidar el hecho de que tuvo su oportunidad y la echó a perder!", escribió Trump. "¡Aléjate de las negociaciones, John, estás perjudicando a tu país!"

Desde su toma de posesión, Trump ha apuntado a prácticamente todos los logros emblemáticos de su predecesor.

Una semana después de su investidura, había sacado a Estados Unidos de las negociaciones comerciales de la Asociación Transpacífica.

En junio anunció su intención de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre mitigación del cambio climático.

También deshizo las protecciones de la era de Obama para algunos inmigrantes indocumentados.

Él y los republicanos en el Congreso hicieron de la derogación de la Ley del Cuidado de Salud Asequible, que aumentó la regulación gubernamental de los mercados de seguros médicos, un enfoque central (aunque en gran medida sin éxito) de su agenda legislativa del primer año.

Reimpuso sanciones y restricciones de viaje a Cuba, rescindió los controles propuestos sobre las emisiones de las centrales eléctricas, los estándares de eficiencia de combustible para automóviles nuevos y otras regulaciones ambientales, y respaldó la derogación de algunos controles de la era de Obama sobre las instituciones financieras.

"Con el acuerdo climático de París muerto, el acuerdo nuclear de Irán sobre soporte vital y Obamacare eviscerado, el único legado real de Obama en este momento es la presidencia de Donald Trump", escribe Sean Davis del sitio web conservador The Federalist.

Y eso, al parecer, es exactamente lo que quiere Trump.


Los legisladores que alguna vez se opusieron al acuerdo con Irán ahora critican la decisión de Trump de retirarse

El presidente Trump hizo un anuncio desde la Casa Blanca, manteniendo su promesa de campaña, de que Estados Unidos se retiraría del Plan de Acción Integral Conjunto, también conocido como el acuerdo nuclear de Irán. Informes de John Fritze. EE.UU. HOY EN DÍA

El senador Jeff Flake, republicano por Arizona, es interrogado por periodistas en el Capitolio en Washington el 19 de abril de 2018 (Foto: J. Scott Applewhite, AP).

WASHINGTON - El acuerdo nuclear de Irán nunca fue muy popular en Capitol Hill, pero la decisión del presidente Trump de retirarse del pacto el martes le dio un impulso entre los demócratas del Congreso e incluso un puñado de republicanos.

La mayoría de los demócratas, incluso aquellos que criticaron el acuerdo cuando se dio a conocer por primera vez en 2015, argumentaron que la medida de Trump socavaría gravemente la credibilidad de Estados Unidos en todo el mundo y debilitaría la mano del presidente mientras intenta negociar un acuerdo de desnuclearización similar con Corea del Norte.

La mayoría de los republicanos utilizaron la decisión de Trump para reiterar su antipatía de larga data hacia el acuerdo de la era de Obama, a pesar de que la medida amenazaba con alienar a aliados estadounidenses clave y el presidente ofrecía poca claridad sobre cómo Estados Unidos ahora evitaría que Irán persiga un arma nuclear.

Solo un puñado de legisladores republicanos rompió filas partidistas para decir que la medida de Trump fue desacertada.

"Creo que es un error irse", dijo el senador Rand Paul, republicano por Kentucky, miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado que a menudo no está de acuerdo con su partido en asuntos de seguridad nacional. Paul dijo que les indicará a los norcoreanos "que no somos tan confiables" justo cuando Trump intenta forjar un acuerdo con ese país rebelde para desnuclearizarse.

Sen. Jeff Flake, R-Ariz., also questioned Trump’s decision, saying he was no fan of the Iran deal but it made no sense to pull out now.

“Iran has already realized the benefits, which were front-loaded in terms of sanctions relief” and the release frozen assets, Flake said. “Now, by our unilateral exit it would give them license to renege on the nuclear aspects of the deal . That just doesn’t make sense to me.”

The Iran deal was negotiated by top Obama administration officials along with England, Germany, France, China and Russia. The agreement barred Iran from producing enough material for an atomic weapon for at least 10 years and imposed provisions for inspections of Iranian facilities, including military sites. In exchange, the United States and its allies agreed to lift global sanctions that had crippled Iran's economy.

Most Republicans said the agreement would never have prevented Iran from getting a nuclear weapon anyway. And by withdrawing, they argued, Trump would signal a harder line on Iran’s other nefarious activities, including its meddling in Syria and its support for terrorist groups like Hezbollah.

“This agreement has not worked,” said Sen. Roy Blunt, R-Mo., a member of the GOP leadership who sits on the Senate Intelligence Committee. “Their behavior all over the world has been worse, not better, since the agreement was entered into.”

Blunt shrugged off a question about whether he was concerned that the U.S. was acting unilaterally and in defiance of key allies who pleaded with Trump to stick with the deal and try to strengthen it.

“We don’t need to be party to a deal that ensures that Iran could have a nuclear weapon in the next decade,” Blunt said.

Sen. John Kennedy, R-La., said the decision doesn’t send a “bad signal” to allies.

“It sends the signal that we’re not stupid, the American people aren’t stupid,” Kennedy said.

Sen. Bob Corker, R-Tenn., the chairman of the Senate Foreign Relations Committee, took a more cautious line — suggesting Trump was still committed to some future unspecified negotiations.

“It is disappointing that the administration was unable to reach an agreement with our allies, specifically to remedy the ‘sunset’ provisions that allow Tehran to significantly ramp up its nuclear enrichment activity less than a decade from now,” Corker said in a statement after Trump’s announcement. “However, based on conversations I have had in recent days, it is my sense that the administration will move quickly to work toward a better deal.”

House Speaker Paul Ryan, R-Wis., praised Trump’s decision while also hinting that he hoped Trump would keep talking to U.S. allies about a way forward.

“There will now be an implementation period for applying sanctions on Iran,” Ryan said. “During that time, it is my hope that the United States will continue to work with our allies to achieve consensus on addressing a range of destabilizing Iranian behavior — both nuclear and non-nuclear."

Democrats said Trump’s gave up his leverage in any future negotiations and slammed the president for shunning America’s allies in the pact.

“To me, the greatest worries from Iran are not right now on the nuclear side, but what they’re doing in Syria, what they’re doing to arm Hezbollah with rockets, what they’re doing with” ballistic missiles, said Senate Democratic Leader Charles Schumer of New York.

Schumer opposed the deal three years ago but said it's a mistake to walk away now.

“The right thing to do would have been to try to come up, with our allies, with an agreement on those issues and let the nuclear part of this continue as it is, because it’s not being violated in any way,” he argued.

Sen. Tim Kaine, D-Va., another member of the Senate Foreign Relations Committee, said Trump has opened the possibility of a military conflict with Iran.

“We are dealing with one tough nuclear issue in the world right now with North Korea. He will basically potentially get us into another difficult nuclear challenge because Iran might decide, if the U.S. is out of the deal, that they would want to start moving back towards a nuclear weapons program,” Kaine said.

“The first sentence of the first paragraph of the deal is that Iran reaffirms it will never seek to purchase, acquire, develop nuclear weapons,” Kaine added. “Why would the president want to let them out of that obligation? It’s beyond me.”


President Trump announces US withdrawal from Iran nuclear deal

WASHINGTON -- President Donald Trump announced Tuesday the U.S. will pull out of the landmark nuclear accord with Iran, declaring he&aposs making the world safer but dealing a profound blow to allies and deepening the president&aposs isolation on the world stage.

"The United States does not make empty threats," he said in a televised address from the White House Diplomatic Room.

President Trump said the 2015 agreement, which included Germany, France and Britain, was a "horrible one-sided deal that should never ever have been made." He added that the United States "will be instituting the highest level of economic sanction."

President Trump&aposs decision means Iran&aposs government must now decide whether to follow the U.S. and withdraw or try to salvage what&aposs left of the deal. Iran has offered conflicting statements about what it may do — and the answer may depend on exactly how President Trump exits the agreement.

One official briefed on the decision said President Trump would move to reimpose all sanctions on Iran that had been lifted under the 2015 deal, not just the ones facing an immediate deadline.

Supporters of trying to fix the agreement had hoped President Trump would choose a piecemeal approach that could leave more room for him to reverse himself and stay in if he could secure the additional restrictions on Iran that European nations have tried unsuccessfully to negotiate with President Trump. Still, the administration planned to allow a grace period of at least three months and possibly up to six months so that businesses and governments can wind down operations that would violate the reimposed U.S. sanctions, officials said.

As administration officials briefed congressional leaders about President Trump&aposs plans Tuesday, they emphasized that just as with a major Asia trade deal and the Paris climate pact that President Trump has abandoned, he remains open to renegotiating a better deal, one person briefed on the talks said.

The Iran agreement, struck in 2015 by the United States, other world powers and Iran, lifted most U.S. and international sanctions against the country. In return, Iran agreed to restrictions on its nuclear program making it impossible to produce a bomb, along with rigorous inspections.

In a burst of last-minute diplomacy, punctuated by a visit by Britain&aposs top diplomat, the deal&aposs European members gave in to many of President Trump&aposs demands, according to officials, diplomats and others briefed on the negotiations. Yet they still left convinced he was likely to re-impose sanctions.

President Trump spoke with French President Emmanuel Macron and Chinese leader Xi Jinping about his decision Tuesday. The British foreign secretary traveled to Washington this week to make a last-minute pitch to the U.S. to remain in the deal, according to a senior British diplomat. The diplomat, who spoke on condition of anonymity, said the British objective will remain to uphold and maintain the deal.

Hours before the announcement, European countries met to underline their support for the agreement. Senior officials from Britain, France and Germany met in Brussels with Iran&aposs Deputy Foreign Minister for Political Affairs, Abbas Araghchi.

If the deal collapses, Iran would be free to resume prohibited enrichment activities, while businesses and banks doing business with Iran would have to scramble to extricate themselves or run afoul of the U.S. American officials were dusting off plans for how to sell a pullout to the public and explain its complex financial ramifications.

In Iran, many were deeply concerned about how President Trump&aposs decision could affect the already struggling economy. In Tehran, President Hassan Rouhani sought to calm nerves, smiling as he appeared at a petroleum expo. He didn&apost name President Trump directly, but emphasized that Iran continued to seek "engagement with the world."

"It is possible that we will face some problems for two or three months, but we will pass through this," Rouhani said.

Under the most likely scenario, President Trump would allow sanctions on Iran&aposs central bank — intended to target oil exports — to kick back in, rather than waiving them once again on Saturday, the next deadline for renewal, said individuals briefed on President Trump&aposs deliberations. Then the administration would give those who are doing business with Iran a six-month period to wind down business and avoid breaching those sanctions.

Depending on how President Trump sells it — either as an irreversible U.S. pullout, or one final chance to save it — the deal could be strengthened during those six months in a last-ditch effort to persuade President Trump to change his mind. The first 15 months of Trump&aposs presidency have been filled with many such "last chances" for the Iran deal in which he&aposs punted the decision for another few months, and then another.

Even President Trump&aposs secretary of state and the U.N. agency that monitors nuclear compliance agree that Iran, so far, has lived up to its side of the deal. But the deal&aposs critics, such as Israel, the Gulf Arab states and many Republicans, say it&aposs a giveaway to Tehran that ultimately paves the path to a nuclear-armed Iran several years in the future.

Iran, for its part, has been coy in predicting its response to a President Trump withdrawal. For weeks, Iran&aposs foreign minister had been saying that a re-imposition of U.S. sanctions would render the deal null and void, leaving Tehran little choice but to abandon it as well. But on Monday, Rouhani said Iran could stick with it if the European Union, whose economies do far more business with Iran than the U.S., offers guarantees that Iran would keep benefiting.

For the Europeans, President Trump&aposs withdrawal constitutes dispiriting proof that trying to appease him is futile.

Although the U.S. and Europeans made progress on ballistic missiles and inspections, there were disagreements over extending the life of the deal and how to trigger additional penalties if Iran were found violating the new restrictions, U.S. officials and European diplomats have said. The Europeans agreed to yet more concessions in the final days of negotiating ahead of President Trump&aposs decision, the officials added.

The following are statements of reaction to the U.S. pullout of the Iran nuclear accord:

Republican National Committee (RNC) Chairwoman Ronna McDaniel

"The Iran agreement was built on the lies of a leading state sponsor of terrorism, preserving its nuclear capability and allowing the regime to build a nuclear weapon in several years," said Chairwoman McDaniel. "President Trump’s decision fulfills a promise he made to the American people and corrects an Obama-era mistake that should never have been made.

"President Trump has made it clear that he will only enter into enforceable agreements that strengthen the security of the United States of America."


Ver el vídeo: Τι προβλέπει η συμφωνία για τα Πυρηνικά του Ιράν που ο Τράμπ τίναξε στον άερα. (Mayo 2022).